Hace Diez años , por El historiador Alfredo Jocelyn-Holt

Spread the love

alfredo-jocelyn-holt«Lo que más llama la atención de la colusión revelada no es tanto que se produjera (estamos curados de espanto) sino que estuviese operando desde ‘hace diez años’. ¿Sin que la autoridad gubernamental lo supiera, viniendo a enterarse sólo ahora? Mmmm. Hasta Matte ha dicho que ‘esto puede no ser creíble para muchos’. Lo de los diez años es llamativo porque nos remonta a plena recuperación de Ricardo Lagos.

Recordemos la secuencia: estalla la corrupción que apunta, entre otros focos, a Obras Públicas, su antigua cartera; cae Carlos Cruz (‘the fall guy’); se piensa que el Presidente no va a terminar su mandato; Lagos se quiebra por radio; proceden las negociaciones entre Insulza y Longueira y, por último, sigue el final cómico donde todo sale bien, que es cuando a Lagos lo salvan, resucita de entre los muertos y pasa a reinar en gloria y majestad. De entonces data el comentario de Somerville que Lagos es ‘amado por sus banqueros’, sus visitas al CEP, los elogios a Berlusconi (su agenda de Gobierno ‘es también la mía’), y otro tanto Carlos Altamirano calificándolo del mejor gobierno de centroderecha en un siglo. A 2004-2005 se remonta también la recuperación económica que había estado arrojando resultados mediocres, inferiores a las administraciones previas.

¿Cómo? ¿Estamos hablando del mismo Lagos que apuntó con el dedo a Pinochet o, incluso, del que escribió La concentración del poder económico donde abogaba por la abolición de la propiedad privada de los medios de producción? Sabemos tan poco de esta repentina conversión, como de la que siguió al triunfo del ‘No’ el 88. La explicación que el veto de la derecha pinochetista los habrían forzado a lo peor de la maldad no es creíble. David Gallagher tachó esta autoexculpación de ‘chiva’. Los principales funcionarios de gobierno, postsalida de escena de Lagos, se trasladaron en masa al sector privado, y uno que otro empresario de derecha aportó fondos para la fundación del ex Presidente, estimándola ‘transversal’. ¿Qué pasó?

Muy simple, se acordaron muchas cosas que han estado haciendo agua ahora último: para empezar, su sucesora -Bachelet- elegida a dedo por Lagos y quien le ganara el 2006 a Piñera, siendo este último nunca del gusto de los empresarios; los acuerdos sobre financiamiento de la política (según Insulza, no una propuesta de la derecha: ‘era un asunto mezclado: de ambas partes había la idea de que la donación de las empresas había que mantenerla’); el fin de las penas de cárcel, lo que Piñera y otros han estado recordando desde hace días; también la Constitución del 80 versión 2005 (‘por fin una Constitución democrática, acorde con el espíritu de Chile, del alma permanente de Chile’, Lagos dixit). Y, bueno, sí, sorpresa de sorpresas, han estado saliendo a luz todo tipo de negocios higiénicos no muy limpios amén que huelen, tras lo cual, Lagos ha decidido no ser candidato porque, según él, los políticos no entienden el mundo actual, sus tecnologías, el empoderamiento ciudadano y la Red.Quod erat demonstrandum«.