Becando a la elite, a propósito de educación superior y Becas Chile

Spread the love

Impresiona lo que ocurre con los mecanismos que ofrece el país para becar estudios de especialización en el extranjero. Según toda la información que está disponible en cuanto a la asignación de una beca para estudiar magister, se observa que al sumar la cantidad de becados entre los años 2009 y 2014 tenemos que dé un poco más de 3000 beneficiados casi el 60% corresponde a alumnos de la Universidad de Chile y Pontificia Universidad Católica, siendo esta última la de mayor porcentaje de asignación. Adicionalmente lo que también produce sorpresa es que la procedencia de los favorecidos en su formación de enseñanza media, tenemos que coincidentemente un 61% de ellos estudiaron en un establecimiento de educación particular pagada. Ahora bien, es muy sabido o está sobre escrito que parte del panorama de educación superior que tenemos representa tristemente una segregación horrorosa.

Prueba de ello, es que para acceder a una educación de “calidad” o a una catalogada buena universidad como las antes mencionadas, se tiene que superar la verdadera barrera que significa la P.S.U. que no es más que un instrumento que valora el nivel de conocimiento acumulado que se tiene durante toda la enseñanza media. Es evidente que quienes logran sortear de buena manera esta prueba, en su mayoría son estudiantes que provienen de colegios particulares pagados.

Cuando hablamos de una institución de educación pagada en enseñanza media hablamos de entre 150 mil a 300 mil pesos mensuales o inclusive más. Resulta evidente también que quienes pueden acceder a este tipo de educación son aquellos que están catalogados en el quintil V de ingreso del país. Sólo por mencionar otro dato, si tomamos los alumnos ingresados a la Pontificia Universidad Católica entre los mismos años de 2009 y 2014 tenemos que en promedio cerca de un 73% proviene del quintil V y que sumados los quintiles más pobres, esto es, I y II sólo llegan a cerca de un 11%.

La contradicción inmediata que se produce ahora es que según lo que ha declarado el propio rector Sánchez de la PUC que pelea los recursos de los mejores puntajes de la PSU (AFI) y que como muchos otros han declarado que están en contra de la gratuidad en educación porque no se puede financiar la educación a aquellos que están en condiciones de pagar, por ejemplo, gente del quintil V ¿Qué pasa entonces con una beca tan importante como becas Chile, destinada a profundización del conocimiento y en donde la universidad que representa tiene la mayor tasa de estudiantes que se la adjudican? ¿Qué ocurre con el discurso anti gratuidad, o qué sería lo que tanto cambia?

Becas Chile en su amplia mayoría no puede seguir financiando a la elite, debe tener un rol o cautelar como dice uno de sus propios principios; la ecuanimidad, porque a mi juicio no lo está cumpliendo, quedando más bien la amarga sensación que está construida mayormente para un solo sector de la población.

El sistema Becas Chile es una competencia abierta que fija sus filtros o requerimientos. Hay dos elementos que en el caso de becas de magister al extranjero cobran importancia. Según sus bases, se otorga un puntaje no menor a la procedencia de la universidad de pregrado de donde viene el postulante y además un puntaje importante hacia la universidad o programa que escoge como destino el postulante. La mayor acreditación entre las universidades Chilenas está la PUC y la U de Chile abaladas también en los rankings internacionales.
Asimismo, entre las mejores universidades y programas están las del extranjero de otros continentes que, evidentemente, requieren que las barreras idiomáticas estén plenamente superadas. ¿Cuáles estudiantes de pregrado dominan más de un idioma al terminar su carrera? Aquellos aspectos descritos anteriormente tienen un peso decisivo para la ponderación de la asignación. Sin más, en su página web becas Chile dice: “…programa dependiente del Ministerio de Educación que tiene como finalidad insertar a nuestro país en la sociedad del conocimiento…” a lo que agrega “Para cumplir este objetivo BECAS CHILE financia estudios en el extranjero en el ámbito profesional y técnico, en el marco de una política de largo plazo que promueve el aumento de oportunidades de formación…” La pregunta – no presente – es, ¿Para quiénes está construida?

Según la RAE, beca significa;” Subvención para realizar estudios o investigaciones” Esta política pública de nuestro país ¿a quién está ayudando? Pareciera ser que queda la sensación que estamos ayudando a aquellos que han tenido siempre la mayor cantidad de oportunidades y que pudiese ser que en el fondo más de alguno verdaderamente no la necesita. Y al contrario de ello, qué pasa con aquellos que luchan toda una vida para ser buenos profesionales y sueñan con especializarse. Porque no se hace simplemente el acto de democratizar de verdad el conocimiento y por último contar con un porcentaje – paradójicamente – de becas de estos 300 al año que quedan seleccionados para así lograr que aquellos que no han tenido tanta suerte en la vida de nacer en algún lugar determinado puedan realizar y concretar sus aspiraciones con ayuda del Estado. Becas Chile en su amplia mayoría no puede seguir financiando a la elite, debe tener un rol o cautelar como dice uno de sus propios principios; la ecuanimidad, porque a mi juicio no lo está cumpliendo, quedando más bien la amarga sensación que está construida mayormente para un solo sector de la población.