El Cobre “sueldo de Chile” es hoy el sueldo de las FF.AA

gen-humberto-oviedo-300x200Luego de las declaraciones de la máxima autoridad de Codelco con su vulgar y dura frase “No hay un puto peso”; dibujó a los chilenos la verdadera crisis que vive la empresa nacional. “El sueldo de Chile” hoy es el sueldo de las FF.AA que reciben el 10% de las ventas brutas, tenga la empresa estatal. ganancias o pérdidas.

Chile había nacionalizado el principal mineral y sus agregados en la administración del ex presidente Allende, que hasta ese instante 1972, se encontraban  en manos de las trasnacionales norteamericanas que disponían del 100 % de la propiedad de los principales minerales de Chile.

Luego de la privatización del Cobre por la fuerza bajo el régimen militar, se dictó la Ley Reservada del Cobre diseñada con lupa para entregar buena parte de los recursos del Estado directamente a las FF.AA sin que éstas fueran financiadas vía el presupuesto nacional como en cualquier país mundo,  permitiendo el control del Estado sobre el gasto. Hoy las FF.AA pueden disponer de millonarios recursos  a su entera disposición lo que permite que miembros de ellas estén siendo investigados por corrupción.

El precio del cobre se desploma y sus dividendos son cada vez menores. Lo único certero sobre esta crisis, es que sin importar el nivel de ingresos que tenga Codelco, el 10% del total del dinero recaudado por las exportaciones anuales de la empresa está destinado a las Fuerzas Armadas. La Ley Reservada del Cobre fue “armada” en dictadura y aún repercute en el Estado.

En medio de la crisis, un monto de $567.079 millones de pesos, equivalente al 80% del total de aportes de $707.704 millones que traspasó Codelco al fisco el año pasado fue para la Ley Reservada del Cobre. El fin es la modernización de armamento y más. También se prestó para la corrupción.

La discusión nacional toma fuerza luego de los escándalos de corrupción al interior de las filas del Ejército, en que militares utilizaron dineros fiscales para tener una vida de lujos, incluyendo gastos millonarios en un casino.

Pero esa es sólo la última página de la historia oscura detrás del uniforme. En los pasados 20 años quedaron al descubierto casos que tuvieron millonarios costos al Estado. El caso Mirage, con la compra de aviones “chatarra” (1994), la adquisición de tanques Leopard (1997) con traspaso de fondos “sospechosos” a militares, Caso Fragatas (1997) sobre comisiones en compra de naves derivada del caso Riggs.

Así llegamos al Milicogate, en que un cabo gastó 2.638 millones de pesos en máquinas traga monedas y también aprovechó de operar a su pareja y comprar un caballo fina sangre. Investigación que posteriormente derivó a indagaciones sobre el patrimonio del excomandante en jefe del Ejército, general (r) Juan Miguel Fuente-Alba.

El presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre y director de la empresa, Raimundo Espinoza, aseguró que “Tenemos que entregarle todos los recursos al Estado y para más tenemos que entregar el 10% de las ventas (…) En estos últimos 6 meses hemos estado trabajando prácticamente para entregarles las platas a las Fuerzas Armadas, a los milicos”, afirmó.