Caso Penta: Felices, los Carlos no irán a la cárcel y la justicia otra vez es burlada

Al aceptar el juez Daniel Aravena la eliminación del delito de cohecho que el Fiscal Guerra decidió no perseguir se selló el acuerdo de juicio abreviado entre éste y la defensa de los acusados, los dueños de Penta Carlos Lavín y Carlos Délano. Felices quedaron los empresarios financistas de la UDI pues no irán a la cárcel y sólo tendrán que pagar multa de $1.714.168.533, según cálculos del Servicio de Impuestos Internos (SII).

El abogado defensor Julián López se lanzó en picada en contra de los ex fiscales Gajardo y Norambuena por haberse retirado del juicio y no haber defendido la imputación por el delito de cohecho en contra de los grandes empresarios de Penta.

Recordemos que diez años (10) de cárcel se exigían cuando era el fiscal Carlos Gajardo y Pablo Norambuena los que presentaban los cargos contra Carlos Délano, Carlos Lavín (los propietarios del grupo Penta) y contra el ex empleado del holding y subsecretario de Minería Pablo Wagner (cuando cometidos los delitos). A los dos primeros también se les exigía una multa del 300% por elusión de impuestos al fisco por el uso de boletas truchas.

Para el ex subsecretario ministerial del primer gobierno de Piñera I Pablo Wagner la pena solicitada por el ex fiscal Gajardo se apoyaba en delitos tributarios, además de cohecho con soborno y lavado de activos.

Con Abbott de fiscal jefe, Piñera Presidente y con el fiscal Manuel Guerra las condiciones estaban reunidas para evitarles la cárcel a los empresarios. Políticos y empresarios corruptos hacen yunta con fiscales condescendientes.

Con el fiscal Manuel Guerra a cargo, los Penta boys fueron penalmente acusados por la presentación de “declaraciones maliciosamente incompletas o falsas que puedan inducir a la liquidación de un impuesto inferior al que corresponda”, entre otros delitos tributarios, y no por los pagos -$42 millones- que realizaron, entre marzo de 2010 y octubre de 2012, al ex subsecretario de Minería Pablo Wagner, mientras ejercía como funcionario público.

Se pidió para los Carlos de Penta “4 años de pena en libertad” (Sic) más multa.

Para justificar estos cambios la defensa de los propietarios de Penta y el fiscal a cargo del caso llegaron a un acuerdo para hacer un “juicio abreviado”. Para tal efecto se levantó primero el rumor jurídico que el  cohecho y soborno son difíciles de probar. Y después se los eliminó.

Y sin cohecho ni soborno se esfumó la imputación de lavado de dinero contra el ex subsecretario Wagner y ex empleado de Penta.Y por lo mismo se marginó del caso el Consejo de Defensa del Estado (CDE) y la ONG Ciudadano Inteligente. Carlos Gajardo, al respecto acaba de declarar que la fiscalía actuó como “el perro del hortelano” y agregó: “Es un acuerdo muy perjudicial para los intereses de la persecución penal por delitos de corrupción en Chile. La fiscalía ha renunciado a perseguir el ilícito más grave que se investigaba en este caso, que es el de soborno al exsubsecretario (Pablo) Wagner y, por lo tanto, mi opinión sobre la forma en que se llegó al término es negativa”.

¿Quién cree el cuento jurídico, si para eso están los fiscales y sus equipos de investigaciones cuya tarea es levantar acusaciones fundadas en la más que evidencia que duda racional de que el pago a Wagner ($42 millones) era efectivamente, y entre otras cosas, para que éste en su calidad de subsecretario de Minería de Piñera maniobrara para que Carlos Lavín (Penta) fuera nombrado miembro del directorio de Codelco?

Escrito por Leopoldo Lavín Mujica