Doce motivos para poner fin a las AFP

Spread the love

ahorro-723x364Para crear las AFP, se dio una razón distorsionada, aduciendo que la administración de los fondos de pensiones había fracasado rotundamente. Sobre esta falsa base y con suma habilidad se creó la necesidad el actual sistema.

Los doce hechos concretos que a continuación se narran desvirtúan las supuestas ventajas ofrecidas a los trabajadores, señalando la necesidad de crear una administradora solidaria de pensiones.

1.- Se insistió hasta la saciedad que entre más AFP hubiera, más eficiencia habría en la rentabilidad de los dineros acumulados por los trabajadores, cosa que no sucedió por cuanto hoy en día las Administradoras son unas pocas y que trabajan armónicamente este mercado.

2.- El ofrecimiento de una gran jubilación se ha demostrado que fue solo un mito.

3.- Para determinar el monto de la jubilación lo hacen siempre de modo que sea lo más bajo posible, mediante normas de tiempo de vida estimada, buscando el peor escenario para el cotizante.

4.- Lo que se ha ocultado, es que al inicio de estas empresas AFP, durante la dictadura, los interesados en concretar este sistema, aseguraron a los imponentes una rentabilidad mínima de un 4% anual, a todo evento. Está escrito en diversos documentos y publicidad de la época, promesa que pasó a ser un mito.

5.- La teoría que el Estado no debe participar en este asunto de privados, ha demostrado ser una falacia, confirma que el libre mercado, en lo social es pernicioso.

6.- En cuanto a las normas impuestas por el Estado no regulan cabalmente la administración de las AFP.

7.- Tal es así que el Estado suplementa las pensiones.

8.- Otra señal muy fuerte es observar como las administradoras monopólicas, han ido cambiando de dueños son empresas extranjeras las que dominan el negocio.

9.- El tema de la libre elección, un gancho muy publicitado, no es tal por cuanto si observamos las ofertas publicitadas no hay una diferencia substancial que permita el cambiarse a otra AFP.

10.- Se advierte que los trabajadores o imponentes no tienen derecho a representación directa en los directorios de las empresas donde se invierten sus ahorros. Menos aún en las empresas AFP que gestionan los recursos acumulados.

11.- Impedir que los trabajadores mediantes estas empresas, no puedan tener más de un 33% del capital accionario donde se invierten los recursos, transforman automáticamente en parias de la empresa al ser absoluta minoría.

12.- Ahora bien el pretendido rendimiento de los recursos acumulado a favor de los imponentes, está distorsionado y no se ajusta a una pensión que beneficie a los ahorrantes.

Este negocio, en la práctica, sólo ha tenido un gran ganador que son las mismas AFP.

De acuerdo a los informes y estudios emanados por diversos centros de estudio, como Senda Chile, la misma Superintendencia y otros expertos tanto nacionales como extranjeros, indican que este juego especulativo no da para más.

Lo comentado se basa en informaciones de la prensa de la época y actual, de estadísticas obtenidas en la Superintendencia, de los estados financieros de las administradoras, de proyecciones futuras que muestran el deterioro del actual sistema, son de dominio público, antecedentes que se encuentran disponibles en Internet, a disposición de los interesados en profundizar.

Ha llegado la hora que se proceda reformar el actual sistema y cambiarlo por uno de administración de fondos de pensiones solidarias, similar a los modelos que tienen éxito en la actualidad.