Contraloría No investigó “Pyme” de Felipe Larraín Financiada por el Estado

No es cierto que Felipe Larraín haya abandonado Expertus en 2010. Lo hizo el 25 de enero de 2018, pocos días antes de ser nombrado nuevamente ministro de Hacienda. A pesar de transgredir claramente las normas de Corfo para programas de capital de riesgo, la Contraloría no se atrevió a investigar. El pez era demasiado gordo.


La Pyme de Larraín: nuevos antecedentes de su negociado con el Estado

por Héctor Cárcamo

La participación de Felipe Larraín en el negocio educativo que financió Corfo fue a dos bandas. Por un lado, en julio de 2005 creó, como miembro del directorio de la administradora de fondos Independencia, el fondo Expertus.

Dicho fondo fue el que obtuvo un financiamiento blando de US$ 20 millones de la agencia estatal en una expedita operación que se concretó el 13 de diciembre de 2005.En Expertus participaron empresarios como José Antonio Garcés, fundador del fondo de inversiones Econsult, donde durante años participó también José Ramón Valente, actual ministro de Economía.

También el ex senador UDI y ex socio del grupo Pathfinder, Marco Cariola; el líder del grupo Trasnoceánica y dueño de las Termas de Puyehue, Christoph Schiess; el entonces socio de Embotelladora Andina Alberto Hurtado, y Andrés Lyon, socio y director de Antarchile, el holding de negocios del grupo Angelini, que es dueña de Copec y Celulosa Arauco, entre otras empresas.

Fue este grupo de multimillonarios que postuló con éxito al apoyo de Corfo para un negocio educativo de emprendedores que prometía revolucionar la educación secundaria mediante una serie de innovaciones que nunca fueron bien explicitadas.

Larraín siguió ligado al negocio hasta el 25 de enero de 2018, pocos días antes de ser nombrado nuevamente ministro de Hacienda.

En la segunda banda hay otra sociedad llamada Prospectus Development. En esta Larraín tuvo, al menos hasta 2010, una participación de 40%. Su socio en este negocio era Alejandro Weinstein, quien, aunque tenía una participación nominal menor, tenía el derecho a recibir el 40% de los dividendos.

En esta sociedad también participaba Raúl Labán, ex dirigente del Club Social de Colo Colo y un personaje que ha desempeñado distintas funciones en los servicios públicos del Estado, tanto en los gobiernos de Michelle Bachelet como los de Sebastián Piñera.

Prospectus, a su vez, dio pie a Inversiones Ventanas la que controlaba junto a la Pontifica Universidad Católica la sociedad anónima Educa UC, la que puso su marca para los 10 colegios que la universidad adquirió junto a Expertus a partir del crédito blando de Corfo. Algunas de estas escuelas, la mayoría subvencionadas por el Estado, quebraron.

En 2013 el entonces gerente general de Educa UC, Alexis Camhi, sostuvo que “tuvimos que sanear financieramente colegios que estaban quebrados y con serios problemas internos de mala administración”.

Así consta en un comunicado publicado por la Comisión Para el Mercado Financiero (CMF), la antigua Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).Pero el economista había jugado sus fichas muchos años antes.

El 10 de marzo de 2010, un día antes de asumir por primera vez como ministro de Hacienda, su nombre figura en el acta de una reunión del directorio de Prospectus Development. Esa junta se redujo recién a escritura pública el 10 de mayo de 2010 y se publicó el 9 de julio de ese año, cuatro meses después de asumir el ministerio ubicado en Teatinos 120.

En diciembre de 2010 los socios de Ventanas decidieron liquidar la sociedad. Para ello nombraron una comisión de tres encargados, entre ellos Blas Bellolio Rodríguez, tío del diputado de la UDI Jaime Bellolio, y Mónica Singer, quien dirigiera el Sistema de Empresas Públicas (SEP) durante el primer gobierno de Bachelet.

Cambio de giro

El complejo negociado de Larraín se mantuvo relativamente oculto hasta que en mayo de 2015 se aprobó la Ley de Inclusión Escolar en el gobierno de Bachelet. La nueva regulación obligó a la Universidad Católica a cambiar de rumbo.

El propio rector Ignacio Sánchez abordó este tema en la junta directiva de esa universidad el 20 de octubre de 2017.En el artículo de INTERFERENCIA publicado el lunes pasado, titulado  Cuando el ministro Felipe Larraín se hizo pasar por Pyme para pedir un millonario crédito de Corfo, se revela el crudo análisis que realizaron en la ocasión el rector y su prorrector, Patricio Donoso, quien había encabezado la sociedad Ventanas.

Sin embargo, Donoso contó más detalles en ese momento que abren aún más la polémica pues el caso pudo haber involucrado más recursos del Fisco.

La fórmula que propuso Donoso era que esos siete colegios serían adquiridos por la nueva entidad “con acuerdo de Corfo y con crédito de BancoEstado u otro”. La UC y sus socios privados liderados por Felipe Larraín se quedarían con los tres colegios particulares.

Efectivamente, a inicios de este año la UC creó la entidad sucesora de Educa UC llamada Boston Educa. “La Fundación Educacional Boston Educa nace el año 2018 como una forma de proyectar e impulsar el camino de excelencia académica y formación en valores desarrollado por Educa UC desde el año 2004”, se afirma en la página Web de esa nueva organización.

Entre los colegios que asumió Boston Educa están San Antonio Baluarte de Rengo, Sebastián Elcano de San Bernardo, San Sebastián de Los Andes, Manantial de La Florida, Los Alpes de Maipú y el Instituto O’Higgins de Maipú.Ni la Corfo, ni la Universidad Católica o Felipe Larraín han aclarado si el fisco chileno entregó recursos para salvar la situación del negocio educativo de Educa UC.

Repartiendo el negocio

El Instituto O’Higgins de Maipú fue objeto de uno de los principales ajustes que la UC y el fondo Expertus venían haciendo incluso antes del consejo superior de octubre de 2017.

Típicamente, los vehículos para lucrar en la educación han sido las sociedades inmobiliarias relacionadas a una entidad educativa. El 31 de agosto de 2017, Educa UC tuvo una junta extraordinaria de accionistas. La presidió el hoy ex ministro de Educación Gerardo Varela y en esta se anunció la creación de Educa UC Dos, la que iba a heredar el Instituto O’Higgins.

INTERFERENCIA tuvo acceso a la escritura donde se crea esta segunda sociedad, la que también incluye una sociedad inmobiliaria llamada IOM. Típicamente, los vehículos para lucrar en la educación han sido las sociedades inmobiliarias relacionadas a una entidad educativa.

En este negocio y nueva sociedad figuran como accionistas el fondo de inversiones Expertus, con el 75% de la propiedad y donde uno de sus directores era Felipe Larraín, y la UC, representada por Gerardo Varela, con el otro 25%.

Según las actas de esa junta de agosto de 2017, el patrimonio de la original Educa UC era de poco más de $6.800 millones, unos US$ 10 millones, incluyendo capital, reservas y utilidades acumuladas, además de cuentas por cobrar a sociedad relacionadas no reveladas en dicho documento.

Con el nuevo acuerdo, Educa UC se quedó con un patrimonio de unos $4.900 millones limpios, mientras que la nueva sociedad solo estaba capitalizada con unos $1.900 millones. Pero la nueva sociedad se quedaba con el negocio educativo  -el Instituto O’Higgins y su inmobiliaria-, y además con las cuentas por cobrar a sociedades relacionadas por unos $1.100 millones y documentos por cobrar por %1.500 millones de pesos.

En total, la nueva sociedad se quedó a la espera del pago de unos 2.600 millones de pesos que le adeudan las empresas relacionadas.

Un oficio y la tibia respuesta de Contraloría

El negocio Pyme de Felipe Larraín comenzó a ver la luz por un oficio enviado el 7 de noviembre de 2014 a la Contraloría General de la República por el diputado Giorgio Jackson de Revolución Democrática.

Estaba dirigido al entonces contralor Ramiro Mendoza, quien inició la investigación, pero que dejó su cargo en abril de 2015, asumiendo Jorge Bermúdez.En 2016 Mendoza se integró al directorio de Consorcio Financiero, presidido hasta 2014 por Juan Bilbao, quien también presidió la farmacéutica CFR de Alejandro Weinstein,  el socio y amigo de Felipe Larraín que hoy se enfrenta una disputa con el SII por millonarios impuestos impagos.

En marzo de 2016, la Contraloría difundió el informe de auditoría sobre el uso de capital de riesgo otorgados por Corfo. Entre los distintos fondos analizados, además de Expertus, el ente fiscalizador abordó también el fondo de inversiones Halcón, donde participaba el actual ministro de Economía José Ramón Valente.

La Contraloría cuestionó el negociado de Valente con la Universidad Santo Tomás, lo que fue revelado por El Mostrador a mediados de este año.

Sin embargo, la entidad no se pronunció respecto a Expertus y sólo hizo notar que su matriz Independencia no entregó sus estados financieros de 2002, 2003 y 2004.

Contraloría pudo haber ahondado en el caso de Expertus y Felipe Larraín.

Según las normas que tiene Corfo para la entrega de capital de riesgo, los destinatarios de los fondos no pueden ser empresas inmobiliarias, sociedades de inversión e intermediarios financieros, entre otros.

Expertus y Larraín caían claramente en estas categorías.

Fuente: Interferencia

 

DOCUMENTOS

OFICIO DE FISCALIZACION

AUDITORIA

ACTA EDUCA