Jorge Pizarro debe renunciar al senado

Spread the love

 

pizarro_jorge

El senador Jorge Pizarro ha renunciado a la presidencia de la DC acosado por las acusaciones de corrupción. Si el mismo y sus correligionarios han entendido la incompatibilidad moral de ambas situaciones, deberían entender que esa misma incompatibilidad, y con mayor intensidad, se manifiesta respecto de su cargo como legislador.

No resulta lógico que una persona en esta situación permanezca ejerciendo un cargo que tiene como objetivo fundamental dictar  leyes obligatorias para todos los ciudadanos.

Las circunstancias inmediatas en que se dio esta renuncia dan cuenta clara del estado de la cosa pública en nuestro país:

 

1.- Una Junta nacional del partido democratacristiano a la que asistió la presidente Bachelet quien no escatimó elogios para la colectividad y en que posó sonriente con banderas de esta formación política. Esto es una torpeza política de marca mayor, hasta un estudiante de ciencia política de primer año ha escuchado eso de la anticipación de escenarios. ¿La presidenta no tiene asesores?. Que poca lealtad de Pizarro con la presidenta.

 

2.- En su discurso de renuncia Pizarro señaló: “ a poco tiempo de asumir nuestro mandato surgieron acusaciones que han sido aprovechadas. Por supuesto que este tiempo no ha sido fácil ni mucho menos para mí. Conducir y representar al partido, junto con conocer la inocencia de los míos, pero sabiendo que tenía que diferenciar, yo agradezco el respaldo, el apoyo que he recibido de muchos de ustedes que están aquí y otros que no».

 

El sr Pizarro tuvo el respaldo de muchos. Esto ahorra todo comentario en cuanto a los standares éticos que se manejan en la falange.

 

3.- La gran preocupación para la senadora Carolina Goic manifestada en todas las entrevistas es “el bien del partido” y llevar candidato presidencial. El comportamiento de su máximo líder no la lleva intentar ni la más mínima explicación a la ciudadanía.

 

4.- El ministro del interior Jorge Burgos presente en el acto calificó la renuncia como “valiente”. La valentía implica la capacidad de enfrentar riesgos y cuando ello se hace por fines altruistas esta conducta alcanza las características de la nobleza. El ministro del interior le rinde un verdadero homenaje a un dirigente que cae de su cargo por escándalos de corrupción. Que mal estamos.

 

Ahora el héroe es Pizarro, ¿para que se va entonces?.

 

Si Pizarro fuera valiente haría lo que muchos chilenos: poner él la cara y no dejar a sus hijos en la estacada. De todo tiene el senador pero de coraje poco.

La bancarrota de la casta política es total.

Por estos días estaba leyendo un libro sobre los jueces Falcone y Borsalino y los democratacristianos Giulio Andreotti y Salvo Lima. Muchas declaraciones que se hicieron en la junta nacional dc ya se habían escuchado, están en los libros.

 

ROBERTO AVILA TOLEDO