EEUU financia ONGs para debilitar gobiernos progre de América latina

Spread the love

10102919_xlEE.UU. financia a algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) latinoamericanas con el fin de debilitar a los gobiernos progresistas de la región e impulsar sus intereses políticos económicos y sociales.

“Esta (en alusión a la Fundación nacional para la Democracia, NED) se creó para llevar a cabo únicamente lo que ha hecho la CIA (Agencia Central de Inteligencia de EE.UU.) durante decenios, y además gasta 30 millones de dólares al año para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos, buscando la desestabilización de gobiernos democráticos y progresistas”, informó el viernes la agencia notimerica, citada por una información de la cadena de televisión Telesur.

Según la nota, en América Latina existen ONGs, como la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) y el Instituto Republicano Internacional (IRI), las cuales operan con dinero inyectado por Estados Unidos para subvertir el orden democrático.

Esta (en alusión a la Fundación nacional para la Democracia, NED) se creó para llevar a cabo únicamente lo que ha hecho la CIA durante decenios, y además gasta 30 millones de dólares al año para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos, buscando la desestabilización de gobiernos democráticos y progresistas”, informó la agencia notimerica

“De acuerdo con múltiples investigaciones, la NED tiene como objetivo el debilitamiento de los gobiernos que se oponen a las directrices políticas estadounidenses”, reveló Telesur.

Estas ONGs, en general, se presentan con perfiles medioambientales o humanitarios, aunque sus propósitos son poder tener una alta injerencia en la política interna de los países, argumentó el texto.

Durante los últimos años, varios países latinoamericanos, como VenezuelaEcuador y Bolivia, han denunciado las intervenciones de EE.UU. en sus asuntos internos e incluso externos, y han acusado al país norteamericano de apoyar y financiar a la oposición con el fin de intentar desestabilizar la zona

En el mismo sentido, la ministra coordinadora de la Política en Ecuador, Paola Pabón, reconoció el jueves que estas revelaciones han sido recibidas «con indignación, pero sin asombro» porque ya se conocía aquí a «voz en cuello», y expuso que para nadie son desconocidos los planes orquestados contra los gobiernos progresistas.

«Nosotros hemos sido parte de distintos planes, no podemos dejar de recordar el Plan Cóndor, en su momento; estas formas de control desde algunos países, desde el imperio, a países en vías de desarrollo, se han mantenido», señaló Pabón en declaraciones recogidas por el rotativo Andes.

El Plan Cóndor investigó durante más de 16 años los crímenes cometidos por las dictaduras de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, las cuales organizaron un operativo coordinado de represión entre los años 70 y 80, del siglo XX, con la ayuda de EE.UU., y entre cuyos principales responsables se encuentra un dictador argentino y un exespía uruguayo.