3 efectos prácticos de los casos Penta, Caval y SQM en el bolsillo de los chilenos

Spread the love

conversacion-723x3501-En Chile mueren dos mil personas al año por cáncer al pulmón. El tratamiento de cada casocuesta 16 millones de pesos. Para costearlo, las familias que no tienen respaldo económico ni ahorros suficientes –o sea, casi todas-, deben aplanar todas las veredas de sus villas vendiendo completos, invitando a bingos bailables, consiguiéndose músicos que animen un plato único. Sudor, pena y miseria mientras el Estado se hace el ciego y el sordo.


La corrupción no es simbólica, tiene efectos concretos en la vida de todos los chilenos.

Pero ese mismo Estado, impertérrito mientras las cabezas de los enfermos se van quedando calvas y lxs esposxs e hijos van cayendo a la pobreza, sí permite que candidatos a cargos públicos que ofrecen el cielo y la tierra para mejorar nuestra salud financien sus mensajes en palomas y letreros LED con platas inexistentes, con desfalco al Fisco, con robo a los impuestos que pagamos en el kilo de pan. Qué no darían esas dos mil familias que hoy yacen moribundas en camas que sólo esperan la extremaunción por haber contado con alguno de los 112 millones truchos de SQM que, según testimonio de la contadora DC de la empresa Asesores en Gestión integral Limitada, financiaron la campaña de Eduardo Frei  en 2009. 16 son las familias que se hubieran ahorrado la casi mendicidad para costear el tratamiento del cáncer si esos recursos presuntamente robados al Estado hubieran sido destinados al arrebatado derecho social de la salud.

2-Al año, Chile gasta 900 mil pesos en la educación parvularia de un niño. El promedio de la Ocde es casi el triple, empinándose a 2 millones 600 mil pesos. Si juntamos los 262 millones que sumaron fraudulentamente desde Penta Laurence Golborne, Jovino Novoa, Ena Bon Vaer, Iván Moreira y Pablo Zalaquett tenemos exactamente el financiamiento de primer nivel mundial para 100 niños que; al contrario, terminan siendo atendidos en los pasillos de los consultorios que forman la base al sistema público de salud que da vida al fundamento político de la UDI. Son 100 niños a los que estos mismos sátrapas reparten llaveritos y calendarios en campaña, en el corazón de la pobreza de poblaciones que con 262 millones construirían cinco multicanchas o diez sedes vecinales.

3-También en Chile, faltan 3.800 médicos especialistas en las áreas de medicina interna, cirugía, pediatría, anestesia, medicina familiar, cardiología, gastroenterología y neonatología. Formar un médico en la Universidad de Chile cuesta 5 millones de pesos al año. Con los 4.340 millones entregados por Soquimich a 172 contribuyentes -investigados por el presunto delito de no acreditar trabajo efectivamente realizado-, se podrían financiar 860 futuros doctores por un año. Que lo sepan algunos de los investigados: los hijos de los parlamentarios DC Roberto León y Jorge Pizarro;  Milton Lee Guerrero, militante histórico socialista, ex tesorero del PS;  el embajador en Paraguay, Alejandro Bahamondes; el director del Sernageomin, Rodrigo Álvarez y el funcionario del ministerio Secretaría General de la Presidencia, Juan Marcos Moreno.

Pero si sumamos los 2.500 millones  ganados por Natalia Compagnon y Sebastián Dávalos en un extraño préstamo otorgado por Andrónico Luksic a un terreno que debía cambiar de uso de suelo en beneficio del hijo de una Presidenta que debería asumir en una par de meses, tenemos 500 médicos más. Es decir, sólo entre lo ganado por los amigos de Soquimich y la duplita de Caval tenemos un año de formación para 1.360 médicos en la Universidad de Chile, más de un tercio de los requeridos por un país que se cree desarrollado pero que todos los años enfrentamarchas en regiones como Aysén, Calama o Tocopilla por la carencia de personal especializado que pueda atender a los miles que requieren la presencia del Estado garantizando derechos consagrados por Constitución.

Ni más ni menos, eso es lo que hasta ahora nos sacaron del bolsillo para potenciar sin asco la vergüenza de sobrevivir en el silencio. La corrupción no es simbólica, tiene efectos concretos en la vida de todos los chilenos.