Chao a las AFP

©-LGO-8104Luego de una de las más grandes movilizaciones realizadas en Chile exigiendo el término inmediato de las AFP, dos economistas expertos en la materia, Andrés Solimano y Manuel Riesco explican el sistema pensiones que hoy tenemos y que significa terminar con éste para pasar a un nuevo sistema nacional único de pensiones.

Manuel Riesco: “Un sistema de reparto significa que el dinero que se recauda, se utiliza para pagar las pensiones, no hay especulación financiera”. Andrés Solimano: “Las AFP es un sistema que está en crisis, porque teniendo recursos, paga pensiones muy bajas a la población, dejándola desprotegida”.

Dos destacados economistas, Andrés Solimano y Manuel Riesco, escarban de manera sintética en la crisis que cruza al sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y, en lo central, establecen que éstas no sirven para entregar pensiones adecuadas a los jubilados pero sí generan utilidades a grupos financieros, y argumentan sobre la viabilidad y necesidad de que en Chile se instale un sistema de reparto solidario para cumplir con un derecho social de quienes llegan a la edad de retiro laboral.

Andrés Solimano sostuvo que “el sistema de las AFP, la privatización de la seguridad social, fue un experimento que empezó en Chile en 1981 y que fue casi inédito en el mundo, se ha mantenido durante tres décadas y a pesar de tener recursos de gente que transfiere mensualmente su dinero en cotización, entrega pensiones que en promedio no exceden los 200 mil pesos”.

Añadió que “cerca del 80 por ciento de los pensionados, incluyendo el aporte solidario, reciben menos del salario mínimo”, lo cual explicita que el de las AFP “es un sistema que ya está en crisis, porque teniendo discursos, paga pensiones muy bajas a la población, dejándola desprotegida, incluso después de haberse creado la pensión básica solidaria”.

El especialista afirmó que “el sistema no tiene una solidaridad intergeneracional, no cumple los principios de universalidad de las pensiones, no cumple el principio de igualdad de género, y en general el sistema está haciendo aguas”.

En conversación con panelistas del programa “De domingo a domingo, sin restricción”, de radio Nuevo Mundo, el economista manifestó que “hay que replantearse los objetivos de la seguridad social: debemos tener un sistema de protección social que haga frente a distintas contingencias que enfrenta una persona, por ejemplo, al quedar desempleada, cuando la gente se enferma, la vejez, o sea, cuando no puede o no quiere seguir trabajando”. Indicó que “la gente no puede ser abandonada a su suerte, eso debiera ser el primer planteamiento en un país como Chile que ya cuenta con un ingreso por habitante de 24 mil dólares per cápita, que es un país miembro del club de países ricos (OCDE)” y puntualizó que “aun cuando no somos un país desarrollado, no se puede pretender no tener un sistema genuino de seguridad social”.

Tasas de ganancias del 25%

Andrés Solimano resumió un diagnóstico oscuro: “Las tasas de ganancia que tienen las AFP desde el 2004 al 2013, son del orden del 25 por ciento, incluso subieron después de las reformas del 2008, que creó el pilar solidario, pero no tocó el sistema de AFP.

Esas tasas se elevaron y llegaron a un 29 por ciento, eso se adquiere con el cobro de las comisiones y eso ocurre porque son casi un monopolio, hay seis compañías, de ellas cuatro grandes. Pero esas ganancias no se traspasan a las pensiones, la igualdad no funciona, el sistema está hecho para que no se llegue a eso”.

Sobre supuestos beneficios del modelo privado, el especialista expresó que “la capitalización

individual solo funcionaría para el 15 por ciento de la población, aquellos que tienen rentas altas, sin lagunas, estabilidad laboral, para ellos podría funcionar, como cualquier esquema de ahorro, pero el gran error del modelo chileno fue haberlo introducido para toda la población, y al mismo tiempo ese fue el gran negocio”.

En el mundo funciona sistema de reparto

Economistas y parlamentarios defensores de las AFP aseguran que el sistema de reparto ya no se usa o es negativo. Solimano, en contrasentido, afirmó que “el 80 o 90 por ciento de los sistemas de pensiones del mundo tienen una fuerte presencia del Estado con sistemas de repartos” y explicó que “a pesar de las variables demográficas, que la gente tenga más expectativas de vida o que caigan las tasas de natalidad, ninguna economía capitalista desarrollada, madura, ha abandonado el sistema de reparto, ni Francia, ni Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá, Reino Unido, etc.

Ellos han hecho cambios en el sistema de reparto, pero no han descartado el sistema, ni lo han privatizado”.

El experto agregó que “algunos países latinoamericanos intentaron copiar nuestro sistema, por ejemplo Argentina creó las AFJP, pero las abandonó en 2010 y otros países latinoamericanos y en Europa del este -aunque varios lo dejaron- tienen sistemas privados, pero no tan extremos como el chileno”.

El presidente del Centro Internacional de Globalización y de Desarrollo, dijo que “la tendencia en el mundo es al revés de lo que se escucha en la prensa chilena, donde dicen que todos los sistemas del mundo estaban quebrados salvo el chileno, siendo que es todo lo contrario contrario”.

Precisó que “lo de Chile es una anomalía internacional, el sistema que tenemos es un caso especial en el mundo”.

Sobre aquellos que dicen que no hay dinero para mejorar el sistema, Solimano sostuvo que “el sistema tal como funciona genera excedentes, porque la cantidad de dinero que ingresa a las AFP es mayor a los pagos de pensiones, entonces, si el sistema se redirigiera a una caja o un fondo público, incluso sin subir las cotizaciones, habría dinero para pagar pensiones y sobraría un excedente, lo que pasa es que no iría a las AFP o a financiar el mercado de capitales”.

El economista indicó en radio Nuevo Mundo que “el dinero de las AFP está invertido en empresas grandes y bancos, además, se exporta mucho dinero, se va fuera de Chile, lo cual es una locura, porque se dice que no hay plata, que el Fisco no tiene plata para financiar mejoría de pensiones, pero al mismo tiempo el sistema privado actual invierte casi 50 mil millones de dólares en el exterior, entonces, no es que no haya plata, plata hay, pero está muy mal distribuida, con prioridades equivocadas”.

Con AFP “no hay muchas soluciones”

Andrés Solimano fue categórico: “Dentro del sistema actual no hay muchas soluciones, hay que replantearse un cambio, un reemplazo del sistema”.

Y aportó viabilidades. “Para tratar de mejorar el modelo –dijo aplicaría primero una reforma de corto plazo, tratando de que suban las pensiones más bajas, un ajuste del nivel de las pensiones del pilar solidario, eso no requiere una estructura sino que es una decisión administrativa del gobierno”, pero advirtió que quizá “saldría el Ministerio de Hacienda diciendo que no hay plata”.

El economista planteó que “en algo más de fondo, en el diseño de un nuevo sistema, yo creo que un sistema que funcionaría, es un reparto que sirva al 80 o 85 por ciento de la población y se puede dejar una capitalización individual para el 15 por ciento de rentas más altas, pero no con el monopolio de las AFP, ahí pueden entrar también corporaciones privadas sin fines de lucro o asociaciones gremiales”. Enfatizó: “La gran mayoría debe ir a un sistema de reparto modernizado”.

Argumentó que “esto requiere de cosas más de fondo como abandonar la doctrina del Estado subsidiario, esa doctrina está en contradicción con un rol del Estado en los espacios sociales, por eso se privatizó la educación, salud y la previsión”.

Solimano se refirió a las manifestaciones ciudadanas masivas. “Hay que aprovechar este impulso social -expresó- que está demandando acelerar el cambio de la Constitución, sobre todo para dotar al Estado de instrumentos legales para poder enfrentar los problemas enormes de déficit social que hay ahora”.

El negocio de grupos financieros

El economista Manuel Riesco, en entrevista de César Abu-Eiden el programa “Escaparate” de radio Nuevo Mundo, planteó que “las pensiones no son malas porque estemos más viejos, porque la gente cotice poco dinero o porque tenga muchas lagunas previsionales,…la gente no tiene bajas pensiones por culpa de la gente, es por la sencilla razón que las AFP se quedan con el dinero de las cotizaciones y esto lo podemos demostrar si revisamos las cotizaciones del mes de mayo, donde cotizaron un poco menos de 5.7 millones de chilenos y chilenas, tal como todos los meses. Con un sueldo promedio de 700 mil pesos, si multiplicamos eso, da una enorme cantidad de dinero, que es la masa de remuneraciones que los chilenos cotizan. Todos los meses las AFP recaudan 500 mil millones y en pensiones pagan 200 mil millones, es decir, se quedaron con la mayor parte de las recaudaciones, eso lo vienen haciendo desde que se instaló el sistema y quieren seguir haciéndolo para siempre”.

El especialista expresó que “solo en cotizaciones obligatorias se embolsan 300 mil millones de pesos, pero además, todos esos fondos generan excedentes, esa plata no la van a devolver jamás. La mitad de ese excedente se lo dejan las compañías de seguros y las AFP, quienes pagan las pensiones, y la otra mitad se los prestan a los grandes grupos financieros y como todos los meses quedan más excedentes, le prestan cada vez más”.

Riesco detalló que “lo que vienen haciendo hace años es sacarle una tajada del sueldo a la gente y traspasárselo a los grandes grupos financieros, es un ahorro forzoso que no van a devolver jamás”. Y puntualizó:

“El problema está en que lo que descuentan todos los meses es mucho mayor a lo que pagan todos los meses”.

El experto del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA) evidenció que “las compañías de Seguros que también son de las AFP, se quedan con muchísimo más dinero que las AFP por concepto de comisiones, porque cuando te trasladas a las rentas vitalicias, tienes que traspasar todo tu fondo a las compañías y ellos se quedan con un fondo de pensiones”.

Se embolsan 650 mil millones

Además, Manuel Riesco señaló en “Escaparate” que “el Fisco les entrega todos los meses a las administradoras 150 mil millones de pesos mensuales por concepto de bonos de reconocimiento y aportes previsionales solidarios, entonces lo que en realidad se embolsan todos los meses las AFP, son 650 mil millones y siguen pagando 200 mil millones en pensiones”. Enfatizó que “si el Fisco no da esa plata las pensiones que pagarían serían peores”.

En el camino propositivo, el economista sostuvo que “se tiene que reemplazar (el sistema de AFP) por un sistema de reparto y un sistema de reparto significa que el dinero que se recauda, se utiliza para pagar las pensiones, no hay especulación financiera y eso permitiría jubilar a todas las personas que aún no pueden jubilar porque son pensiones muy bajas”.

Añadió que “además, permitiría doblarles las pensiones a todos. Y esas pensiones se pueden reajustar todos los meses dependiendo del índice de remuneración. Y así el Fisco se ahorra los millones que les pasa mensualmente a las AFP.

Eso se puede sostener hasta el fin del siglo. Y no hay para que subir la edad de jubilación, ni las tasa de recaudación”.

Riesco comentó que “dentro de todos los especialistas que participaron de la Comisión Bravo (que discutió las modificaciones al sistema previsional), destaca una propuesta de terminar con el sistema de capitalización a la polaca, es decir, de una sola vez. En Polonia se terminó, por negativo, el sistema privatizado, en un gobierno de centro derecha, donde la economía polaca no se cayó y se mejoraron las pensiones, y el Estado se ahorró una gran cantidad de dinero”.

El economista planteó que “este sistema hay que terminarlo a la polaca y no a la chilena”.

Sobre las trabas y oposición fuerte que hay en sectores empresariales y conservadores en cuanto a cambiar el modelo privado de pensiones, el economista de CENDA planteó que “este sistema no se acaba por el gran interés que tienen quienes se quedan con 450 mil millones todos los meses”.

Agregó que “esto no cambia, porque la presión que ejercen las AFP sobre los políticos es enorme, el lobby más cargoso que existe es el de ellos. Además, controlan la mayoría de los medios de comunicación”.

Apuntó: “Quienes son los que crearon este sistema para esto, quienes han mentido todo el tiempo descaradamente, diciendo que tendríamos jubilaciones igual a las remuneraciones y después le echan la culpa al empedrado para decir por qué pagan menos a los jubilados, a las mujeres les pagan menos, a todos les bajan las pensiones cuando aumenta la expectativa de vida, todo eso es muy perverso”.

Manuel Riesco concluyó que “le están diciendo a la gente que no sostengan a los viejos, que trabaje para usted solamente para usted, y eso es una canallada porque evidentemente en toda sociedad los que trabajan deben sostener a los que no lo pueden hacer, sino se mueren”.