El coronavirus podría ser ‘desactivado’ por medio de luz ultravioleta, según expertos

Spread the love

Hasta ahora no existe un fármaco que cure el nuevo coronavirus. Sin embargo, sí se han encontrado diversos tratamientos que pueden ayudar a reducir el impacto de la enfermedad en el organismo, como el uso de la dexametasona.

Además, un estudio reciente afirma que la luz ultravioleta podría ser otro de los aliados en la lucha contra el COVID-19. Te explicamos todo lo que debes saber al respecto.

Científicos de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, realizaron una investigación en conjunto con la empresa holandesa de iluminación Signify, donde evaluaron la acción que tiene la luz ultravioleta contra el virus SARS-CoV-2.

El equipo, dirigido por el doctor Anthony Griffith, especialista en microbiología, colocó muestras del virus en diversos materiales. Posteriormente, se les aplicaron diferentes dosis de radiación ultravioleta UV-C para valorar el proceso.

El resultado fue favorable, pues al exponer las muestras a una dosis de 5mJ/cm2 de luz ultravioleta, se provocó que el virus SARS-CoV-2 se desactivara al 99% en tan sólo 6 segundos.

A la vez, se detectó que una dosis de 22mJ/cm2 puede causar una reducción del virus a un 99.9999%, en un lapso de 25 segundos. Es decir, se determinó que la radiación ultravioleta es capaz de eliminar el coronavirus de las superficies por completo.

Los investigadores indican que la luz ultravioleta UV-C puede ser una excelente herramienta, para que las instituciones y empresas puedan sanitizar sus espacios y reducir significativamente el riesgo de contagio.

Tras estas conclusiones, Eric Rondolat, CEO de Signify, indicó que su compañía aumentará su capacidad de producción en los próximos meses, para poder ofrecer esta solución a quien la requiera.

Además, aseguró que facilitará su tecnología para que otras empresas de iluminación puedan desarrollar tecnología UV-C y aumentar la oferta en el mercado.

Es importante recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste en no usar la luz ultravioleta para desinfectar manos o cualquier parte del cuerpo, ya que puede provocar quemaduras y otros daños en la piel.

Está claro que la luz ultravioleta será una gran herramienta para evitar la propagación del COVID-19 en la nueva normalidad.