Auditar al Registro Civil

Spread the love

9135395461_fa8ce22bc9_c-723x364El sorteo de navidad de la Polla Chilena de Beneficencia, que repartió premios de 10 millones de pesos a cada uno de diez beneficiados, mostró que donde quiera que se hurgue, Chile sale reprobado.


En Chile nada puede auditarse, ni los Rut que están llamados a legitimar al ciudadano y, con ello, el sistema político, los bonos, las pensiones, los sueldos, Fonasa y mil otras vertientes por donde escurre, sin parar, el dinero de todos los chilenos.

En efecto, se intentó premiar un Rut cada día en diez sesiones en las que participaron representantes de la Polla y del Registro Civil, lo que permitió verificar la validez de los Rut que iban saliendo. En un mismo día, dos Rut resultaron “no válidos”: el 9.897.984 y el 3.788.293

En días siguientes, el Rut 1.798.067 dio la sorpresa, pues corresponde a una persona de mas de 130 años, lo que se contradice con el hecho de que el título de hombre más longevo de Chile lo detenta Celino Villanueva Jaramillo, C.I. 3.756.428-1, de 119 años.

Otro RUT sorteado fue el 2.102.227, del cual se afirmó que “no posee registro de circunscripción, por lo que se desconoce de qué ciudad es”, sin considerar que también corresponde a una persona de más de 120 años.

¿Cuatro RUT anómalos en diez intentos? ¿Y nadie dice nada?, ¿Tendrán estas anomalías algo que ver con los partidos políticos?, ¿Será que militantes de los partidos tradicionales son gente de cientos de años que jamás morirán porque el partido terminaría con ellos?

Ante hechos tan excepcionales, todos miran a un lado porque los que mandan saben que en Chile nada puede auditarse: ni la Junaeb, ni el litio extraído por Soquimich, ni el cobre, el molibdeno, el oro y la plata que van en cada tonelada de “concentrado de cobre”que sale por nuestros puertos, ni las inversiones de las AFP, ni los créditos que financian Costanera Norte, elefante blanco que cada tarde arroja una sombra interminable sobre la banca local, ni los cuantiosos “goodwill” que declaran los reyes del retail y las farmacias para mostrar un balance atractivo, ni los Rut, que están llamados a legitimar al ciudadano y, con ello, el sistema político, los bonos, las pensiones, los sueldos, Fonasa y mil otras vertientes por donde escurre, sin parar, el dinero de todos los chilenos.