EEUU y las evidentes contradicciones en su relación con el mundo

Hace pocos días se celebró la cumbre de APEC (el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) a la cual asistieron entre otros líderes destacados Barack Obama y Vladimir Putin. El frugal encuentro entre estos líderes apenas dejó algo para decir a la prensa mundial, pero lo más jugoso, quizá ha resultado de las palabras del presidente norteamericano.

© Desconocido
Después de este amistoso apretón de manos Obama practicamente pidió al presidente Chino que se rinda a sus pies…

En una muestra grotesca de cinismo y absoluto desdén por la obvia contradicción entre lo que dice y lo que hace, Obama una vez más ha hecho oscilar a sus oyentes entre el disgusto y la risa con sus palabras. Entre lo más destacado de su discurso, el líder estadounidense ha pedido a China que «respete los derechos humanos y la libertad de prensa«.

¿Es que acaso no hay espejos en la Casa Blanca? Hagamos un breve repaso del historial prontuario de este «noble» país, recorriendo apenas los años más recientes:

  • Espionaje: EE.UU. es líder mundial en espionaje, y hablamos de espionaje de ciudadanos estadounidenses y también de ciudadanos y Estados del mundo sobre los cuales no tiene ninguna jurisdicción. Al mismo tiempo hoy no es secreto para nadie que las agencias de inteligencia norteamericanas son un pilar fundamental del poder político y el control ejercido dentro y fuera de EE.UU.
  • Tortura: ¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya? La tortura es uno de los «pasatiempos» favoritos de nuestros amigos del norte. Sólo para mencionar algunos, recordemos a la prisión de Guantánamo (que por cierto el mismo Obama prometió cerrar y nunca lo hizo) donde la tortura se practica a diario. Pero esto no se queda aquí, para no perder la costumbre la tortura es practicada también en cárceles dentro del territorio norteamericano. ¿Cree que esto es todo?… No, EE.UU. también practica la tortura más allá de sus fronteras. Puede encontrar ejemplos claros de esto en Polonia, Rumania y Lituania.
  • Ejecuciones: Estados Unidos es sólo uno de cinco países en donde se realizaron la gran mayoría de ejecuciones oficiales (34 en 2013), práctica considerada como una violación de los derechos humanos por Amnistía Internacional. Recientemente, en violación de tribunales y convenciones internacionales, el estado de Texas ejecutó a otro mexicano. Más de 28 extranjeros han sido ejecutados desde 1988.
  • Presos políticos: Diferentes agrupaciones tienen listas de lo que consideran presos políticos. Entre los más conocidos, el periodista y activista afroestadounidense Mumia Abu Jamal y el líder indígena Leonard Peltier, pero las listas incluyen decenas, entre ellos ex Panteras Negras, activistas de paz, independentistas puertorriqueños y más.
  • Invasión de territorios extranjeros y aniquilación de población civil: El historial es tan largo y devastadoramente deprimente que le dejamos al lector sólo algunos ejemplos para que tenga una mejor idea de la magnitud del dolor y sufrimiento que EE.UU. a sembrado por todo el globo durante las últimas décadas:

    – Medio millón de muertos, saldo definitivo de la invasión de Irak por EE.UU.
    – La masacre en Afganistán y el estado psicológico de las tropas estadounidenses en ese país
    – Drones estadounidenses matan a 5 civiles en Afganistán
    – Mueren 17 personas en un ataque perpetrado al norte de Afganistán
    – «Bajo drones», el horror de la vida diaria en Pakistán
    – Los drones ‘pasan por encima’ de la Justicia: EE.UU. no deberá dar cuenta de sus ataques
    – Al menos 55 anti-estadounidenses mueren en ataques de drones de EEUU en Yemen
    – Así dejó a Irak la «intervención humanitaria» de EE.UU.

    No queremos abrumarlo, pero la lista sigue y sigue… es verdaderamente interminable.

Sin mucho esfuerzo podríamos seguir ad eternum con una extensa lista de desmanes y brutalidades que EE.UU. ha perpetrado sin piedad. Guerras, hambrunas, muertes violentas, empobrecimiento de naciones enteras, explotación y hurto masivo de recursos ajenos,… un auténtico prontuario criminal. ¿Con qué derecho EE.UU. reclama a otras naciones el respeto de normas que ellos mismos no han respetado en el pasado ni respetan en el presente?… Sin duda, EE.UU. encabeza, y por mucha ventaja, la lista de naciones más criminales del globo. El grado de hipocresía de Obama al dirigirse a otras naciones con aires de autoridad moral es alarmante.

Pero los dichos del Presidente norteamericano no quedaron allí. Con sorprendente desfachatez, Obama le pidió a China que «abra sus mercados y liberalice su economía» para así dar lugar a «un marco que permita un trato más justo a las empresas extranjeras«.

O sea, si entendemos bien, Obama le está pidiendo a China que en este momento, justo cuando el desarrollo de su economía es superlativo, cuando la perspectiva de progreso abriendo canales con Rusia y varios países en desarrollo al margen del control occidental es extraordinaria, cuando la solidez de los BRICS va en claro aumento y se va consolidando la aparición de un contrapeso a la hegemonía norteamericana, … en fin, cuando está en una situación inmejorable, EE.UU. le pide a China que abandone todo eso, tire por la borda esta situación más que ventajosa y se rinda a sus pies. Básicamente, faltó que le pidiera a todos los chinos que hicieran un suicidio colectivo y desaparecieran para siempre de la faz de la Tierra; así EE.UU. puede seguir con su agenda de control y monopolio del poder.

¡Una auténtica tontería! Verdaderamente no está claro si esto es producto de una estupidez extrema, de una desorbitada arrogancia que les impide ver la realidad tal cual es, o de ambas cosas actuando simultáneamente,… Hay que ser ciego para no ver que mientras Obama soltaba toda esta verborragia sin sentido, Putín y el presidente Chino estaban hablando seriamente de seguir estrechando sus lazos.

La realidad parece ser que EE.UU. se ve en serios aprietos. El monopolio del planeta que han defendido durante décadas parece estar debilitándose ante el cada vez más fuerte y firme surgimiento de un mundo multipolar. No sin cierta incertidumbre nos preguntamos:¿Estaremos a las puertas de la caída de un imperio?