Grafeno, el descubrimiento del siglo y China lo sabe

Uno de los hallazgos más importantes del grafeno fue la facilidad con la que se encuentra el material. La mass-production podrá ser inequívocamente más rápida que producir cualquier otro material a escala mundial. Además, este cuenta con características que lo hacen un material muy amplio, desde flexibilidad ambiental, resistencia, conductor de electricidad, conductor de calor y antibacteriano. Este tipo de propiedad lo hará tener un valor agregado muy grande, que creará espacios para que haya muchas oportunidades de negocios entre los privados que se encarguen de su producción. El grafeno es, sin duda, un descubrimiento que se cubre por su renombre como el mayor develamiento desde la invención de la rueda y Chile no debe quedarse abajo.

Es indudable que China ha estado patentando diferentes tecnologías y descubrimientos a lo largo de todos estos años, estimándose un aumento de un 8,3 %, 3,1 millones de patentes.

Uno de los desarrollos más importantes del siglo ha sido el descubrimiento del Grafeno, químico relacionado al grafito, realizado el 2004 por los científicos Andre Geim y Konstantin Novoselov, los mismos que ganaron el premio Nobel de Física el 2010.

El químico en cuestión, buenamente desarrollado, podría sustituir el plástico, el aluminio, el cobre y otro tipo de elementos que usamos de forma cotidiana.

Se puede establecer dos axiomas económicos en potencialidad bajo el supuesto de sustitución con este nuevo recurso. El cobre, a largo plazo (100 años mínimo), puede ser reemplazado por el grafeno. Éste es mejor conductor, más barato y rápido en su producción (goza de mejor eficiencia), es biodegradable de forma rápida, y si bien Chile tiene cerca de un 35 % del mercado del cobre mundial; China podría tener hasta el 90 % con España abajo en el 5 % más o menos.

Preocupante, si pensamos que es la primera materia de la cual Chile es mono dependiente.

Por otro lado, el litio también es uno de los materiales que se podría ver afectado con la llegada del grafeno.

En diciembre del año pasado se logró testear una batería de grafeno que superaba en un 3.500 % la efectividad de las baterías de litios (las actuales), con lo cual es obvio que  podría impactar a los mercados chilenos de entrada masiva.

Ahora bien, no hay que alarmarse antes de tiempo. Hay países que han logrado acuerdos con China a tiempo, estableciendo desarrollo de productos mixtos, generando una venta win-win para ambos Estados.

Se espera que la llegada de este producto sea pronto, pero claro, China tiene un antecedente de conseguir metas con tiempo. Válido ejemplo las Olimpiadas de Pekín, cuando fueron capaces de desarrollar una tecnología a niveles de primer mundo.

En esta misma línea hoy en día sus índices económicos son estratosféricos en comparación con la China de 1950 de Mao.

Lo que nos lleva a plantear, que Chile debe usar la diplomacia, el bilateralismo y el respeto entre naciones para generar acuerdos y espacios para una relación económica con China en cuanto el Grafeno sea lanzado. Aprovechar que Chile tiene el potencial de la energía renovable para abrir espacios entre las naciones. Y por, sobre todo, no esperar hasta diez años antes de que China anuncie la producción masiva del producto para empezar a mitigar costos.

Sería propio de Chile generar un espacio para que ambas naciones establezcan un mercado del recurso y que se abran espacios para privados. Ahora bien, son dos modelos de economía muy diferente, mientras que Chile funciona con una economía de libre mercado, China tiene un modelo de planificación central y promueve una economía desde el Estado, hacia los privados.

Así mismo se deberá tomar en cuenta los intereses que las multinacionales tienen acá y cómo esto les podría impactar. Cuando llegue el momento, habrá que tomar en cuenta su posición, también. 

A la larga, nuestro desarrollo económico durante los últimos decenios se ha basado en una economía monoexportadora de cobre, de la cual dependemos.

El Grafeno podría impactar en los precios del cobre de aquí a los próximos 50 años, lo que Chile debe ir previendo con antelación para no responder de forma precipitada cuando llegue el momento de complementar nuestra entrada económica con otro tipo de material distinto al cobre. Tal es el caso de la energía solar.

Uno de los hallazgos más importantes del Grafeno fue la facilidad con la que se encuentra el material.

La mass-production podrá ser inequívocamente más rápida que producir cualquier otro material a escala mundial. Además, este cuenta con características que lo hacen un material muy amplio, desde flexibilidad ambiental (puede estar en muchos ambientes al mismo tiempo), resistencia, conductor de electricidad, conductor de calor y antibacteriana.

Estas propiedades lo hará tener un valor agregado muy grande, que creará espacios para que haya muchas oportunidades de negocios entre los privados que se encarguen de su producción.

Desde alianzas hasta asociaciones, todo servirá para la buena venta de un producto que podrá servir en casi todos los planos de los mercados, desde la producción de armas hasta la medicina.

El grafeno es sin duda un descubrimiento que se cubre por su renombre como el mayor develamiento desde la rueda y Chile no debe quedarse abajo.