CDE pone el foco sobre Ernesto Silva y pide investigar su relación con ex contador de Penta

Spread the love

A_UNO_491111_ee164-230x230Ayer, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) presentó una querella acusando de soborno a Hugo Bravo y Marcos Castro, ex gerente y ex contador del grupo Penta, respectivamente. Según el texto ambos ejecutivos tenían un acuerdo con dos funcionarios del Servicio de Impuestos Internos (SII), Iván Álvarez y Juan Martínez, para modificar de manera irregular sus declaraciones tributarias, para rebajar su base imponible.

La querella precisa que Castro y Bravo “consintieron en dar y pagar importantes sumas de dineros a Álvarez y Martínez”, según consigna Diario Financiero. Ambos funcionarios eran los encargados de fiscalizar al conglomerado, “con el fin de que los funcionarios públicos intervinieran y favorecieran la realización de trámites tributarios y observaciones efectuadas a las declaraciones, ya sea apurando dichas gestiones o bien participando directamente en la rectificación de las mismas, con evidente infracción a los deberes de su cargo”, agrega la denuncia.

Pero el CDE también se detiene en las “personas naturales” a quienes Iván Álvarez les “veía” sus asuntos tributarios. Entre ellos, la querella menciona la declaración ante el fiscal de Marcos Castro, quien aseguró “haberle llevado su contabilidad como un asunto particular” a Ernesto Silva Bafalluy, ya fallecido, padre de Ernesto Silva Méndez, actual presidente de la UDI.

Respecto del también diputado, el CDE establece que “deberá ser materia de investigación los motivos por los cuales la presentación de declaración de sus impuestos aparece medida por gestiones que realizan ejecutivos de Penta [en relación a Marcos Castro] con el funcionario del SII querellado”.

En efecto, frente al fiscal Carlos Gajardo, el ex gerente de contabilidad de Penta, Marcos Castro, declaró que desde 1993 se encargaba de los asuntos tributarios de Ernesto Silva Bafalluy y las sociedades en las que participa su familia. Según los antecedentes que constan en el proceso, en el modus operandide la red creada para evadir impuestos se establece que Marcos Castro enviaba listados de sociedades, para ajustar su situación tributaria, al martillero Jorge Valdivia, fallecido, quien se los hacía llegar a Iván Álvarez, fiscalizador del SII. En uno de esos listados se incluye la sociedad Inversiones y Asesorías Nyrvana, en la que participa Ernesto Silva.