China gana a EE.UU. en la lucha por el dominio mundial

Spread the love

4c0379a3f0235ed52d25b9744adf3c6c_article© RIA Novosti

EE.UU. ha perdido la lucha por el dominio económico debido a su agresividad, lo que ha llevado a Rusia a acercarse a China, que apuesta por los acuerdos comerciales a escala internacional, opina el político Timothy Gatto.

Las guerras que EE.UU. ha librado en Oriente Próximo han estado motivadas por el petróleo, mientras ha ignorado completamente los conflictos en las regiones donde no lo hay, escribe el político liberal y periodista estadounidense Timothy Gatto en el portal ‘The People´s Voice’. «Si el país no se encuentra en el área estratégica [de EE.UU.], o no cuenta con los recursos que queremos, ignoramos todo lo que pase allí», insiste.

A diferencia de EE.UU., que desde la Segunda Guerra Mundial usa su potencial militar para «proteger y apoderarse de los recursos que necesita su economía», China negocia y llega a acuerdos comerciales con países latinoamericanos, africanos y otros, y envía especialistas, materiales y dinero «para mejorar las situaciones» en estos países, pidiendo a cambio que estos compren los productos chinos y contraten a los especialistas chinos, sostiene el político.

De esta manera, China ya ha logrado superar a EE.UU. como la mayor economía del mundo, según la opinión de varios economistas citados por el político. Sin embargo, el intento de Barack Obama de aumentar su presencia en Asia no ha tenido éxito, porque, al parecer, a EE.UU. «nadie lo quiere allí», escribe Gatto.

Además, «Washington ha cometido la estupidez de establecer un Gobierno fascista en Kiev y provocar en el fondo la separación de Ucrania, mientras acusa de ello a Rusia y Putin», resalta el político, agregando que ahora las sanciones europeas y estadounidenses contra Rusia aparentemente hicieron que el país «haya caído en los brazos de China». Según él, si Rusia y China dejan de usar el dólar como moneda de reserva mundial, la situación se convertirá en una pesadilla para el Washington.

El mundo está lleno de productos fabricados en China, mientras que lo único que produce EE.UU. dentro del país son materiales bélicos, algo que deja al país sin dinero en bolsillos, a diferencia de lo que ocurre en el gigante asiático, opina. Según el autor, una salida para EE.UU. podría ser la de «hacer las paces con Rusia y llevar la producción a casa», es decir, devolver a EE.UU. las fábricas que fueron trasladadas a países con mano de obra barata, y fortalecer de esta manera la economía estadounidense creando puestos de trabajo. EE.UU. podría entonces adoptar el modelo chino, y «sacar misiles, tanques, aviones y tropas de todos los países donde ahora se encuentran y reemplazarlos con grandes almacenes llenos de productos hechos en EE.UU.».

El problema es que puede ser que ya sea demasiado tarde para EE.UU., concluye Gatto.

RT