Las neumáticos usados se convertirán en las baterías de próxima generación

Spread the love

car-tyres-63928_19201Todos conocemos que las baterías de los coches eléctricos son bastante costosas y hasta ahora únicamente las de iones de litio que como no son las más caras, son las que proporcionan una autonomía aceptable para el día a día en nuestra gran ciudad. Pero los fabricantes de baterías como ya hemos visto hace unos días, están asegurando el futuro de los coches eléctricos gracias a sus baterías de última generación que no solo tendrán mucha más autonomía, si no que costarán mucho menos.

Una de las razones por las que ese precio en su fabricación se rebaja, es gracias a que un grupo de investigadores ha desarrollado una forma de aprovechar tus neumáticos usados para crear baterías con una capacidad mayor a las actuales. Pero la tercera gran ventaja después del menor precio y mayor autonomía de este desarrollo, es que es completamente sostenible. Hasta este estudio, los procesos de fabricación comprendían el uso de materiales cuya extracción y por consiguiente su precio es complicado de asumir.

El proceso que han desarrollado los chicos del departamento de energía de Oak Ridge National Laboratory, es sustituir el ánodo de carbono en las baterías de iones de litio por carbono pirolítico extraído del propio neumático usado. Para conseguirlo, hay que triturar el neumático en trozos muy pequeños y después introducirlo en un baño de ácido sulfúrico. El resultado tras eliminar el ácido, esos trozos diminutos de caucho ahora forman una masa sólida, que sin necesidad de elevarla a altas temperaturas puede convertirse en carbono pirolítico.

Bateria_Litio_01Hasta ahora el ánodo de una batería era de grafito, un material que es bastante costoso, pero gracias a este nuevo ánodo de carbono pirolítico estos investigadores han conseguido crear una batería que tras 100 ciclos de carga y descarga, las propiedades comparadas con una convencional fueron mucho mejores. Así pues, esta nueva batería ha conseguido dar una capacidad de 390mAh/g, mientras que la batería convencional se ha quedado en 370 mAh/g.

Otra nueva tecnología que añadir a la lista de imprescindibles y aunque como la mayoría aun está en pañales, también se le ven maneras para llegar a buen puerto. Ojalá sea así, ya que nos vemos en la necesidad de encaminar nuestros coches hacia un mundo más limpio pero sobretodo más económico y así seguir disfrutando de lo que más nos gusta, conducir.

Fuente – ALT1040