La aerolínea de Mongolia que solo en enero trajo 5000 haitianos a Chile

Mongolian Airlines (MIAT) firmó en noviembre un acuerdo con la haitiana Sunrise Airways, gestionado por una firma chipriota, para transportar pasajeros a Chile. En enero aterrizó en Pudahuel prácticamente día por medio, trayendo a 2.542 personas. Su Boeing 767-300 es conocido en el aeropuerto como “El Coyote”, en referencia al transporte clandestino de migrantes. CIPER siguió la pista del floreciente y poco conocido negocio del traslado de haitianos desde Puerto Príncipe y Punta Cana en “charteras”, el que ha crecido al alero de la laxitud de las normas chilenas para operar en el transporte aéreo.

Casi cinco mil haitianos llegaron a Chile en enero recién pasado, marcando un fuerte incremento de 136,7% respecto del mismo mes de 2017. Y algo más de la mitad -2.542 personas- lo hizo en alguno de los 16 vuelos que en el primer mes de este año realizó desde Puerto Príncipe, la capital de Haití, un avión de Mongolian Airlines (MIAT), la aerolínea estatal de Mongolia. Un acuerdo firmado en noviembre del año pasado con la haitiana Sunrise Airways permitió a esa firma asiática convertirse en protagonista de la prácticamente descontrolada inmigración desde ese país caribeño.

Un video que se hizo viral a fines de febrero mostrando el descenso de ciudadanos haitianos desde un avión con capacidad para 300 pasajeros en una apartada zona del aeropuerto de Pudahuel, encendió la polémica pública por el explosivo aumento de la inmigración desde ese país caribeño. Fuertes protestas y brotes racistas se tomaron las redes sociales. Más allá de la irracional explosión xenófoba, el tema copó la agenda pública y planteó preguntas sobre quiénes están tras el negocio del transporte de haitianos hacia Chile.

(Fuente: Alexander Secul)

(Fuente: Alexander Secul)

CIPER revisó los registros de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC) y descubrió un puñado de empresas “charteras” que mueven este negocio, aprovechando las laxas normas chilenas que permiten este tipo de vuelos privados. A ellas se suman aerolíneas regulares –como LAWCopaAvianca y Delta, entre otras–, que se han sumado a este floreciente mercado. Hasta ahora, todas las miradas se habían dirigido a LAW, pero es mucho más amplio el arco de empresas que están exprimiendo este nicho casi sin control de las autoridades.

El examen de las cifras oficiales, permitió a CIPER detectar que la empresa mongoliana, basada en Ulan Bator, es hoy el principal medio de transporte de pasajeros desde Haití a Chile. Desde fines de noviembre pasado, que el Boeing 767-300 arrendado por Sunrise Airways a la firma que controla el Estado Mongol aterriza en Santiago: ya en diciembre aparece transportando a 1.500 ciudadanos desde la capital haitiana. La aeronave es conocida entre los funcionarios del aeropuerto como “El Coyote”, en referencia a quienes transportan ilegalmente a personas a través de la frontera entre México y Estados Unidos.

En enero, Mongolian Airlines se convirtió en la líder de este mercado del que pocos hablan y aterrizó en Pudahuel prácticamente jornada por medio: los días 4, 6 ,9 ,11, 13, 16, 18, 20, 21, 23, 25, 26, 27, 28, 30 y 31. De martes a domingo, entre las 4 y 7 de la mañana, el Boeing 767-300 se posó sobre las losas del terminal internacional de Santiago tras haber completado las casi siete horas y media de vuelo desde Puerto Príncipe.

Los registros de la JAC indican que en enero la ruta directa Puerto Príncipe-Santiago fue cubierta sólo por dos aerolíneas que transportaron un total de 4.826 personas: Mongolian Airlines, que trajo 2.542 pasajeros, y la hoy aproblemada Latin American Wings (LAW), que movilizó a otros 2.284. Mientras la primera se hace del control del mercado, la segunda enfrenta una crítica situación financiera y anunció la suspensión de sus vuelos porque la PDI no está aceptando el ingreso de un alto porcentaje de sus pasajeros.

En los últimos días, tras la controversia pública por el video viralizado, la policía adoptó la práctica de revisar la veracidad de las reservas hoteleras que exhiben los pasajeros haitianos. Esta inédita política, según publicó La Tercera del martes 6 de marzo, originó que más de 200 ciudadanos haitianos no pudieran entrar al país. Los pasajeros correspondían en su gran mayoría a vuelos de LAW, aunque también afectó a la “chartera” chilena ONE y a Copa Airlines. En el aeropuerto se comentaba que Dynamic Airways y Sunrise también han debido enfrentar dificultades.

EL NEGOCIO ENTRE MONGOLIAN Y SUNRISE

El acuerdo entre Mongolian Airlines  y la aerolínea haitiana fue gestándose durante el año pasado gracias a las gestiones mediadoras de la empresa global de chárteres Zela Aviation, con sede en Chipre. En noviembre se cerró el negocio, que consiste en el arriendo de la nave mongoliana con sus pilotos y tripulación (o wet-lease en jerga aeronáutica).

(Fuente: Sunrise Airways)

(Fuente: Sunrise Airways)

La firma chipriota opera como agente global de ventas para los mongoles y otras aerolíneas que vuelan entre Europa y Asia. El 5 de febrero pasado The UB Post, un diario que se publica en inglés en Ulan  Bator, informó de las intenciones de Mongolian Airlines  para crecer en el negocio del arriendo de aviones. Su vicepresidente N. Enkhbaatar dijo a ese medio que la aerolínea estaba aprovechando la baja temporada en su país para alquilar sus aviones a otros operadores. En ese contexto, informó que el acuerdo con Sunrise Airways era el “primer paso para que la compañía comience sus vuelos directos a Estados Unidos”, proyectados para 2020.

Mongolian Airlines  opera regularmente en Asia (Beijing, Hong Kong, Seúl y Tokio) y Europa (Moscú, Berlin y Frankfurt). Sus viajes entre Haití y Chile son su primera incursión a este lado del mundo y de acuerdo con la misma publicación de The UB Post  todos los trayectos los hizo con una tripulación mongola compuesta por 36 personas, entre pilotos y tripulantes. Además, el artículo comenta que el arriendo a la línea hatiana permitirá a su personal acumular más de 600 horas de experiencia de vuelos sobre el Atlántico.

Hasta 2015 aproximadamente, cualquier viaje desde Santiago a Puerto Príncipe debía realizarse vía Panamá, Miami o Nueva York. Hoy hay vuelos directos desde Haití, como los que realiza Mongolian, y Santiago es uno de los destinos que más crece. La explosión que se vivió en los últimos meses, dijeron diversas fuentes a CIPER, se debe al temor que existe entre los haitianos que ya residen en Santiago por la posibilidad de que el nuevo gobierno de Sebastián Piñera endurezca la política de inmigración.

EL ROL DE LAS “CHARTERAS”

CIPER descubrió que el uso de aerolíneas chárter para el traslado de inmigrantes se ha convertido en una práctica. Por varias razones. Una de ellas: la normativa chilena que permite entrar al país a cualquier avión que solo cumpla con requisitos de seguridad y financiamiento de un seguro para sus pasajeros y tripulantes. Esta política de “cielos abiertos” permite autorizar bajo diferentes grados de libertad los vuelos de aerolíneas de 60 países y faculta a empresas de prácticamente todo el mundo a operar en Chile con amplias facilidades. Ya sea para vuelos estacionales, regulares o programados.

Todas estas “libertades” son parte de una política de Estado que considera la apertura unilateral de los cielos como una medida que dinamiza la economía y que permite abaratar los viajes de pasajeros y el transporte de carga.

Jaime Binder, secretario general de la JAC

Jaime Binder, secretario general de la JAC

-En Chile cualquier operador extranjero puede solicitar autorización para realizar este tipo de vuelos, quedando sometido a la normativa nacional vigente, la cual está constituida principalmente por la Norma Aeronáutica DAN 119 de la DGAC, denominada Obtención del Certificado de Operador Aéreo (AOC). Esta norma regula la operación no regular por empresas aéreas extranjeras, distinguiendo entre aquellas aerolíneas que deseen realizar 18 o menos vuelos de este tipo dentro de un año y las que desean realizar más de 18 vuelos no regulares en el mismo período- dijo a CIPER el director de la JAC, Jaime Binder.

En el primer caso, para realizar 18 o menos vuelos, las aerolíneas deben presentar únicamente el AOC otorgado por su país de origen, sus especificaciones operativas vigentes y los seguros obligatorios. En el segundo caso, deben obtener un AOC de operador extranjero en Chile. “La JAC, de acuerdo a sus competencias legales, toma conocimiento y aprueba las pólizas o certificados de seguros que cubren los daños a ocupantes de la aeronave y a terceros en la superficie”, añadió Binder.

La Ley de Aviación Comercial de Chile (Decreto Fuerza Ley N.° 2.564 de 1979) está sustentada en los principios de libre ingreso a los mercados, libertad tarifaria, mínima intervención del Estado y liberalización de la propiedad y el control de las empresas.

Otra razón que abona la operación de las “charteras” –explican en el mercado aeronáutico– es la poca oferta de vuelos al Cono Sur que existe en Puerto Príncipe y las dificultades para utilizar su precaria infraestructura aeroportuaria. De hecho, parte importante de la inmigración haitiana a Chile proviene en los últimos meses desde el cotizado balneario turístico de Punta Cana, en la vecina República Dominicana, cuyo aeropuerto permite el arribo y despegue de aviones de todo tipo. El viaje desde la capital haitiana hasta el otro extremo de la isla toma eso sí entre 8 y 9 horas en bus y, según explican en algunas aerolíneas, los pasajes desde ese balneario a Santiago incluyen hoy el valor del tramo por tierra.

El video grabado en Pudahuel que se viralizó a fines de febrero fue una muestra clara de la predominancia de las “charteras” en el traslado de inmigrantes haitianos. El vuelo, de la aerolínea estadounidense Dynamic International Airways, con capacidad para 300 pasajeros, venía desde Punta Cana. Solo en diciembre, esta compañía –acogida a la Ley de Quiebras de Estados Unidos– trajo directamente desde Puerto Príncipe a otras 3.415 personas y a 439 desde Punta Cana.

Una tercera razón del boom de las “charteras” es el precio. Como no tienen obligación de constituirse en Chile como una aerolínea regular –con representante legal, oficinas, personal, hangares, sistemas informáticos y una serie de otras exigencias locales e internacionales–, pueden vender pasajes más baratos. Como dice el ex gerente general de una aerolínea local, en su modelo de negocio estas firmas también consideran que el boleto de vuelta raramente será usado por los pasajeros, por lo que incluyen esa ventaja en su estructura de costos.  Saben que sus pasajeros vienen a quedarse.

CIPER comprobó que otras “charteras” de países poco familiarizados con Chile, como la sudafricana Global Aviation Operation, también han participado en el negocio del traslado de  inmigrantes. Durante 2017 esta firma registró siete vuelos Puerto Príncipe-Santiago en su Airbus A320, contratados para movilizar pasajeros de Sunrise Airways. En total, transportó a 764 personas. En febrero de 2018 recibió autorización de la JAC para realizar 10 vuelos.

También se sabe en el mercado que la dominicana Dominican Wings y la lituana Avion Express estuvieron sondeando el mercado. De hecho, la firma europea realizó en 2017 un par de vuelos entre Brasil y Santiago.

Aeropuerto-Arturo-Merino-Benítez-1023x573 (1)Fuentes del sector aeronáutico dijeron a CIPER que los precios desde Puerto Príncipe a Santiago en chartera varían desde los $540 mil a los $639 mil, en promedio. Mientras, por el mismo tramo las aerolíneas regulares cobran desde $639 mil. Ese es el valor del pasaje en la cuestionada LAW.

El año pasado, el Ministerio del Interior presentó ante el Ministerio Público una acusación por eventual tráfico ilegal de migrantes haitianos que apuntó directamente a LAW (ver querella). Sin embargo, en la Fiscalía Centro Norte indicaron a CIPER que “la causa está en investigación con diligencias en curso y aún no sido formalizada”.

“En el negocio de Haití el principal transportador es Copa, que tiene cuatro vuelos diarios y en los cuales trae a muchos haitianos. Después hay una empresa haitiana que se llama Sunrise, hay otra empresa chilena. Avianca también (…). Yo creo que la crítica es injusta, porque no somos la única línea aérea que lo hace y no somos la que más transportamos tampoco, entonces también es medio extraño esto”, dijo a La Tercera la semana pasada el gerente general de LAW, Andrés Dulcinelli.

Otras aerolíneas regulares que traen pasajeros desde Puerto Príncipe son Copa y Delta, con escala en Panamá. American Airlines transporta a través de Miami y Avianca, vía Bogotá.

Fuentes de la PDI dicen que en las últimas semanas se ha detectado también el ingreso de ciudadanos haitianos vía Lima. Según las cifras de la JAC, Peruvian Airlines movilizó en enero pasado a 2.004 pasajeros en dos rutas (Lima–Santiago y Punta Cana–Santiago), de los cuales 1.180 viajaron hacia Chile y 767 desde Santiago hacia los dos destinos mencionados.

LOS VUELOS DE SUNRISE AIRWAYS

En el ingreso de ciudadanos haitianos a Chile, la aerolínea de ese país Sunrise Airways le cabe un rol preponderante. La firma, controlada por el millonario haitiano Philippe Bayard ha volado en diversas ocasiones a Chile precisamente como “chartera”. Esta aerolínea solicitó ante la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC)  el 2 de agosto de 2017 la obtención de un AOC como operador extranjero en Chile, trámite que se encuentra en desarrollo y cuya finalización depende de ese organismo.

En septiembre, según la plataforma de la Ley del Lobby, el propio Bayard se reunió con el embajador de Chile en Haití, Patricio Utreras, para abordar las operaciones de Sunrise Airways en Chile.

Aeropuerto de Puerto Príncipe (Fuente: elclarinweb.com)

Aeropuerto de Puerto Príncipe (Fuente: elclarinweb.com)

Según fuentes del mercado, a Sunrise Airways le han parecido “desmedidas” las exigencias de seguridad de la DGAC. Pero el negocio es tan bueno que ha contratado aviones de países cuyos niveles de seguridad sí son reconocidos por las autoridades chilenas, a pesar de que cada vez que “terceriza” estaría dejando de percibir en torno al 12% del valor de cada pasaje. Ese sería el “fee” o cobro que le aplican las “charteras”, explican en el mercado.

Las cifras de la JAC muestran que en enero de 2018 Sunries solo trajo a Chile pasajeros provenientes de Lima: 294 personas. En diciembre movilizó un total de 954 pasajeros a Chile: 764 desde Puerto Príncipe a Santiago y 190 desde la capital peruana. Antes, entre el 29 de mayo y el 15 de junio de 2017 voló 18 veces como “charter” desde Puerto Príncipe a Santiago, con escala en Lima.

El martes 1 de agosto de 2017 ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, el director general de Asuntos Consulares y de Inmigración de la Cancillería, Carlos Appelgren, vinculó a Sunrise Airways con las redes de tráfico de inmigrantes. “No tienen otros itinerarios y les ha ido estupendamente bien. Tanto es así, que acaba de inaugurarse hace poco más de un mes una segunda aerolínea que ya tiene dos vuelos semanales hacia Chile“, agregó en referencia también a LAW.

LOS 3.415 PASAJEROS DE DYNAMIC

Uno de los “misterios” que envuelven a los chárter es el titular del vuelo. En Chile ni la JAC ni la DGAC le preguntan a una firma de ese tipo a nombre de quién harán los traslados. Si son pasajeros propios o de otra aerolínea. Conocerlo, depende prácticamente de la buena voluntad del contratante o de la información obtenida por vías no oficiales. Es el caso de Dynamic International Airways.

La aerolínea, que actualmente tramita el permiso AOC para operar en Chile, transportó sólo en octubre del año pasado a 3.415 personas desde Puerto Príncipe a Santiago.

(Fuente: Dynamic Airways).

(Fuente: Dynamic Airways).

En noviembre pasado, la compañía acogida a reestructuración financiera bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, informó al mercado estadounidense que en adelante operaría sus dos Boeing 767 como empresa “chartera”.También anunció, según reprodujeron algunos sitios de noticias aeronáuticas, el cierre de un contrato con la agencia de viajes británica Swift Travel Services para operar un servicio regular entre Puerto Príncipe y Santiago hasta finales de marzo de este año, en cooperación con LAW.

En diciembre del año pasado, la aerolínea Dynamic International Airways inició ante esta DGAC, el proceso para la obtención del Certificado de Operador Aéreo, el cual se encuentra en la etapa de presentación de documentación según la normativa vigente”, respondió por escrito la entidad aeronáutica a CIPER. La solicitud ingresó el 5 de diciembre de 2017 y de conseguirla podrá volar hasta 18 veces en un año calendario.

ABUSOS LABORALES Y RACISMO

Según cifras de la PDI solo en 2017 ingresaron a Chile 111.746 haitianos. El alto número ha generado controversia, choques culturales, competencia entre inmigrantes, abusos laborales, soledad y fuertes muestras de racismo.

Sobre el rechazo de numerosos haitianos, debido al endurecimiento de las políticas de la PDI en el aeropuerto, las aerolíneas deslindan responsabilidades. El gerente de operaciones de One Airlines, Miguel Durán, dijo a CIPER: “Como empresa charter, el avión nuestro fue arrendado por Global Travel en un viaje del 4 de marzo de 2018 desde República Dominicana (…) Global Travel es la empresa responsable, ya que ellos venden los tickets”.

Durán reiteró que su firma, controlada por el empresario salmonero Claudio Fischer, “no tiene counter ni relación con los pasajeros. ONE Airlines SpA. es una empresa ‘chartera’, ciento por ciento orientada al servicio de vuelos privados”. Global Travel es una compañía de capitales peruanos, cuyo dueño es el empresario de esa nacionalidad Máximo Herrera.

La mayoría de los haitianos que llegan al país en busca de una vida mejor se han ido estableciendo en Estación Central, Quilicura, Independencia y Santiago. Todas comunas donde ya hay grupos organizados de sus compatriotas. Aunque basta revisar la prensa regional para comprobar que su presencia se extiende sobre todo a las zonas rurales. Haitianas son las manos que parten las nueces que se exportan desde los campos chilenos y en la recolección de todo tipo de frutas. Por estos días se les puede ver en la vendimia.

En el campo es sabido que trabajan como temporeros superando con creces el límite legal de 15% para la mano de obra extranjera. Por lo mismo, las organizaciones empresariales están pidiendo al nuevo gobierno levantar ese umbral, ya que faltarían trabajadores en algunas áreas (vea la nota de Pulso).

Según datos de Clapes UC, si entre 2009 y 2013 los inmigrantes representaban entre el 1,3% y el 1,4% del empleo total, en 2017 alcanzaron al 2,1%. Eso equivale a cerca de 200 mil personas.

 

Fuente: Ciper Chile