ICREACH: El ‘Google’ secreto de la NSA

Spread the love

Aunque hace más de un año empezaron a salir a la luz las prácticas de espionaje masivo de la NSA con la publicación del rastreo de las llamadas de los usuarios de Verizon, el caso está lejos de cerrarse.

El último de los programas conocidos, revelado por “The Intercept” la semana pasada, es “ ICREACH”, un buscador que la NSA habría desarrollado en secreto para rastrear entre miles de millones de metadatos obtenidos en sus actividades de espionaje indiscriminado.

Se trata, entre los sistemas de espionaje hasta ahora desvelados, de uno de los más graves por la cesión de millones de datos registrados a otras agencias como la CIA, el FBI o la DEA (que carecen del control y autorización excepcional con que supuestamente contaría la NSA), porque habría servido para detenciones e interrogatorios a quienes se consideraban sospechosos “a la luz” del tratamiento de dichos metadatos.

Estas prácticas vulnerarían, tal como apuntaron enseguida las primeras reacciones, la Cuarta Enmienda de la Constitución norteamericana que establece que solo se podrá ser objeto de investigación o detención por causas “razonables”:

“El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil…”

Cómo funciona ICREACH

ICREACH es un motor de búsqueda construido por la NSA para compartir más de 850.000 millones de registros de sus llamadas telefónicas, correos electrónicos, datos de telefonía móvil y chats de Internet, tal como explica The Intercept.

Según se desprende de los documentos secretos ahora publicados, la información compartida a través de ICREACH “se puede utilizar para rastrear los movimientos de las personas, trazar sus redes de relaciones, ayudar a predecir las acciones futuras, y, potencialmente, revelar afiliaciones religiosas o creencias políticas”.

ICREACH cuenta con un interfaz de búsqueda simple, “al estilo Google”, para permitir a los agentes y analistas filtrar entre los metadatos almacenados. La herramienta devuelve una página de resultados que muestra, por ejemplo, la lista de las llamadas telefónicas realizadas y recibidas por un sospechoso sobre un período de un mes.

Arquitectura-ICREACH_EDIIMA20140903_0311_13

Este motor de búsqueda, y el uso que se le ha dado, echa por tierra el que principal argumento de la Administración Obama para restar importancia a las primeras filtraciones de Snowden: que los metadatos no importan. Sin embargo, como ya se sabía, se trata de una información que puede llegar a ser muy reveladora.

Los antecedentes de esta herramienta, en funcionamiento desde 2007, se remontan a principios de 1990, cuando la CIA y el DEA desarrollaron en secreto el Proyecto CRISSCROSS. Se trataba de un sistema de base de datos para identificar, a partir del los registros de facturación de telefonía, vínculos entre sospechosos y otras personas. Al principio se almacenaban sólo cinco tipos de metadatos en llamadas telefónicas (fecha, hora, duración, número llamado, y número que llama), aunque el programa creció rápidamente en tamaño y alcance.

El impulsor e ideólogo de ICREACH fue el exdirector de la NSA y exComandante del Mando Cibernético, el general Keith Alexander, según se desprende de una carta fechada en 2006 y ahora publicada, en la que expone su visión del sistema al entonces Director de Inteligencia Nacional, John Negroponte.

Según escribía Alexander, responsable de la agencia de espionaje entre 2005 y finales de 2013 y ahora consultor privado, la herramienta, “permitiría compartir y analizar volúmenes sin precedentes de metadatos de las comunicaciones”.

Por Yolanda Quintana / ElDiario

COMPARTE EN FACEBOOK