Arbolillo: hacia un segundo Freirina en la Región del Maule

A fines de 2015, los habitantes de la comunidad del Arbolillo en la comuna de San Javier (Región del Maule), se enteraron de manera fortuita de un proyecto en ciernes. En 2008, la entonces autoridad ambiental regional (COREMA), le otorgó una Resolución de Calificación Ambiental favorable al proyecto “Plantel de cerdos de 10.000 madres, fundo el Arbolito”, ubicado entre la ruta Los Conquistadores (kilómetro 25) y la ruta El Arbolillo. El titular del proyecto es Agrícola Coexca –de capitales daneses (45%) y maulinos–, dedicada a la exportación de carne de cerdo, con una facturación anual que supera los $50 mil millones.

El proyecto –que entró en funcionamiento en noviembre pasado–, involucra una planta para la crianza y engorda de cerca de 144 mil cerdos para abastecer su faena ubicada en la comuna de Maule. De acuerdo a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que presentó la empresa, el proyecto no contempla un tratamiento efectivo de los purines –orina, fecas y agua de lavado de cerdos– y solo considera el paso de los desechos por membranas que separarán los sólidos de los líquidos. Estos últimos serán transportados hacia piscinas anaeróbicas que descargan en un embalse de acumulación de 77 hectáreas. Allí permanecerán durante seis meses (otoño e invierno), para luego ser extraídos en la época estival y utilizados en el riego de plantaciones forestales de pino ubicadas en las zonas altas cercanas al predio de la planta.

Los desechos sólidos, en tanto, serán llevados a canchas para ser secados de forma natural con adhesiones de cal. Una vez seco, serán utilizados como abono para las mismas plantaciones forestales.

Durante el proceso de evaluación de este intervinieron varios organismos del Estado, los que participaron activamente introduciendo observaciones que quedaron plasmadas en distintos oficios y en el Informe Consolidado de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones (ICSARA).

La Municipalidad de San Javier, pese a tener competencia territorial y administrativa para pronunciarse sobre el proyecto, no dio respuesta al llamado realizado por la institucionalidad ambiental, por lo que quedó al margen del proceso de evaluación. En 2009, sin embargo, participó de la primera visita de inspección al proyecto. Tras ella, el entonces alcalde, Pedro Fernández, emitió un oficio ordinario (N°224), en el que manifestó que el municipio no tenía observaciones al respecto.

Al menos curioso resulta el hecho de que la hija del ahora ex alcalde Fernández estuviera casada con un integrante de la familia Parot, quienes fueron los que en 2007 vendieron un terreno de 700 hectáreas a la Agrícola Coexca en el Arbolillo. El alcalde, en sus dos siguientes periodos al mando del municipio, guardó estricto silencio sobre el proyecto. Durante la evaluación, teniendo las atribuciones para interpelar el proyecto, decidió mantenerse al margen y rechazar todo llamado a hacerse parte del proceso.

La agrupación Maule Sur por la Vida, conformada por vecinos, juntas de vecinos, gremios y profesionales, solicitó vía Ley de Transparencia los antecedentes que confirman la entrega al municipio del informe de proyecto y del documento por el cual se invitó a esa administración a participar de su evaluación.

El proyecto de Agrícola Coexca considera el transporte mensual desde distintos sectores de 22 mil cerdos, para ser faenados en su planta ubicada en la comuna de Maule, lo que se traducirá en 500 viajes de camiones aproximadamente cada 30 días.

El agua para bebida de los animales, la que se utilizará para el proceso productivo y lavado, será extraída de tres pozos con una profundidad de entre 180 y 190 metros. Se requerirá de un máximo de 5 millones de litros de agua fresca por día, equivalentes al consumo diario de 50 mil personas.

Coexca ha ejecutado diferentes actos que la ley no permite. Sin embargo, las autoridades que deben fiscalizar les han dado flexibilidad para aquello, perjudicando al medio ambiente de nuestra zona y a nuestra gente. Entre esos actos podemos destacar el uso de multirut para la solicitud de diferentes permisos; la operación de sus procesos sin contar con los permisos necesarios y cambios de uso de suelo.

Mediante asesoría de expertos, la comunidad logró informarse de las implicancias técnicas y ambientales del proyecto, manteniendo su firme rechazo y manifestando dicha posición a las autoridades comunales e incluso ministeriales. Sin embargo, no hemos sido escuchados.

Inaugurado en noviembre de 2017, el proyecto ya cuenta con cerca de 10 mil cerdos, degradando la calidad de vida de las personas con malos olores y el aumento de vectores como moscas, zancudos y ratas.

#SoyCiperista

Apoya el periodismo independiente

Ver lista de donaciones

DETALLES DE LOS IMPACTOS DEL PROYECTO

Los impactos del proyecto “Plantel de cerdos de 10.000 madres sector El Arbolito” de Coexca no se reducen sólo a contaminación. Además, generan una cadena de sucesos que aumenta la afectación del territorio. Al analizar por componente ambiental, podemos indicar los siguientes impactos:

  1. Componente Hídrico
  • Reducción de Napas: el agua, extraída desde pozos a más de 180 metros de profundidad, se utilizará para limpiar las fecas y orinas de 144.000 cerdos. Luego de separarle los sólidos, será almacenada y se utilizará para regar las plantaciones forestales. El agua que escurra será retenida por canales que las conducirán nuevamente al embalse, por lo que no retornará a las napas. La zona ha sido declarada más de 10 veces en escasez hídrica durante los últimos ocho años. Situación que al día de hoy, y de acuerdo al Decreto N°95 de la Dirección General de Aguas, persiste.
  • Intervención de quebradas: en periodo de lluvias, las quebradas del sector alimentan el caudal del río Purapel y son un aporte a las napas subterráneas. La construcción de canales alrededor de las instalaciones de la faena y en las quebradas, hará que el agua lluvia sea conducida hacia el embalse de almacenamiento de agua para el riego de las plantaciones forestales.
  • Contaminación de napas: aunque en gran parte del área el suelo es de baja permeabilidad, hacia las riberas del río el agua puede infiltrar. Sin un adecuado tratamiento, éstas contaminarán las napas, las que son fuentes de agua fresca para las personas del sector y para la economía agrícola de la zona.
  • Contaminación de aguas superficiales: al tener contacto con los residuos sólidos de abono, las aguas de riego aportarán material orgánico y contaminado (con antibióticos excretados por los cerdos) a las cuencas superficiales, como el río Purapel. Este curso de agua desemboca en el río Perquilauquén y éste, a su vez, en el río Loncomilla, por lo que se podría generar una cadena de contaminación, aumentando el radio de impacto negativo del proyecto en la zona.
  1. Componente Atmosférico
  • Malos olores: la descomposición anaeróbica de las aguas –con fecas y orina– genera gases como el metano, el cual es altamente inestable y puede provocar malos olores, además de explosiones. A su vez, la descomposición de los purines genera gases azufrados, los que producen olores similares a los de un huevo descompuesto.
  • Polvo: mensualmente se realizarán más de 500 viajes para el transporte de los cerdos. Los camiones ingresarán por el camino del Arbolillo, el cual no está pavimentado, lo que levantará polvo en suspensión, dañando plantaciones y reduciendo la calidad de vida de las personas que habitan en la localidad.
  1. Componente Suelo
  • Derrames: el proyecto no cuenta con estudios de estabilidad sísmica. Ante un movimiento telúrico, el embalse y las piscinas que almacenan los purines pueden colapsar, inundando el sector y contaminando el suelo y todo el conjunto de componentes ambientales asociados.
  • Disminución de la plusvalía: la instalación de una empresa con una operación de tal magnitud, reduce la plusvalía de los terrenos circundantes y de la zona.
  • Saturación orgánica: el sólido de los purines será secado al aire libre para ser utilizado como abono en las plantaciones forestales. Al ser suelo impermeable, éste se puede saturar rápidamente generando descomposición orgánica, olores y gases.
  1. Componente socioeconómico
  • Deterioro de la calidad de vida: la contaminación del aire, el agua y el suelo, genera detrimento de la calidad de vida.
  • Generación de enfermedades: los malos olores generan diferentes enfermedades digestivas, dolores de cabeza y mareos. Lo anterior, sumado al estrés y al peligro de contagio de posibles enfermedades de transmisión, como la influenza porcina.
  • Generación de plagas: el almacenaje de aguas contaminadas, y el (mal) manejo de residuos sólidos, fomentará la aparición de plagas: moscas, ratas y zancudos, todas con altas tasa de reproducción en poco tiempo.
  • Deterioro de la calidad del paisaje: las instalaciones de la operación (repartidas en distintos planteles) interviene la calidad de la visual del observador, aún más en una zona de paso hacia sectores turísticos.
  • Reducción productividad: ante malos olores, polvo en suspensión y la reducción de las napas, las plantaciones agrícolas disminuirán su capacidad y calidad de producción, generando pérdidas económicas y deterioro del producto final. Un área que se verá especialmente afectada es la vitivinícola. Estudios demuestran que las vides absorben los olores de su entorno, por lo que la uva y, en consecuencia, el vino, se verán afectados.
  • Disminución de inversiones: la contaminación de la zona desinhibirá el interés de inversionistas para el desarrollo de actividades productivas.
  • Pérdida de inversiones ya realizadas: las inversiones que tanto el Estado como los privados han realizado en la zona para el manejo de recursos; para potenciar a productores agrícolas y vitivinícolas, y para proteger a las comunidades locales, entre otras, se perderán.
  • Desvalorización de riquezas patrimoniales: la contaminación producida por la planta hará que las atracciones turísticas, culturales y naturales de la zona pierdan valor e interés por parte de turistas. Uno de los patrimonios naturales sensibles es la Ciénaga de Name, un humedal del secano interior único en la región, con gran diversidad de flora y fauna. De hecho, es un reconocido centro de nidificación de aves migratorias.

SITUACIÓN ACTUAL DEL PROYECTO

Agrícola Coexca presentó una modificación al proyecto original, incorporando un sistema de tratamiento de purines. Esa tecnología utilizará un biodigestor que almacena los desechos y mediante bacterias descompone la materia orgánica. Ello da como resultado la emisión de gases, como el metano, y residuos líquidos y sólidos que, como se dijo, serán utilizados para riego y abono, respectivamente.

Dicha modificación fue aprobada en una sesión de la Comisión de Evaluación Ambiental del Maule recién el 31 de mayo pasado. Sin embargo, la empresa comenzó la construcción del sistema de tratamiento en 2017, cuando la modificación al proyecto aún estaba en evaluación.

De acuerdo a la Ley 19.300 –y su modificación incluida en la Ley 20.417–, la construcción de un proyecto sin Resolución de Calificación Ambiental que genere impactos en el entorno, constituye una falta gravísima. Esta irregularidad fue denunciada a la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) y fundamentada a partir de una serie de evidencias. Entre ellas podemos citar:

  1. Fotografía satelital de junio de 2017, cuando la modificación al proyecto aún estaba en evaluación. En la imagen se observa una excavación circular en las instalaciones de Coexca.
  2. También se realizó un sobrevuelo de la zona, siendo posible verificar que el nuevo biodigestor (esfera verde) estaba terminado en abril de 2018, es decir, al menos un mes antes de que éste estuviera aprobado por la autoridad ambiental.

Llama profundamente la atención que las autoridades protejan a la empresa y hagan vista gorda a sus labores de fiscalización, permitiendo que actos reñidos con la normativa perjudiquen la calidad de vida de las personas y al medioambiente. A lo anterior se suma la declaración del director del Servicio de Evaluación Ambiental del Maule, René Christen Fernández, quien el 31 de mayo señaló frente a autoridades locales, la prensa y la comunidad, que a mediados de ese mes había visitado la planta y que había verificado que el biodigestor ya estaba construido (ver aquí). Pese al incumplimiento flagrante de la normativa, constatada por la propia autoridad ambiental, no se realizó la denuncia correspondiente.

Todos los antecedentes aquí expuestos, nos hacen pensar razonablemente que en Arbolillo caminamos hacia una segunda Freirina.

fuente CIPER