Bombas en Santiago: Algo huele muy mal.

Spread the love

Bombas en Santiago: Algo huele muy mal.
(Lea con mucha atención)
Durante el último mes se presentaron varios ‘atentados’ en Santiago. El más mediático afectó al Metro de Santiago (en un vagón vacío y al final del túnel).
A pesar que el Metro de Santiago cuenta con una infinidad de cámaras, organismos de inteligencia, a través de la prensa presentaron una foto del supuesto ‘terrorista’.
Con lo que no contaban; el ‘acusado’ se presentó solito a los tribunales. Al comprobarse que se trataba de un honesto trabajador de la construcción y que nada tenía que ver con el atentado, quedó libre de todo cargo y sospecha.
El otro ‘atentado’ mediático se concretó en contra de la Iglesia Santa Ana. Lo que me llamó la atención fueron los panfletos dejados en el lugar, los que solicitaban la liberación de los dos chilenos detenidos en España ( acusados de atentar contra la Basílica de Zaragoza) los mismos que en Chile quedaron absueltos en el Caso Bombas. ¿tiene sentido por un lado declararse inocentes de atentados terroristas, y por otro, un grupo chileno confirme que están vinculados a grupos terroristas? permítanme decirle que no tiene ningún sentido.

bombametrolos-dominicos_105749
Otro caso se dio a pocos metros de un jardín infantil en Santiago. En este lugar, el GOPE desactivó un artefacto que contenía un cilindro con gas butano y un sistema de relojería. Lo curioso que un grupo de corte anarquista reconocíó que eran los que fabricaron el artefacto, pero negaban que lo hubieran dejado a metros de un jardín, como así se puede leer en la página web «es.contrainfo.espiv.net»: «El artefacto fue colocado a más de cinco cuadras en las puertas de otro símbolo del principio de Autoridad, lamentablemente por problemas en el sistema de relojería no se activó y desconocemos que estúpido curioso trasladó el bolso con el artefacto hasta el lugar donde fue desactivado».

También se efectuaron ataques incendiarios contra cinco vehículos en Santiago y Viña del Mar, donde aparecieron panfletos firmados por el un grupo ‘revolucionario’ que odia todo tipo de medio de transportes, denominado “Enjambre Vandálico de Niños Bichos”. Sí, lee bien, se autodenominaron «Niños Bichos». ¿qué mierda es eso?
Una vez expuesto los ‘atentados terroristas’ y creada la necesidad, vamos a los datos y a hechos.
Hoy, 5 de agosto, el ministro Peñailillo en el marco de su participación en el seminario organizado por la Comisión Especial de Seguridad Ciudadana del Senado,, afirmó que se “requiere que los organismos de inteligencia tengan mejores atribuciones” agregando, en el contexto de los últimos atentados: “como Gobierno no escatimaremos ningún recurso para dar con los responsables y sancionarlos”.

Sospechosos-Policia-Bombas-Metro
Otro dato no menor es lo publicado en febrero 2014 por La Tercera. En la nota explican que al actual subsecretario del interior, Mahmud Aleuy, se le encomendó elaborar un catastro con los principales conflictos que deberá enfrentar el gobierno de Bachelet.
Aleuy, concluyó en el informe que, era necesario un » fortalecimiento del sistema de inteligencia dependiente de Interior para anticipar conflictos».

Pero sin dudas, lo que más llama la atención, y que ha revelado el medio VerdadAhora.cl, es un proyecto que el equipo más cercano de Bachelet ha mantenido en secreto por meses: la creación de un nuevo organismo de inteligencia dependiente del Ministerio del Interior y la inyección de 30 millones de dólares para la compra de nuevos equipos de vigilancia electrónica. Información publicada por el medio español infodefensa.com, en febrero.
En concreto: por un lado tenemos atentados reales (que no sabemos quién xuxa son los hueones cagados de la cabeza), los que no han ocasionado ningún tipo daño físico a persona y que en la práctica no ha atemorizado a la población , versus, unas ganas locas de fortalecer a los organismos de inteligencia con recursos frescos.
todo esto me hace pensar que algo huele muy, pero muy mal.

A_UNO_422719-900x535