Sename: 54% de los niños muertos eran discapacitados

Ahorcamientos, paro cardiorrespiratorio, asfixias, accidentes, muerte súbita, shock séptico y multiorgánico, causa indeterminada.

Esas son las causas en común que tienen los 210 niños y adolescentes que murieron mientras estaban a cargo del Servicio Nacional de Menores (Sename), entre el 2005 y el 2016.

Según informa El Mercurio (que elaboró un listado con los nombres, edades y motivos de los decesos) la mayoría de los fallecidos -un 54,8%- eran discapacitados y fallecieron por paros cardiorrespiratorios o schock séptico, mientras que en 10 casos, la causa permanece “en estudio o indeterminada”.

Por otra parte, hay 64 casos de insuficiencia respiratoria y 16 muertes por asfixia -en cuyos casos es más posible deducir alguna negligencia.

Paula Catalina, una de las víctimas, figura como “la número 5” bajo el título “asfixias”. Nació en una casa y su madre nunca regularizó su situación, de modo que ni siquiera figura en el Registro Civil. Tiempo después, fue derivada al Tribunal de Familia, donde había una mujer que decía que la guagua se la había entregado un matrimonio en Santiago, pero finalmente se supo que ella era la madre y que se lo escondía a su familia. Todo esto salió a la luz el domingo 7 de octubre de 2012, cuando fue encontrada muerta en un Centro de la Asociación Cristiana de Jóvenes de la red del Sename, al que había entrado cuando tenía un mes.

Se encontraba sobre un colchón y con una frazada que cubría su rostro.

La encargada del centro fue formalizada, al igual que dos cuidadoras, por cuasi delito de homicidio. En la investigación del fiscal Ramón Espinoza se confirmó que la guagua murió asfixiada con la frazada, es decir, por falta de cuidado. Dos años después, se acordó la suspensión condicional del procedimiento, debido a que las imputadas admitieron “su error” y aceptaron la condición de mantenerse alejadas del trabajo relacionado con niños, por un período de tres años.

Otro caso es el de Marisel, que figura en la categoría “Causa indeterminada”. Ella murió el 4 de junio del año pasado. Sus padres, que no la visitaban, tampoco acudieron a su funeral.

Ella fue derivada desde el programa CREAD Alborada de Temuco al centro residencial Las Camelias, de la Fundación Coanil el año 2012, debido a que el centro de origen no tenía las condiciones necesarias para cuidarla, ya que la niña presentaba discapacidad intelectual y trastorno conductual severos.

Según Conil, no hubo antecedentes que alertaran de su deceso, porque la niña “había pasado una buena noche e incluso había participado con normalidad del desayuno de ese día”, comentaron.

Al no existir certeza sobre la causa de su muerte, fue derivada al Servicio Médico Legal. “A la fecha, pese a la concurrencia del Hogar Las Camelias para solicitar el informe de autopsia, aún no es posible conocer la causa de su deceso”, dicen en el hogar.