500 años de lucha y resistencia

Si nuestro pueblo mapuche, ese  que llevamos en la sangre la mayoría de los chilenos, ese que resistió más 300 años contra los españoles y lleva 200 años resistiendo contra el Estado en manos de extranjeros nacidos en Chile « Huincas ». El Estado Chileno siempre en manos de los Alessandri, de los Allende, de los Aylwin, de los Frei, de los Bachelet, de los Piñera y de los Chadwick —la oligarquía— que se pelean el Estado para vivir de sus prebendas o controlarlo para que  encarne los intereses de su clase. La violencia ilegítima de los descendientes que han oprimido al único pueblo de toda América que jamás se ha doblegado ante un extranjero. Durante la colonización, Alonso de Ercilla, cronista de las guerras de la monarquía española en Chile escribió lo siguiente:

“Chile, fértil provincia y señalada en la región antártica famosa  de remotas naciones respetada por fuerte, principal y poderosa;la gente que produce es tan granada tan soberbia, gallarda y belicosa, que no ha sido por rey jamás regida ni a extranjero dominio sometida” [Alonso de Ercilla, La Araucana, Madrid 1574]


En lugar de un Comando jungla en los barrios para erradicar la droga que consume el futuro de nuestros jóvenes y el sustento de familias modestas, se les ocurre un comando en la Araucanía donde hay 500 años de resistencia

El reciente asesinato del comunero Camilo Catrillanca en las manos del Comando Jungla, plan estrella del gobierno de los cómplices activos y pasivos de la dictadura sangrienta de Pinochet. Así, con tal descaro cerraron filas por el asilo que Francia le otorga a Ricardo Palma Salamanca, reclamando, dando lecciones de ética, de democracia, Estado de derecho, exigiendo al gobierno francés dar marcha atrás al asilo político y la extradición de Palma.

¿Cuántos años tienen que pasar para que Chile sea un país justo y democrático? En realidad, en Chile la justicia se aplica  según  nuestra posición  social, para los favorecidos no se les aplican las mismas penas que a los desfavorecidos, es decir, la justicia se aplica dependiendo donde te posiciones socialmente. El Estado de derecho chileno  está totalmente corrompido, deslegitimado por una Constitución impuesta con sangre durante la dictadura y es peligroso en las manos de aquellos que tienen la represión en su ADN.

La derecha chilena que pregonó durante  la campaña electoral llevar a Chile al desarrollo, está llevando peligrosamente nuestro país hacia un pueblo contra el Estado. Los actores, los hijos legítimos de la dictadura, continúan con las mismas ideas arcaicas, al mejor estilo de los patrones de fundo de la época colonial.  En  lugar de un Comando Jungla en los barrios para erradicar la droga que consume el futuro de nuestros jóvenes y el sustento de familias modestas, se les ocurre un comando en la Araucanía donde hay 500 años de resistencia, ¿Por qué razón ? Para proteger los intereses del empresariado, los barrios no son un negocio y la droga también es un mecanismo de dominación al servicio de políticos corruptos y empresarios poderosos. La comunidad mapuche Antonio Peñeipil, ubicada en Galvarino, llamó a su pueblo a rebelarse contra la “acción genocida del Estado Chileno”

“Esta muerte sólo reafirma nuestra justa lucha como pueblo, por las tierras usurpadas y que hoy se encuentran en poder de empresas forestales, descendientes de colonos, empresas turísticas, hidroeléctricas, salmoneras y particulares que de forma irregular, han logrado su posesión”

En fin, el brillante gobierno de los tiempos mejores, con ADN represor,  en lugar de diseñar políticas públicas para mejorar la calidad de la educación se dedica a implementar políticas para reprimir a nuestros estudiantes. Quedaron al descubierto, tienen serias limitaciones conceptuales y filosóficas sobre un Estado de derecho democrático, no tienen la capacidad para diseñar políticas que  representen el interés general de la patria, ni mucho menos diferenciar entre los intereses de clase, intereses económicos versus el rol principal  del Estado— Encarnar el interés general y la justicia social—

 

Pablo Pablo Pezo

Dalmazzo