La salud que queremos: ¡Que comience el despertar ciudadano!

Spread the love

Estamos en un país donde los derechos fundamentales han sido pasados a llevar, pero hoy no venimos a hablar de educación. En esta columna hablaremos sobre la salud que debiésemos tener, según lo que hemos visto y participado con las personas en todo este tiempo. Queremos instaurar un diálogo constructivo, tomando buenas ideas para seguir con una serie de columnas de opinión.la-salud-es-un-derecho_vectorized

Actualmente estamos en un sistema de salud mixto donde la exclusión es pan de cada día, el derecho a la salud se cumple a medias, los tiempos de espera por atención también son desiguales y la centralización sigue presente. Existe una deuda histórica en salud, se han creado “seudo leyes” o “parches” que han calmado las aguas, pero no los problemas de fondo, la deshumanización en salud está instalada en sus profesionales y la mayoría de las personas muere por falta de dinero para pagar su tratamiento ante una enfermedad crónica, poco frecuente y/o catastrófica.

En el sector público la mayoría de las personas tienen que esperar largos períodos para atenderse, pero tienen una previsión que no es excluyente y es solidaria (Fonasa). En cambio, en el sector privado el tiempo es menor, pero hay que pagar un alto costo y las Isapres suben sus planes de forma indiscriminada y sin una razón válida (responder “es porque la ley lo permite”, no es un argumento válido para subir los planes de salud). En el caso de las previsiones (Fonasa e Isapres) concuerdan en algo negativo: hay enfermedades que no están codificadas y hay personas que tienen que pagar atención en salud de forma particular, sin derecho a previsión.

La salud que queremos está muy distante de todo lo mencionado y ahora es el momento en que como ciudadanos comencemos a despertar. Hay muchas iniciativas que se pueden realizar porque estamos atrasados en materias de salud y depende de todos que podamos cambiar esta realidad. Es tiempo de gritar a viva voz que NO queremos más abusos, que rechazamos la exclusión y que la salud no debe ser un negocio porque es un derecho de todos y de primera necesidad.

De seguro dirán: “si, pero no tengo tiempo para marchar en las calles” o “tengo ganas de marchar por mis derechos, pero: ¿y si me echan de la pega?”

Las marchas, los paros o tomas no son las únicas formas de manifestarse o hacer presión. Están las redes sociales que tienen un impacto importante, está elquintopoder como una comunidad donde puedes dar tu opinión, estamos nosotros como sitio web de salud, que escuchamos a las personas permanentemente y creamos iniciativas para ayudarlos. Como puedes ver, hay más de una herramienta que puedes utilizar para alzar la voz.

Tengan en cuenta que lo que más le importa a un político es cómo la gente lo ve, es decir, si atacas su credibilidad ellos tienen dos opciones: reaccionan o nunca más serán elegidos.

Así es que pierdan el miedo y defiéndanse, porque da lo mismo si el gobierno es de izquierda o derecha, porque los políticos al dividirnos cada vez más, nos controlan fácilmente en un juego de tenis de nunca acabar. Porque unidos y siendo objetivos, podemos ser una nueva esperanza para las futuras generaciones y para nosotros mismos, para tener una mejor calidad de vida.

¡Les mandamos un abrazo enorme y hasta la próxima!