Responsabilizan al fiscal del caso Sename de proteger al gobierno y al Poder Judicial

Advierten que el fiscal, Marcos Emilfork, no investiga los egresos express, para no atacar uno de los programas “estrella” de la administración Bachelet.

Una investigación teñida de cuestionamientos y críticas en los procedimientos que se han efectuado. Así definen los querellantes en varias causas de muertes de niños que pertenecieron a la red del Servicio Nacional de Menores (Sename), lo que está ocurriendo al interior de la institución, en la que, aseguran, se está tratando de responsabilizar a los funcionarios por las muertes de los menores, tejiendo un manto de protección en favor del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, el Ministerio de Salud (Minsal) y el Poder Judicial y en esta trama el fiscal del caso Sename, Marcos Emilfork, sería la pieza clave a la hora, dicen los querellantes, de encubrir los hechos y crear un montaje para resguardar a los verdaderos responsables de los decesos ocurridos.

Recientemente, Canal 13 difundió una entrevista al fiscal Emilfork, quien refiriéndose a las indagatorias que realiza, aseguró que “ésta es una investigación de derechos humanos de los niños, niñas, adolescentes más vulnerables de nuestro país. Hemos despechado más de 700 oficios de requerimientos en el marco de esta investigación, insisto, incluye muchos casos, solamente en el caso de Lisette (Villa Poblete) llevamos más de 13 tomos”, agregando que  “hay casos de fallecimientos que fueron denunciados en su oportunidad, y que el sistema de justicia conoció y esos casos nosotros entramos a revisarlos nuevamente y hemos reabierto investigaciones para profundizarlas. Hay otro grupo de casos que nunca fueron denunciados y respecto de esos casos tenemos que reconstituir todo desde cero”.

Hay que recordar que el 12 de julio de 2016, se designó a Emilfork como fiscal especial para liderar las investigaciones por las muertes en el Sename, tarea también a cargo de la fiscal Érika Vargas. Sobre este fiscal pesan dos querellas en su contra por obstrucción a la justicia (en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago) y, otra, por falsificación de documento público (en el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago), acciones presentadas ante tribunales por el psiquiatra Rodrigo Paz,a través de la Corporación Sofini, en el marco del fallecimiento de Lisette Villa Poblete, en el CREAD Galvarino (Centro de Reparación Especializada de Administración Directa). Ambas causas, ahora, están siendo investigadas por el fiscal, Manuel Guerra y no hay ningún avance en la indagatoria.

Sobre la querella por falsificación de documento público, cabe mencionar que el 22 de junio de 2016, el Departamento de Tanatología del Servicio Médico Legal evacuó el informe de autopsia del cuerpo de Lissette Villa, documento en el que aparecía el timbre y la firma de la médico Jefa del Departamento de Tanatología del SML, la doctora María Viviana San Martín y la firma y el timbre del perito forense, el doctor René López. En el documento, se concluyó que la causa de muerte de la menor habría sido una arritmia cardíaca, debido a los fármacos que consumía y que le habían sido prescritos por los médicos que la trataban.

Sin embargo, el 29 de agosto de 2016, apareció otro informe de autopsia con una conclusión distinta, en el que ya no estaba el nombre ni la firma de la médico Jefe del Departamento de Tanatología, doctora María Viviana San Martín, pero sí el nombre del doctor René López, pero esta vez, sin su firma y lo que llama la atención para los querellantes, es que figura un nuevo nombre: el de la tanatóloga, Pamela Bórquez, sin su firma y con el timbre del Departamento de Tanatología del SML.

En el documento, se estableció que el fallecimiento de Lisette habría sido producto de la contención y asfixia de la que fue objeto al interior del recinto de protección en la que estaba internada, específicamente, debido se indica en el documento a “una asfixia mecánica con componentes de sofocación, así como de restricción de movimientos respiratorios en un contexto de una escolar en tratamiento con sertralina y carbonato de litio que, al momento de su muerte, cursaba con una miocarditis linfocitaria focal y una esteatohepatitis”.

El psiquiatra, Rodrigo Paz –quien interpuso las dos querellas en contra del fiscal Marcos Emilfork- en entrevista con EL MURO califica como “grave”, el hecho de que “habiendo presentado la querella por obstrucción a la justicia en contra del fiscal en diciembre de 2016, estemos a julio de 2017, y aún el fiscal Manuel Guerra no ha hecho ninguna diligencia para establecer un asunto muy básico: le estamos pidiendo que cite a declarar a los fiscales, Marcos Emilfork y Erika Vargas y aclaren en base a qué razón, motivo o circunstancia, decidieron ignorar el informe de autopsia del SML, con la firma de la Jefa del Departamento de Tanatología y la firma del médico que efectuó las pericias y que concluyó que Lisette falleció por una arritmia cardíaca por fármacos”.

Agrega el psiquiatra que “el fiscal, Marcos Emilfork, tiene que responder, además, por qué una vez que asumió la causa citó a una reunión al equipo del Departamento de Tanatología del Servicio Médico Legal y los sacó del caso y, en acuerdo con el médico jefe del SML, pone a la doctora Pamela Bórquez, quien nunca tuvo participación en ninguna etapa de la evaluación tanatológica del cuerpo y de los órganos de Lisette. El fiscal, Emilfork tiene que responder por qué, coincidentemente, a los pocos días de ese cambio, la doctora Bórquez emite un nuevo informe de autopsia (un mes después del primero) y sin dar ninguna explicación, en apenas media página, sin referirse al informe anterior, declara por decreto que Lissete falleció por una asfixia por compresión toráxica”.

Rodrigo Paz advierte que “lo más grave es que este segundo informe con un cambio de diagnóstico, sin ninguna justificación, lo enviaron a la fiscalía, con el nombre del doctor René Lopez (quien efectuó el primer informe de autopsia de Lisette Villa Poblete), sin su firma y él ya no era parte del equipo”.

-¿Cómo evalúa las declaraciones del fiscal, Marcos Emilfork en las que señala que el caso Sename es una investigación de derechos humanos, pero no haga referencia a las dos querellas interpuestas en su contra?

Si uno define como violación a los derechos humanos el negarle a los niños el acceso a tratamiento médico, o someterlos a un mal tratamiento, estaríamos de acuerdo con el fiscal en que las muertes del Sename son un caso de violación a los derechos humanos, pero lo que nosotros evidenciamos en la manera cómo se ha ido construyendo el caso, es que cuando él habla de violación a los derechos humanos no está hablando de negación a la salud, no habla de un Ministerio de Salud que abandona a los niños, que les da tratamiento de mala calidad. Él está hablando de muerte, de tortura, de apremios ilegítimos y le da una connotación a las muertes del Sename equivalentes a que el Sename fuera un centro de tortura y, eso, no está para nada acreditado y dudo que, jurídicamente, lo pueda acreditar.

-¿Por qué?

Incluso, en el escenario de que Lisette Villa hubiera muerto producto de los supuestos maltratos de las cuidadoras, Emilfork tendría que demostrar que lo que las cuidadoras hicieron fue torturarla y demostrar que el actuar de las cuidadoras buscaba causar dolor como un fin y, eso, es forzar los hechos. Las cuidadoras de Lisette eran inexpertas, incluso, pueden haber sido poco criteriosas, pero estoy seguro que ninguna de esas trabajadoras es una torturadora de niños como pretende instalar, falsamente, el fiscal, Marcos Emilfork y la fiscal, Erika Vargas.

-El fiscal ha señalado que el Ministerio Público sólo ve hechos, que son los hechos los que hablan y que el Ministerio Público no toma decisiones arbitrarias…

Entonces, le pregunto al fiscal, si los hechos son los que determinan las líneas de investigación, ¿por qué hizo caso omiso al único informe de autopsia válidamente emitido en el caso de Lisette Villa?, ¿por qué no se hace cargo de las declaraciones de una testigo clave como es la directora del CREAD Galvarino, quien dice que Lisette padecía de una grave patología psiquiátrica y estaba sobre medicada y que le pidió a los doctores del Hospital San Borja que disminuyeran las dosis de medicamentos, porque temía por la vida de Lisette? Es muy grave lo que está pasando.

-¿A qué se refiere, puntualmente?

Tenemos a un fiscal diciendo que es una autoridad neutral, abierta a la evidencia y resulta que le están refregando en la cara la evidencia y él insiste en forzar los hechos contra toda evidencia, interviene el SML, pone a una médico de su confianza, distorsionan y falsifican instrumentos públicos para esconder la verdad.

-¿Piensa que el fiscal, Marcos Emilfork quiere imponer la tesis de que Lisette Villa no murió producto de los medicamentos que consumía, sino por una asfixia y, de esa forma, evitar que las instituciones asuman su responsabilidad, como el propio centro de protección, el Sename y el Estado?

Tú has dicho la palabra clave, porque la responsabilidad por la muerte de Lisette es del Ministerio de Salud, tiene alguna responsabilidad el CREAD y el Sename, pero lo que se está encubriendo es la responsabilidad del Ministerio de Salud. Aquí hubo médicos que se negaron a hospitalizar a Lisette, meses antes de su muerte y si la hubieran hospitalizado y modificado su tratamiento, ella estaría viva. El Ministerio de Salud, sistemáticamente, ha negado la salud especializada a los niños.

-¿Por qué intentan excluir al Ministerio de Salud de cualquier responsabilidad en las muertes del Sename?

Hay una operación política que pretende instalar en la ciudadanía la idea de que los centros del Sename son centros de tortura, son cárceles. Eso, lo quieren hacer para justificar los egresos express, para ir cerrando masivamente los hogares. Me parece relevante lo que declaró el candidato, Sebastián Piñera de aumentar las subvenciones en el Sename de $232.200 a $400.000 y dice que es necesario abordar la sobrepoblación de los hogares. Y le pregunto a Piñera, ¿cómo va a resolver la sobrepoblación, van a seguir cerrando los hogares como en este gobierno?

-¿Qué opina de que el fiscal, Marcos Emilfork esté investigando de las 1.313 muertes sólo 252?

El fiscal Emilfork ha decidido que va a investigar aquéllas muertes ocurridas al interior del sistema residencial del Sename. Toma esa decisión, porque si investigara las muertes que están ocurriendo cuando los niños son egresados del Sename, se va a encontrar con que los niños son mal egresados, con el hecho de que egresan sin diagnóstico, sin tratamiento, sin apoyo a la familia y los niños terminan muertos por suicidio, en accidentes producto de su impulsividad no tratada, en riñas callejeras o, incluso, víctimas de sus propios familiares tanto o más enfermos que ellos y sin tratamiento. Lo que Emilfork trata de hacer, insisto, son dos cosas: instalar la idea de que los centros del Sename son centros de tortura y las cuidadoras son unas locas de patio que torturan hasta matar a los niños.

-¿Y cuál es el otro punto que, a su juicio, persigue el fiscal Emilfork?

Al negarse a investigar el 80% de las muertes que no ocurren en los hogares del Sename, sino que se producen en los programas ambulatorios, suceden cuando los niños son egresados. Si el fiscal investigara eso, pondría en cuestión toda la política de egresos express del gobierno y, eso, es lo que no quieren tocar, porque saben que los están egresando a la mala, mandándolos a la muerte, en donde sus decesos no sean visibles.

-Cuando un menor egresa de un hogar, el Sename y el Poder Judicial siguen siendo responsables…

Absolutamente. Los Tribunales de Familia tienen, al menos, un año para seguir a esos niños en el proceso de pre egreso, egreso inmediato y post egreso, por lo tanto, el gobierno, el Estado de Chile no va a poder decir que se lavan las manos, como es lo que pretende el Ministerio Público que sí pase. Si hablamos de prevenir muertes tenemos que hacer visible que la causa de muerte de los niños del Sename es la negación de atención de salud por parte del Minsal y el programa de egresos express para deshacerse de este stock como le llaman. Los 247 hogares que, hoy día existen, todos dependen del Sename, ya sea, de administración directa e indirecta.

-Pero, ¿el gobierno sigue siendo responsable de estos menores una vez que los  egresan de las residencias?

Por supuesto. El Tribunal de Familia sigue estando a cargo de los niños. Una cosa es que el Sename diga que egresó a determinada cantidad de menores, pero el RUT de ese niño sigue estando en un Tribunal de Familia. Esos niños siguen siendo causa de protección, siguen siendo causa de vulneraciones de derecho en tribunales de familia. El único poder del Estado que no puede lavarse las manos con esos niños, aunque quiera, es el Poder Judicial. Estas muertes estaban ocultas, porque el Poder Judicial no quería que se hicieran evidente y han pretendido lavarse las manos.

-¿Cuál es la responsabilidad concreta del Poder Judicial?

La responsabilidad del Poder Judicial pasa, porque los niños ingresan al Sename por orden judicial y egresan con el visto bueno del Poder Judicial. Si hay un organismo del Estado que no tiene manera de desentenderse del tema es el Poder Judicial. ¿A quién protege Emilfork? Emilfork protege al gobierno, haciendo una especie de reducción de daño, circunscribiendo todos los hechos a responsabilidades de funcionarios individuales del Sename o algún grado de negligencia administrativa de los directivos del Sename, exculpando al gobierno, al Ministerio de Salud. Blinda al gobierno en su política pública, como los egresos express, que causan muerte y, por cierto, Marcos Emilfork está blindando al Poder Judicial.

-Usted ha planteado que en 2016 hubo 3.000 egresos sin destino conocido, ¿qué ha pasado con esos niños?

No sabemos. Si el fiscal Emilfork estuviera haciendo bien su trabajo, estaría pidiendo los RUT de todos esos menores egresados a la mala para averiguar en el Registro Civil si están vivos o muertos. Cuando se haga ese trabajo, la cifra de muertos va a ascender al doble o al triple de la que hoy día tenemos.

-¿Qué hay, al final de cuenta, detrás de la actuación del Ministerio Público?

Hay un montaje de principio a fin. Hay un montaje cuando se niega Emilfork a investigar el total de las muertes, hay un montaje cuando, forzando todos los hechos, quiere imponer la figura de la tortura y el maltrato como causa de las muertes. El fiscal, Marcos Emilfork está actuando como un operador político (menciona al fiscal, Manuel Guerra y a la directora del Sename, la ex fiscal, Solange Huerta), que protege a Javiera Blanco y a Michelle Bachelet, porque si hicieran bien su pega, tendríamos desfilando ante el Ministerio Público a directores de hospitales, a directores de servicios de urgencia, a jefes de servicio del Ministerio de Salud y nada de eso está pasando.

-Según Emilfork, tras la muerte de la menor Lisette Villa Poblete se habrían registrado nuevas situaciones de maltrato en el CREAD Galvarino, recinto en el que falleció esta niña.

Dijo que habrían seguido las torturas, los apremios ilegítimos. Después de la muerte de Lisette lo único que siguió es una clínica psiquiátrica ilegal, el CREAD Galvarino ni siquiera tenía resolución sanitaria, estaba operando, en la práctica, como una clínica psiquiátrica ilegal y siguen operando así. Lo que va a tratar de hacer Emilfork con estos nuevos funcionarios de trato directo que va a tratar de formalizar es establecer la falsedad brutal de que la desesperación por tratar de contener a pacientes psiquiátricos graves son torturas. Te aseguro que ningún juez con un mínimo de decencia va a aceptar semejante falacia.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO