Basura electrónica, recomendaciones para reciclarla correctamente

Spread the love

La preocupación por el medio ambiente es un tema que está cobrando gran relevancia a nivel social en las últimas décadas. Cuidar nuestro entorno y protegerlo de las agresiones del ser humano se está convirtiendo en una prioridad para gobernantes y empresarios que están comenzando a tomar medidas al respecto a nivel institucional y también administrativo.

La concienciación social, por tanto, ha sido también un aspecto importante dentro de las campañas internacionales con el fin de conseguir que, de manera individual, cada persona y cada familia aporte su granito de arena a la gran causa del cambio a una conciencia más eco.

En este tipo de acciones, la gestión de los residuos, tanto de nuestro hogar como a nivel industrial es crucial, ya que incide una manera directa en el cuidado de nuestro entorno. Orgánicos, plástico, papel, vidrio… Reciclar nuestros desechos de manera adecuada ayuda a que el daño al medio ambiente sea el menor posible y, aunque la información es cada vez más abundante, existe un tipo de despojos cuyo procedimiento de desecho no parece tan claro. Se trata de la basura electrónica.

Los datos son escalofriantes. En uno de los últimos informes emitidos por Naciones Unidas (año 2017), se alertaba de que los aparatos electrónicos desechados habían generado casi 45 millones de toneladas de residuos. Una cifra que, a este ritmo, superará los 50 millones en 2021 según firma el mismo informe.

Siguiendo las recomendaciones de los expertos, parece claro que es de vital importancia la manera en la que gestionamos este tipo de residuos en nuestro día a día.

Sin embargo, llevar a cabo esta tarea no es tan sencillo como lo hacemos con el plástico  o el cartón, cuyos contenedores son mucho más visibles y es por eso que la basura de este tipo sigue teniendo, en un alto porcentaje, un paradero desconocido cuando ya no se utilizan.