Caso Caval: Síndico Chadwick paga $900 millones para evitar la cárcel

A_UNO_637286_84936_816x544La defensa del síndico de quiebras Herman Chadwick Larraín, imputado en el caso Caval, ganó una carrera contra el tiempo, para evitar que el fiscal del caso Sergio Moya concretara la idea de pedir prisión preventiva en su contra. Chadwick es acusado de obtener “ventajas indebidas” a partir de su rol como liquidador de los terrenos en Machalí que dieron origen al caso, y de delitos tributarios por parte del SII.

En este último caso es que su abogado Ciro Colombara mantuvo contacto con la Fiscalía para llegar a un acuerdo, y evitar la solicitud de cárcel como medida cautelar. Así lo reveló el fiscal Sergio Moya:

“Quiero plantear que desde la semana pasada ha habido contactos con la defensa del señor Chadwick, concretamente una reunión el día viernes, en la que nos plantearon que habían ingresado una solicitud para cambiar las medidas cautelares. Ante ello les planteamos que como no se ha cumplido el pago de las 25 mil UF ($625 millones) comprometidas el 29 de enero (…) nuestra idea era modificar las cautelares por una más intensiva, eventualmente la prisión preventiva”, dijo el fiscal según consigna Emol.

De esta manera, la defensa de Chadwick depositó 200 millones en el Tribunal de Garantía de Rancagua a modo de reparar el “perjuicio fiscal” y otro total por 700 millones quedó a disposición de la familia Weisner, que contrató a Chadwick para liquidar sus bienes, entre los que se encontraban los terrenos de Machalí.

“Nosotros solicitamos una certificación a ese tribunal y nos informaron que la totalidad de los documentos se encuentran endosados en blanco y a disposición de la familia Wiesner. Ante eso hay unos $700 millones de pesos a disposición de la familia Wiesner y $200 millones para el perjuicio fiscal”, aclaró el persecutor Sergio Moya.

Herman Chadwick Larraín, hijo de Herman Chadwick Piñera, ha tenido una exitosa carrera como síndico de quiebras, y asumió como un trabajo cualquiera la liquidación de activos y pago a los acreedores de la familia Wiesner Ruffatt. Pero el rumbo que ha tomado el caso y sus propios errores han hecho que Chadwick, acostumbrado a ir a la oficina a “leer el diario”, según han dicho sus cercanos, sufra un alto costo emocional.