Grupo CEPECH: la huella de los dineros que donaron a campañas políticas

Spread the love

IPCHILE-portadaEn pleno cuestionamiento a la nula transparencia de los aportes reservados de empresas a campañas políticas, hoy se sabe que el Grupo Educacional Cepech (GEC) solicitó beneficios tributarios por donaciones a la campaña de 2013. A diferencia de otras empresas donantes, ellos reciben dineros del Estado a través del crédito CAE -Instituto Profesional de Chile y UCINF- y subvención escolar en los Colegios Terraustral. Como nadie exige declarar el origen de los aportes, no se sabe si provienen de platas públicas. Lo que sí constató CIPER es que existe traspaso de recursos entre las sociedades del grupo.

En el listado de 242 empresas y personas jurídicas que se acogieron a beneficios tributarios por donaciones a campañas políticas en 2013, publicada por el diario La Tercera (ver nómina), saltan a la vista dos instituciones ligadas a la educación que directa o indirectamente reciben aportes económicos del Estado: El Instituto Profesional de Chile (IP de Chile Ltda) y Cepech S.A.  Ambas sociedades están relacionadas bajo el paraguas del Grupo Educacional Cepech (GEC S.A), que integran los colegios particulares subvencionados Terraustral (6 mil alumnos), laUniversidad UCINF (6.200 alumnos), el Preuniversitario Cepech y Ceac Educación a Distancia. Eso, sin contar la red paralela de inmobiliarias, sociedades de inversión y empresas de servicios que tienen vasos comunicantes con el grupo educacional.

cpech-nunoaAun cuando es reservado el monto del aporte a campañas que hicieron IP de Chile y Cepech S.A., sí hay constancia de que las sociedades y empresas relacionadas al grupo GEC realizan operaciones de préstamos y traspasos de dineros entre sí, tal como lo constató CIPER al revisar los Estados Financieros del IP de Chile, correspondiente a 2010 y 2011 (ver documento). Sin embargo, dado que no existe transparencia respecto del origen de los fondos donados a la política, no se puede establecer si las platas aportadas por el Estado para la educación en algunas de los establecimientos educacionales del grupo GEC, fueron a parar al financiamiento de campañas.

Si se suman los aportes estatales entre 2010 y 2013 recibidos vía Crédito con Aval del Estado (CAE) por el IP de Chile ($13.382 millones) y la UCINF ($3.425 millones), además de la subvención por alumno que recibieron los colegios Terraustral en 2013, la suma total es de aproximadamente $19.964 millones.

Los socios controladores del grupo GEC son: Inversiones Berna Limitada, representada porCarlos Schaerer Jiménez (ex subdirector y actual secretario de Redacción de El Mercurio, ex embajador en Suiza); Inversiones El Peumo Limitada, representada por Cristián Moreno Benavente (fundador de Cepech); Inversiones Tecnión S.A., representado por Eduardo Miguel Avayú Guiloff (inversionista y socio de Empresas Indumotora S.A.) e Inversiones Camacho y Compañía Limitada, representado por Fernando Camacho Ives. Simultáneamente, los mismos socios crearon en 2008 la sociedad de Inversiones GEC S.A., que controla los negocios del grupo.

EL CIERRE DE CEPECH

El Instituto Profesional de Chile es la nueva cara del desaparecido Instituto Profesional Cepech, que el 9 de agosto de 2004 fue eliminado de los registros de las instituciones de educación superior del Ministerio de Educación al retirársele el reconocimiento oficial. Una medida extrema que fue precedida por una larga agonía, durante la cual el Consejo Superior de Educación levantó sucesivas alertas al Instituto Cepech por reiterados incumplimientos a las normas en las tres fiscalizaciones realizadas en 1999, 2001 y 2003.

Las objeciones no eran menores: inconsistencias en el Programa General de Desarrollo Institucional; falencias en la evaluación y calidad del cuerpo docente, resultados deficientes en el nivel académico de los alumnos examinados, carencias de infraestructura y una biblioteca de bajo estándar. El Consejo subrayó como medida urgente a ejecutar la “administración financiera independiente de las empresas relacionadas”, para así avanzar hacia una administración más autónoma. Y alertó sobre los problemas financieros que amenazaban la estabilidad del Instituto Cepech (ver acta del Consejo Superior de Educación 2004).

Otro de los temas cuestionados fue la infraestructura insuficiente frente al crecimiento de alumnos. Para subsanar el problema, los controladores propusieron la compra de un inmueble “que no fuera realizada directamente por ellos, sino por la inmobiliaria del Grupo de Empresas Cepech (GEC S.A.), la que entregaría en arriendo a la institución”. Esta es una modalidad recurrente en las universidades privadas para burlar la prohibición de lucro, retirando por esta vía dineros en beneficio de los controladores. La diferencia es que, en el caso de los institutos profesionales, el lucro no está sancionado por la ley, pese a la enorme masividad y perfil más vulnerable de su alumnado.

Ante las exigencias perentorias que puso el Consejo Superior de Educación y que amenazaban con despojar al instituto del reconocimiento oficial, los controladores hicieron un movimiento estratégico para salvar la situación extrema. El 27 de octubre de 2003, comunicaron al CSE “la decisión de terminar voluntariamente con las actividades académicas de la institución y dar inicio al proceso de cierre”.

IPCHILE_Sede_República_4Tres días antes los dueños del agónico Instituto Profesional Cepech habían concretado la compra del Instituto Profesional San  Bartolomé de La Serena, por un monto de $235.620.000 (99% de la sociedad). El 1% restante lo compró Ilunsa S.A., representada por Francisco Javier Luna Schmidt. Por parte del Instituto Cepech concurrieron como socios: Carlos Schaerer Jimenez, Cristián Moreno Benavente, Eduardo Avayú Guiloff, Fernando Camacho Ives y Javier Ovalle Andrade, el único socio que no forma parte del conglomerado educacional GEC.

En noviembre de 2003, la Sociedad Educacional San Bartolomé de La Serena cambió de nombre por Instituto Profesional de Chile Limitada (I.P. de Chile Ltda.). Pero es en abril de 2004 cuando se concreta el traspaso de todos los bienes del Instituto Profesional Cepech a su continuador, mediante el pago de  $353.770.051, a través de un aumento de capital que incluyó “dominio de bienes muebles, créditos e intangibles”. El mismo día, transforman la sociedad del instituto en anónima cerrada.

El IP de Chile –con 23.776 alumnos- fue acreditado en 2010 por tres años, cuando presidía la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) Eugenio Díaz, quien se encuentra formalizado por haber vendido acreditaciones precisamente ese mismo año. Un año después y tras una apelación, la CNA extendió el plazo de certificación a cuatro años, esta vez bajo la presidencia de Iñigo Díaz. Con la acreditación en mano, el instituto profesional recibe ingresos vía crédito con garantía estatal para los alumnos (CAE) y es en ese contexto que realiza donaciones a actividades políticas que luego se acogieron a beneficio tributario. El monto que recibió el IP de Chile entre 2010 y 2013 por concepto de CAE asciende a $13.382 millones.

Fuentes de la CNA confirmaron a CIPER que en octubre se inició una investigación para revisar la acreditación de la carrera de Kinesiología que imparte el IP de Chile. La denuncia provino de un grupo gremial de profesionales y apunta a irregularidades en el proceso encabezado por la Agencia Acreditadora de Chile A&C, que le concedió en diciembre de 2013 un periodo de cuatro años de certificación. Kinesiología es una de las doce carreras acreditadas por el instituto, de un total de 32 que imparte en sus cinco sedes (dos en Santiago, La Serena, Rancagua y Temuco).

A pesar de que el Instituto Cepech fue eliminado de los registros oficiales del Ministerio de Educación en agosto de 2004, la sociedad no se disolvió. Un mes después que el Consejo Superior de Educación pidiera al ministerio que se les quitara el reconocimiento oficial, los socios del Instituto Cepech acordaron ampliar el objeto social a la inversión y el negocio inmobiliario. En noviembre de 2011, cambió la razón social del Instituto Cepech y pasó a llamarse Servicios IPEC S.A. En la trama de traspasos de dineros que constató CIPER entre las empresas relacionadas al IP de Chile, figura precisamente esta empresa Servicios IPEC S.A.

PRÉSTAMOS Y TRASPASOS ENTRE RELACIONADOS

La segunda hebra de las donaciones del grupo GEC a campañas políticas en 2013 conduce a Cepech S.A., una sociedad que formó Federico Valdés y que traspasó en 1995 a Carlos Schaerer, Cristián Moreno, y Teodoro Sabate Canadell (empresario) e Inversiones Tecnion Limitada (que representa Eduardo Avayú). Los socios acordaron duplicar el capital de la sociedad en 1999, pasando de $626, 7 millones a $1.126,7 millones. Actualmente, la sociedad sigue vigente, asociada al preuniversitario del mismo nombre y opera también en el rubro de asesoría en gestión empresarial. Dado el crecimiento del grupo, hoy la gestión se maneja a través de GEC S.A. e Inversiones GEC S.A.

En los Estados Financieros que informó el IP de Chile al Ministerio de Educación en 2012, figuran documentos por cobrar y por pagar a un listado de empresas relacionadas bajo el paraguas del conglomerado GEC S.A. e Inversiones GEC S.A.  A largo plazo, los principales deudores de este instituto son Cepech S.A. ($310 millones) y la Inmobiliaria Metropolitana Limitada ($1.874.755.30), sociedad que integran los mismos socios y que en 2013 se transformó en sociedad anónima, aumentando su capital de $10 millones a $1.891 millones.

En el detalle de obligaciones pendientes en el corto plazo,  figuran como deudores del IP de Chile las empresas relacionadas por un total de $136 millones: Cepech S.A., Servicios Ipec S.A. (continuadora del Instituto Profesional Cepech S.A.), Servicios y Franquicias S.A. (controlada por sociedades de los controladores del grupo GEC), Inmobiliaria Metropolitana Ltda.; Inmobiliaria España Ltda.; Ceac S.A. y los colegios Terraustral Del Sol S.A. y Terraustral Oeste S.A.

Los colegios Terraustral pertenecen al mismo conglomerado y reciben aportes del Estado a través de la subvención por alumno, que es de libre disponibilidad. Sumando ambos aportes, en 2013 elColegio Terraustral Del Sol percibió $1.627, 5 millones, mientras el Colegio Terraustral Oestepercibió $1.507, 5 millones.

En 2011 el Instituto Profesional de Chile firmó como aval del Colegio Terraustral del Sol ante el Banco Santander por un monto de $4.700 millones. Un año antes, se constituyó como aval para la construcción de nuevas instalaciones en Maipú.

En caso de que los colegios Terraustral hayan participado con aportes para las donaciones del grupo GEC a las campañas, los montos no podrían exceder el 15% del total de sus ingresos en los dos años anteriores a la donación, según estipula expresamente la Ley 19.884 para las instituciones que reciben aportes en dinero del Estado, como es el caso. CIPER intentó obtener una explicación por parte de los controladores del grupo GEC, para conocer el origen de las platas que donaron a la campaña de 2013, pero no hubo respuesta.

El último escalón en la red educacional GEC es la UCINF, universidad privada que imparte 29 carreras profesionales y técnicas. En 2010, el mismo año en que fue acreditado el IP de Chile por la CNA, cuando era presidida por Eugenio Díaz, esta universidad fue también certificada por dos años. Con ese aval oficial la UCINF recibió en ese periodo dineros por Créditos con Aval del Estado (CAE) que alcanzan a los $3.426 millones. Poco le duró el beneplácito de la autoridad, pues en 2012 la CNA le rechazó la acreditación institucional, lo que le significó quedarse sin esos aportes y un duro golpe a su sustento financiero.