Denuncian que Carabineros adulteró firmas para perjudicar a sargento

Spread the love

En febrero, el sargento José Martínez presentó una querella contra la institución para investigar una presunta red de encubrimiento digitada desde Santiago con la finalidad de proteger al verdadero autor de los disparos que dejaron malherido al pescador aisenino Teófilo Haro en 2012.

carabineros-falsifiacionLos abogados del sargento de Carabineros José Martínez, quien demandó a la institución y acusó presiones para encubrir a los verdaderos responsables del disparo de balín que hirió al pescador Teófilo Harodurante las manifestaciones del movimiento “Aysén, tu problema es mi problema” en 2012, presentaron un escrito ante el Juzgado de Letras del Trabajo de Coyhaique para exigir explicaciones por la documentación que la policía uniformada entregó al tribunal, ya que en ella existirían firmas falsas.

Esta eventual adulteración, que se suma a las acusaciones de montaje para proteger al teniente coronelVictor Follert e imputar la agresión de Haro a otro carabinero dentro de la investigación interna que realizó la policía, afecta a los libros de guardia de la Subcomisaría de Fuerzas Especiales de Aysén.

Firmas-PizarroLos documentos que fueron entregados a la justicia debían estar suscritos por el suboficial mayorPascual Pizarro. Éste, sin embargo, se dio cuenta que las firmas estampadas en los libros de 2012 y 2013 no coinciden entre sí.

Una vez detectada esta anomalía en el sistema virtual del Poder Judicial, los abogados del sargento José Martínez solicitaron revisar las copias originales del juzgado en presencia del Administrador del Tribunal, quien verificó in situ la inconsistencia.

Recordemos que la semana pasada, el general director de Carabineros, Gustavo González Jure, se negó a participar en el juicio laboral del sargento Martínez y envió como representante al prefecto de Aysén,Sergio Alarcón, quien declaró desconocer los pormenores administrativos que gatillaron la separación del demandante de las filas policiales.

Matías RojasEl Ciudadano