Informe de la U. de Chile, radiólogos y médicos de urgencia: perdigones de Carabineros contienen plomo

Spread the love

Un informe de la Universidad de Chile comprobó que los perdigones que utiliza Carabineros para controlar el orden público están compuestos en un 80% por plomo, silicio y sulfato de bario. Médicos que han atendido a los heridos insisten en la presencia de componentes metálicos en los balines. Lo mismo señalan los radiólogos que han analizado escaners de esas personas. Esto contrasta con la versión oficial del gobierno y Carabineros, que han insistido en que los perdigones son de goma. Hasta ahora 217 personas han sufrido daños oculares causados por estas municiones.

La Unidad de Trauma Ocular del Hospital del Salvador encargó a dos ingenieros de la Universidad de Chile determinar la composición exacta de los perdigones utilizados por Carabineros en las manifestaciones. El interés de esa repartición del hospital es evidente: hasta allí son derivados la mayoría de los heridos por ese tipo de municiones en el gran Santiago.

El estudio elaborado por los doctores Patricio Jorquera y Rodrigo Palma, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Chile, estuvo listo el viernes 15 de noviembre y sus resultados son categóricos: solo el 20% de los perdigones disparados por Carabineros en las manifestaciones está compuesto por caucho y el restante 80% contiene plomo, silicio y sulfato de bario.

El pasado 11 de noviembre se realizó en Quito, Ecuador, la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que analizó la situación de los derechos de las personas en Chile, en el contexto del estallido social que comenzó hace un mes en el país. En la ocasión el representante del Estado de Chile, el abogado Mijail Bonito, señaló que “se han presentado denuncias de funcionarios del INDH donde presentan en televisión balines de acero. Carabineros de Chile no usa balines de acero. Nosotros vamos a entregar todas las facturas de compras y además todo un análisis de los perdigones de goma”.

Carabineros también ha negado públicamente que utilicen municiones metálicas para intentar controlar el orden público. El general Enrique Bassaletti aseguró a CHV Noticias que “existe una muy baja probabilidad de que hayan sido disparados por Carabineros, en cuanto no usamos balines, sino perdigones de goma. No estoy haciendo una defensa corporativa, sino que sea la evidencia científica la que determine”.

Aunque el estudio de la Universidad de Chile descartó que los balines disparados por la policía uniformada sean de acero, si halló presencia de plomo entre sus componentes.

Carabineros disparando perdigones en Vicuña Mackenna, a una cuadra de Plaza Italia. Crédito: Migrar Photo

Hasta el 15 de noviembre el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) cuenta 217 personas con traumas oculares producto del lanzamiento de perdigones. Otras 866 han estado heridas en hospitales por el uso de esta misma munición. A esos números habría que sumar la cifra negra de heridos por perdigones que CIPER pudo constatar en numerosos puestos de atención médica en los alrededores de las zonas de protesta.

El informe de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile debiera provocar un remezón, y no solo porque desmiente las versiones oficiales entregadas hasta ahora por el gobierno y por Carabineros, sino también porque constata la presencia de plomo en los perdigones, un metal peligroso para la salud humana (vea aquí el informe de la Universidad de Chile).

El plomo es un metal que puede tener consecuencias graves en el organismo como daño en los riñones, abortos espontáneos en el caso de las embarazadas, daño al cerebro y perturbaciones al sistema nervioso. El silicio es un metal no solido que se extrae del cuarzo y otros minerales y que se utiliza en la industria del acero. Mientras que el sulfato de bario es un compuesto elaborado a partir del mineral barita que se utiliza en las radiografías para resaltar ciertas partes del cuerpo.

PERDIGONES POR MONTONES

Son las 19:35 del martes 12 de noviembre y dos ambulancias están apostadas en la calle Santiago Bueras justo frente a un improvisado puesto de atención médica que atiende a manifestantes heridos. En cinco minutos se cuentan siete personas que llegan a pedir ayuda por perdigones incrustados en sus cuerpos. Las ambulancias (una del SAMU y otra de Life Rescue) se encargan de trasladar a los más graves hasta centros asistenciales.

A un costado del puesto de atención se amontonan los amigos y familiares de los heridos que están siendo atendidos. A las 19:42 reciben a un joven herido con un balín en el labio. Un minuto después dos enfermeros sacan del puesto de atención a un muchacho en andas y lo suben a una de las ambulancias. Se observan varios perdigones incrustados en una de sus piernas. Pasan 30 segundos y también se sube a la ambulancia un hombre de mediana edad con un parche sangrante en un ojo. Los heridos se cuentan por docenas.

A pocos metros la batalla es campal entre manifestantes y las fuerzas especiales de Carabineros en uno de los accesos a la Plaza Italia. De un lado lanzan perdigones y bombas lacrimógenas. Y del otro responden con piedras y molotovs.  Otros cientos de manifestantes no participan de los enfrentamientos y se dedican a gritar y agitar banderas en el aire. Pero los perdigones no discriminan entre unos y otros.

Cada tanto los voluntarios debían baldear el suelo en uno de los puestos de atención médica en Plaza Italia debido a la sangre que se acumulaba durante la tarde del 12 de noviembre.

Este martes es día de paro nacional. La movilización fue convocada por Unidad Social, una coordinadora de organizaciones sindicales y estudiantiles que ha intentado darle conducción al extenso estallido social que irrumpió con fuerza en Chile el pasado 18 de octubre. El reclamo por justicia frente a la ruda represión policial se ha sumado como una demanda más a medida que el conflicto se ha agudizado. El fin del uso de los perdigones ha sido una solicitud que incluso ha llegado a los tribunales.

A una cuadra de la Alameda por Vicuña Mackenna hay otro puesto de atención médica. Son brigadas de voluntarios compuestas por rescatistas, estudiantes de medicina y también por médicos titulados. La encargada de este sector es Emilia Larrea, estudiante de medicina de una universidad privada. Ella asegura que los días de mayor convocatoria atienden al menos a 200 personas solo en ese improvisado puesto de primeros auxilios. Reconoce que parte de los heridos no asisten luego a centros asistenciales oficiales, por lo que sus heridas no son consideradas ni por el INDH, ni por el gobierno ni por Carabineros. Los perdigones son el principal motivo de consulta:

“La mayoría de los heridos que llegan acá son por perdigones, hay una persona que nos llegó con 18 perdigones en el cuerpo, otra persona con 14. Hay otra persona que llegó con el taco de perdigones metido en la pierna, y por lo tanto tenía los 12 metidos en el mismo lugar. Eso quiere decir que los están disparando a quemarropa”.

LA PRUEBA ESTÁ EN LOS SCANNER

Los radiólogos son claves para determinar la composición química de los perdigones. Los scanner que ellos revisan miden la densidad tomográfica en unidades de Hounsfield, lo que sirve para ver la densidad de la munición. Varios de esos scanner revisados por CIPER junto a radiólogos dan cuenta de que la densidad de los perdigones es muy alta, lo que significa que tienen una composición metálica.

Radiólogos de Santiago, que pidieron resguardo de su identidad, aseguraron que se trata de perdigones “metálicos con revestimiento submilimétrico de goma”. Uno de ellos comentó la lesión producida a una de sus pacientes: “La lesión producida es de carácter grave y constituye una acción cuasi criminal ejercida por funcionarios del Estado, lo que constituye una flagrante violación al estado de derecho”. Los radiólogos consultados en Santiago señalaron que la densidad metálica de los perdigones es potencialmente mortal según el órgano afectado. Esas municiones serían capaces de fracturar vertebras.

Un scanner que muestra un perdigón alojado en el cráneo de una persona. Los radiólogos explican que la densidad que se observa confirma que esa munición tiene componentes metálicos.

Sergio Calcagno, radiólogo del Hospital de Iquique, debió atender a varios heridos por perdigones el pasado21 de octubre.

“Estuve de turno el primer día de las manifestaciones en Iquique. En esa oportunidad recibimos cinco pacientes con heridas en el globo ocular y tuve que ver esos scanner. Había dos pacientes con pérdida total del globo ocular, y al interior del ojo habían cuerpos extraños, de una densidad alta y redondeados. Eran probablemente de fierro o plomo. A veces son balines de plástico por fuera pero por dentro tienen hierro o plomo. Cuando estos perdigones hacen contacto con el globo ocular, este se deforma y genera perdida de la visión. Recibimos también varios heridos por postones u otro tipo de munición incrustada en el cuerpo de algunos pacientes”.

PERDIGONES EN LO HERMIDA

El 11 de noviembre se desataron los enfrentamientos entre pobladores de Lo Hermida y Carabineros luego que los primeros intentaran tomarse los terrenos de una viña aledaña a la histórica población de Peñalolen, en Santiago. Ese día los dirigentes vecinales acusaron una desmedida represión por parte de las Fuerzas Especiales.

Perdigones extraídos del cuerpo de pacientes en Lo Hermida.

CIPER estuvo en Lo Hermida la noche del 12 de noviembre y recorrió dos de los cuatro centros de atención médica levantados por voluntarios. Allí pudimos corroborar la información entregada por el personal médico que atiende a los heridos en Plaza Italia: existe una cifra negra de heridos y los perdigones tienen una composición metálica.

Nicolás Cohn es odontólogo y participa del grupo “Salud a la calle”. Pasada las 2 de la madrugada del miércoles 13 estaba atendiendo a heridos en la sede vecinal Aquelarre de Lo Hermida. Solo esa noche allí se registraron 60 personas heridas que accedieron a registrarse con nombre y rut. Otras 30 personas se atendieron pero prefirieron mantener su identidad a resguardo. Es decir, solo en uno de los cuatro puestos de atención de primeros auxilios se registraron 95 civiles heridos entre las 20:30 del 12 de noviembre y las 02:00 del día siguiente.

“La mayoría de la gente que ha venido es por heridas leves y algunas un poco más graves por perdigones incrustados en sus cuerpos. Algunos los pudimos sacar, pero otros se alojaron y esos necesitan otro tipo de intervención. Hay personas que fueron trasladadas a recintos hospitalarios. Uno de esos casos es un chico de 16 años que llegó con un perdigón alojado en su parpado inferior izquierdo. Él fue trasladado a la UTO del Hospital del Salvador. El resto a los SAPU u a hospitales cercanos. La mayoría de los heridos tienen entre 16 y 25 años. La mayor parte de ellos llegaron afectados por perdigones de metal recubierto por goma. Esto lo pudimos comprobar porque al momento de impactar en el cuerpo de la persona la goma que forma parte de la envoltura del perdigón se desprende y queda expuesta la parte metálica. Eso se puede ver en las radiografías, se ve algo muy brillante y eso es la parte metálica del perdigón”.

A las 02:19 de la madrugada del 13 de noviembre arriba hasta la sede Aquelarre un joven con un perdigón incrustado en una pierna. Lo ayudan a caminar dos de sus amigos. A las 02:35 los voluntarios deben movilizarse rápidamente para trasladar al Hospital del Salvador a un vecino con múltiples heridas en su cuerpo. Luego de ser golpeado por la policía él había entrado a su casa a acostarse, sin embargo los dolores y los mareos lo obligaron a solicitar ayuda médica. Uno de los voluntarios señala que lo trasladan al hospital para hacerle una evaluación neurológica.

Una persona herida por un perdigón en su ojo durante las protestas en Santiago.

Jaime Henríquez es kinesiólogo y formaba parte del piquete médico que atendió a heridos en otro sector de Lo Hermida (en un departamento habilitado especialmente para la ocasión cerca de Caracas con Los Presidentes, donde se concentraban los enfrentamientos). Junto a él estaban atendiendo otra doctora y con un odontólogo que estaba suturando las heridas. Esa noche ellos atendieron a más de 25 personas. De ese total, 20 personas llegaron heridas por impactos de perdigones:

“Tuvimos un trauma ocular a una persona de 43 años que tuvimos que derivar al Hospital del Salvador, desde donde lo trasladaron a la Posta Central porque no tenían capacidad de atender a más heridos. Los perdigones que se dispararon ese día fueron los de goma clásicos. A otra persona tuvimos que extraerle un perdigón incrustado en su cabeza. No había ningún tipo de criterio por parte de Carabineros para dispararlos”.

Esa noche en Lo Hermida los puestos de atención médica atendidos por voluntarios atendieron a más de 200 personas. La gran mayoría heridas por perdigones.

¿QUIÉN FABRICA LOS PERDIGONES?

CIPER conversó con el armero William Pereira, quien hace 15 años en reparación de armas de fuego y en la capacitación de los usuarios que las utilizan. Pereira ha trabajado en varios centros de tiro.

“A mí me toca hacer pruebas con todos los importadores y la gente que vende equipos a distintas fuerzas armadas. Este es un tema antiguo. Hay cartuchos de buena calidad y de mala calidad. Hay velocidades que están normadas. Normas internacionales que dicen que un proyectil puede causar una lesión a x velocidad, y toda la munición tiene que estar normada dentro de esos parámetros. En las páginas de cualquier fábrica que haga elementos de control de multitudes, los tipos te dicen que no existe, para la legislación americana, el cartucho no letal, lo que existe es el cartucho menos letal. Los tipos te dicen que si tu no tienes capacitación el cartucho no letal puede transformarse en algo letal”.

A su juicio las municiones que está utilizando Carabineros es el menos seguro según el estándar internacional.

“Ellos utilizan el cartucho de goma, que a niveles internacionales no se están usando. El que se está usando afuera es el sock, que vale $1.500. El otro vale con suerte $500. El super sock es mucho más seguro, es muy muy difícil que tú causes lesiones con ese. Después tienes el cartucho de goma único y el de tres municiones. Que también son más seguros, porque tienen mayor nivel de precisión. Incluso disparado a 25 o 30 metros tienes precisión todavía. De todo lo que se está usando, los carabineros están usando el peor: cartucho de goma múltiple. Acá tú tienes una empresa nacional que vende cartuchos hechos con componentes importados. No sabemos si el cartucho es letal o no”.

La empresa a la que se refiere William Pereira es Tec Harseim. CIPER rastreó en Mercado Público las compras de municiones realizadas por Carabineros, pero esas compras no están disponibles. Si pudimos corroborar que se trata de Tac Harseim al recorrer los sectores donde actúa la policía. Los cartuchos de la munición que quedan esparcidos en el suelo evidencian que fueron comprados a esa empresa.

Tac Harseim es una empresa antigua creada en 1942 por Erich Harseim Marijon, ingeniero civil nacido en Antofagasta. Hoy sus hijos (los Harseim Hein) están al mando de la empresa, la que en diciembre de 2017 registraba un capital de $1,3 mil millones.

En uno de los catálogos que Tec Harseim tiene disponible en su página web ofrecen la munición anti disturbios utilizada por Carabineros: “GB antidisturbios – 12” y “Fiocchi antidisturbios – 12”, en ambos casos el largo de la vaina es de 70 milímetros y ambas contienen 15 postas de goma.

Catálogo de municiones ofrecido por Tec Harseim.

La munición revisada por CIPER en las calles da cuenta de que hay perdigones de TEC fabricados en Italia y otros fabricados en Chile. William Pereira, el armero, dice que “un cartucho de múltiple munición no tiene precisión, mientras mayor la distancia desde la que se dispara, menos precisión tiene. 16 metros es la distancia mínima para dispararlo, eso dicen los fabricantes para un cartucho norteamericano. A esa distancia no debiera haber penetración de la piel”.

CIPER se contactó con la empresa Tec Harseim para obtener su versión, pero hasta el cierre de la edición de este reportaje no obtuvimos una respuesta. También intentamos obtener una versión oficial de Carabineros. Desde su Departamento de Comunicaciones señalaron que su respuesta estaba pendiente y que la enviarían en los próximos días.