Las boletas de Andrés Zaldívar a Aguas Andinas

Spread the love

A_UNO_522548-230x230El senador DC entregó numerosas boletas a la empresa de capitales franceses y españoles. Mensualmente recibía 150 UF en pago por asesorías legislativas, según reconoce el propio Zaldívar. En total, el parlamentario percibió más de $150 millones de la sanitaria. Además, la misma empresa realizó pagos por más de $128 millones a Cegades, el think tank ligado a la DC que también figura facturando a SQM y CorpBanca.

El martes Aguas Andinas hizo su ingreso al club de empresas investigadas por la Fiscalía por supuesto financiamiento ilegal de campañas políticas. Ese día la Brigada de Delitos Económicos de la PDI llegó a las oficinas de la sanitaria para solicitar la entrega, de manera voluntaria, de una parte de su contabilidad. La diligencia se originó en el testimonio del ejecutivo de CHV, Jaime de Aguirre, quien reconoció haber emitido facturas por $30 millones a través de su sociedad La Música, por encargo de Bancard, el vehículo de inversiones del ex Presidente Sebastián Piñera.

La tormenta que se desató cuando se descubrieron las artimañanas utilizadas por Penta para beneficiar –por fuera de la ley– a candidatos que disputaban un cupo en el Congreso, ha ido sumando cada día a nuevas firmas, y actualmente el Ministerio Público analiza las contabilidades de SQM, CorpBanca, Alsacia, Ripley y, desde esta semana, Aguas Andinas.

Según información a la que tuvo acceso El Mostrador, la contabilidad de esa empresa incluye pagos al actual senador de la DC, Andrés Zaldívar, quien aparece boleteando entre octubre del 2006 y el 6 de marzo del 2010, cinco días antes de que retornara al Senado, de donde había salido el 2006 luego de ser derrotado por el PPD Guido Girardi en la circunscripción de Santiago Poniente.

Las boletas, que se justificarían por asesorías legales –según se lee en los documentos–, fueron por 150 UF mensuales, es decir, $3.722.758, de acuerdo al valor actual de la Unidad de Fomento. En octubre del 2006, el valor de la UF era de $18.402, por lo que en ese mes el dinero pagado ascendió a $2.760.000. En suma, el senador recibió, al menos, $150 millones de parte de la sanitaria en los casi cuatro años en los que le emitió boletas.

Zaldívar detalla esos trabajos, indicando que las asesorías consistían en “hacer un seguimiento a toda la tramitación, en el Senado y la Cámara, en comisiones y en Sala, de iniciativas del Gobierno en general, de todos los proyectos de ley que pudieran interesarle a la empresa. Entregué un informe mensual, con un resumen ejecutivo más anexos. Resúmenes de la discusión en Sala, de los acuerdos que se tomaban, y así hasta que los proyectos se promulgaban. Eso lo cumplí durante todo el periodo que estuve fuera del Senado”, señala a El Mostrador.

Contactado por este medio, el parlamentario reconoce los pagos, y asegura que “desde que deje de ser ministro del Interior, y más bien a fines del 2006, celebré un contrato de asesorías con Aguas Andinas para emitir mensualmente un informe sobre asesorías legislativas”.

Zaldívar detalla esos trabajos, indicando que las asesorías consistían en “hacer un seguimiento a toda la tramitación, en el Senado y la Cámara, en comisiones y en Sala, de iniciativas del Gobierno en general, de todos los proyectos de ley que pudieran interesarle a la empresa. Entregué un informe mensual, con un resumen ejecutivo más anexos. Resúmenes de la discusión en Sala, de los acuerdos que se tomaban, y así hasta que los proyectos se promulgaban. Eso lo cumplí durante todo el periodo que estuve fuera del Senado”, señala a El Mostrador.

Consultado por el respaldo de esos trabajos, asegura tener todo respaldado “en papel y en disquetes”. Respecto de los pagos que recibió en tiempos de su última campaña parlamentaria, que se inició el 2009, cuando logró un cupo en el Senado por El Maule Norte, responde que esos dineros no fueron a parar a la contienda electoral. “Esos dineros ingresaron a mi patrimonio, no fueron desviados a mi campaña”, asevera.

Aguas Andinas también confirma la información y asegura que las boletas a Zaldívar fueron por trabajos efectivamente realizados. Según una declaración que envió a El Mostrador, la empresa “suscribió un contrato de prestación de servicios profesionales con Andrés Zaldívar Larraín en su condición de abogado de reconocida trayectoria y experiencia legislativa. Los servicios consistieron en análisis y seguimiento de proyectos e iniciativas legislativas relacionados con la industria sanitaria y el ámbito económico”, asegura.

Complementando esa información, agrega que “el contrato estableció un honorario mensual de 150 UF y la relación contractual se extendió entre octubre del 2006 y el 6 de marzo del 2010, fecha en la que suscribió entre las partes el respectivo finiquito. Durante el período del contrato y tal como fue establecido en el mismo, la empresa recibió numerosos informes periódicos”.

LOS PAGOS A CEGADES

El Centro de Estudios y Gestión Ambiental para el Desarrollo, Cegades, también recibió dineros de la empresa. Según consta en información obtenida por este medio, ese think tank ligado a la Democracia Cristiana percibió más de $128 millones entre 2009 y 2011, por “informes de agenda pública”.

El desglose de esos pagos indica que el 2009 el centro obtuvo $42.840.000 de la sanitaria. El 2010 la cifra llegó a $37.485.000, y el 2011 los números se elevaron a $48.195.000.

Desde Aguas Andinas comentan que no se van a referir a estos traspasos.

Cegades –cuya directora es la alcaldesa DC de Peñalolen, Carolina Leitao– no respondió los llamados de este medio. La jefa comunal tampoco respondió mensajes para entregar su versión sobre estos pagos.

Por el directorio de Cegades han desfilado destacados militantes DC, como Luis Ajenjo –gerente general de Radio Cooperativa–, y el ex ministro de Salud del Gobierno de Frei, Alex Figueroa.

LA INVESTIGACIÓN DE AGUAS ANDINAS

Luego que el foco público se posara sobre las oficinas de la empresa controlada por capitales españoles, debido a los traspasos de dinero a la sociedad de Jaime de Aguirre, esta decidió iniciar una investigación interna para asegurarse que todos sus movimientos fueron dentro del marco de la ley.

Fuentes que conocen dicho proceso, deslizan que efectivamente esa indagatoria ha descubierto que la empresa en el pasado ha hecho donaciones a la política, pero que no existe claridad sobre si esas donaciones han sido todas dentro de la legalidad.

El ex gerente general de la sanitaria, Felipe Larraín Aspillaga, pasó el año 2014 a ocupar la presidencia del directorio, una vez que a su antiguo puesto arribara el español Jordi Valls, quien en España ha sido alcalde y que, aseguran, maneja a la perfección el lenguaje de la política.

Aguas Andinas, controlada por Agbar Suez –que mezcla capitales españoles y franceses–, y en la que participan como socios minoritarios el grupo Luksic y Carlos Heller, tiene a su cargo el servicio de agua potable de más de 6,8 millones de personas en Chile y posee una participación de mercado de 42,6%, según datos de la Superintendencia de Servicios Sanitarios.