¡Absolutamente chato!

Spread the love

maxresdefault-723x364Ver que algunos ideólogos de derecha hayan empezado a bloquear la posibilidad de comenzar a impartir educación cívica me produce el mismo asco que las ideas de algunos iluminados de la izquierda que no saben diferenciar la cívica con la historia.


Si sigo en política y militando en Renovación Nacional, es porque creo que sólo luchando desde dentro, con ideas frescas y testículos de acero, se puede llegar a producir un cambio, con optimismo y sin desesperanza aprendida.

¿Qué cresta tiene que pasar para que se den cuenta de que Chile merece más?

Estaba terminando una columna sobre Vlado Mirosevic cuando un twit me desconcentró y desconcertó, mientras alguien recalcaba la importancia de hablar de Allende y Marín, otro decía que la cívica era una forma de propaganda que debemos prohibir.

Seamos claros, como dice un amigo que pasa retándome, el control del Estado debe volver a manos del pueblo, pero para que ello ocurra, el pueblo debe ser educado y entender que hay una gran responsabilidad detrás de eso. Ciertamente no creo en el estatismo, mi lógica está centrada en la regulación, en resumidas cuentas creo que aquel que ostente el poder, debe entender que cualquier dolo tiene consecuencias terribles, por tanto, sólo el honesto podría sentirse cómodo con él.

Ahora bien, soy solo un voto, por lo que parto de la aceptación del voto popular, por lo mismo no estoy ni contento ni triste con el cambio de gabinete, Chile decidió que Michelle Bachelet fuera nuevamente Presidenta y ella verá que legado quiere dejar.

Pero en la derecha, en aquella que milito, la arrogancia no se detiene, mientras se pierde el tiempo vanagloriando a un par de rubias psiquiátricas, un sabelotodo alemanizado que no tiene idea lo que significa vulnerabilidad y un Gandalf con sobrepeso que sonreía al lado de Pinochet. No logro comprender cómo se puede seguir pensando que los MBA dan la razón, sin darse el tiempo de abrir los ojos y recordar que desde la dictadura, solo hemos tenido cuatro años a cargo del gobierno (gracias a que competimos con la opción más penca, que además fue afectado por el ímpetu de un verborreico)

Pues bien, los militantes de la izquierda no lo hacen nada de mal viviendo felices en su sopor cívico, ayer observaba cómo el Movilh (a quienes apoyo y respeto con todo) se decepcionaban de la alcaldesa de Santiago, en el norte 1 de 7 votaría por el profanador de cunas y así… suma y sigue, es más, respecto a la orgullosa de trabajar en la oficina de Allende…. no entendió nunca que trabajaba en la oficina de los chilenos.. todo por mantener los ojos cerrados.

Si la Presidenta decide moderarse o subirse a la retroexcavadora, solo ejerce la autoridad que le  confirió el voto popular, pero es labor de nosotros abrir los ojos y no pedirle peras al olmo.

Prometí que sería constructivo, por eso no voy a atacarla en su ejercicio, además, no ver a Francisco Vidal en el nuevo ministerio fue un regalo.

¡¡Pero estoy sencilla y llanamente chato de la derecha amante de Tantaucoman!!

¡¡Aprendamos a hacer malditos puentes por el bien de Chile!!!

Si el gobierno quiere hacer una reforma educacional y terminar con los particular subvencionados, pidamos que inviertan en infraestructura y calidad docente, para evitar que la plata que no gastamos en mensualidad no la utilicemos en psicoterapia (independiente que me convenga como psicólogo)

Si el gobierno quiere legalizar el aborto, pidamos y contribuyamos a mejorar la educación sexual, para que ésta no sea una opción, sino una alternativa de emergencia.

Si el gobierno quiere legalizar el consumo de marihuana…. no hagamos nada (jajajaja), en serio, busquemos que el uso médico o recreacional no interfiera en lo laboral, nada más.

Si el gobierno crea una reforma tributaria, bueno, ya lo hizo…. subamos el royalty minero e incorporemos impuestos a los dueños de Chile, para que tengamos suficientes recursos para mejorar escuelas, hospitales y todo lo demás.

Finalmente, si queremos limpiar la política….. se debe hacer algo retroactivo, que la reelección sea regulada (independiente el cargo) no seamos zorros y después de ser diputados seguimos de senadores y si entremedio somos ministros volvemos a cero.

Y obviamente… si nos pillan boleteando: ¡Pa la casa, o Pa la cana!

Estoy sencillamente chato, porque parece que pensar en los demás siempre viene después de pensar en la cuenta corriente y eso no corresponde, porque justamente lo que enseña la cívica es que la política surge y se debe al bienestar colectivo.

Y finalmente diré lo siguiente… si sigo en política y militando en Renovación Nacional, es porque creo que sólo luchando desde dentro, con ideas frescas y testículos de acero, se puede llegar a producir un cambio, con optimismo y sin desesperanza aprendida.