Las pugnas y negociaciones para instalar en Chile el poder político evangélico

Spread the love

La férrea oposición conservadora al matrimonio igualitario y a la ley de aborto en tres causales convirtió a los 3,5 millones de evangélicos del país en un apetecido nicho electoral. Un caudal que puede ser decisivo para que Sebastián Piñera vuelva a La Moneda. Pero este poder evangélico que parece haber irrumpido recién este año, no es nuevo. Se tejió en silencio desde 2009 de la mano del obispo Eduardo Durán. Esta es la historia de las pugnas y negociaciones para instalar una bancada evangélica y disputar poder político. Una estrategia que ya recorrieron con éxito sus pares de Brasil y Colombia.

En los últimos diez años la llamada Catedral Evangélica, el emblemático templo de Alameda con Jotabeche, ha sido epicentro de soterradas disputas por el control de una de las vertientes más grandes e influyentes del mundo protestante chileno: la Iglesia Metodista Pentecostal. Una pugna que ha enfrentado a varios obispos y cuyo premio es el pastoreo del numeroso rebaño de fieles que frecuentan ese culto, cuyos diezmos y ofrendas podrían superar los $35 millones mensuales, según cálculos que hacen directivos de otras congregaciones.

Contar con la llave de esa caja de fondos no es el único objetivo de quienes han atizado estas disputas. En el último tiempo se puso en juego el logro de otra meta: acumular una importante cuota de poder político con la creación de una bancada parlamentaria que reproduzca en Chile lo que ya ocurre en Brasil y Colombia, donde la comunidad evangélica es uno los actores políticos más relevantes.

Eduardo Durán, líder de Coniev.

Obispo Eduardo Durán Castro, líder del Coniev.

La carrera por administrar los votos de los chilenos que se declaran evangélicos, unos 3,5 millones de personas que organizados y coordinados podrían decidir cualquier elección, ya está lanzada entre los principales líderes de esa corriente religiosa.

El deceso, en 2003, del influyente obispo Javier Vásquez –quien cultivó amistad con Augusto Pinochet e instauró el Te Deum evangélico cuando la Iglesia Católica enfrentaba al régimen militar– marcó la partida de los profundos quiebres en la Iglesia Metodista Pentecostal. Los obispos Bernardo Carter y Roberto López, así como el pastor Jorge Vásquez –hijo de Javier Vásquez–, son algunos de los que cosecharon derrotas en esta larga pugna por heredar el liderazgo espiritual y material de la poderosa congregación.

De estos enfrentamientos surgió la figura incombustible del obispo Eduardo Durán Castro, quien pavimentó su exitoso camino al liderazgo con varios episodios controversiales, los que incluyen la formación en secreto de una nueva congregación –que reclamó como patrimonio propio el templo de Jotabeche– y la caída del obispo Roberto López desde la jefatura de la iglesia, después de ser acusado de haber sido agente de la CNI, precisamente cuando estaba enfrascado en una ácida disputa con Durán.

La vacante que dejó López catapultó a Durán al principal sillón de su iglesia. En paralelo, la prosperidad económica comenzó a acompañarlo: según información publicada por La Tercera, en los últimos diez años adquirió 14 propiedades habitacionales, nueve estacionamientos y cuatro bodegas, las que suman una tasación fiscal de $986 millones. El mismo reportaje indica que es propietario de seis vehículos: dos camionetas, un furgón, una station wagon 4×4 de 2016 y dos autos Ford de colección, uno de 1928 y otro de 1929. Su hijo, Eduardo Durán Salinas, actual candidato a diputado y autor del discurso que vapuleó a la Presidenta Michelle Bachelet en el último Te Deum, acumula un patrimonio similar: cinco bienes raíces que suman una tasación fiscal de $815 millones.

Obispo Jorge Méndez, líder del Consejo Nacional

Obispo Jorge Méndez, líder del Consejo Nacional de Obispos.

Afianzado en el liderazgo de su iglesia y favorecido por la bonanza económica, el obispo Durán abrió otra puerta para fortalecer su posición: la del poder político. Desde la campaña presidencial de 2009, ha tejido una estrecha alianza con Sebastián Piñera. Un vínculo que se ha reforzado de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias del próximo mes. El obispo forma parte del Consejo Ciudadano que asesora al presidenciable, instancia que además integran otras cuatro figuras del mundo evangélico: el obispo Jorge Méndez(presidente del Consejo Nacional de Obispos y Pastores), Erika Muñoz (candidata a diputada de la UDI), Aldo Pinuer (alcalde de La Unión, independiente) y Daniel Agusto (alcalde de Calama, RN).

Si los resultados de la jornada electoral del 19 de noviembre se dan tal como lo tiene previsto la cúpula que hoy domina el templo de Jotabeche, Piñera debiese timbrar su boleto de retorno a La Moneda y, al mismo tiempo, Durán Castro se asegurará un lugar de privilegio en la galería histórica del protestantismo chileno al ungirse como el líder espiritual que impulsó la primera bancada parlamentaria evangélica.

NEGOCIANDO CON PIÑERA

La Cámara de Diputados de Brasil tiene 513 escaños. De ellos, 75 forman parte de la poderosa bancada evangélica. A este grupo se suman otros parlamentarios que han recibido financiamiento y apoyo de estas iglesias, por lo que son más de 190 diputados los que votan de acuerdo con las directrices del credo. Los negocios que prosperan por esta bullente actividad política (asesorías parlamentarias, propaganda, redes de TV y radio) multiplican el interés de los pastores. El apoyo evangélico, por ejemplo, fue fundamental para sacar a Dilma Rouseff del gobierno. En Colombia, las cosas evolucionaron de manera similar, al punto que el voto evangélico desequilibró a favor del “No” el plebiscito sobre los acuerdos de paz con la guerrilla.

Obispo Emiliano Soto, líder de la Mesa Ampliada

Obispo Emiliano Soto, líder de la Mesa Ampliada.

Mirando ejemplos tan fecundos como los de Brasil y Colombia, el camino de los evangélicos chilenos hacia la participación política confesional comenzó a abrirse en 2009. Ese año, la entonces principal organización de iglesias evangélicas, la Mesa Ampliada, se aprestaba a dar su apoyo al candidato presidencial Eduardo Frei en un acto que se desarrollaría en el Círculo Español. El obispo Jorge Méndez, líder de otra entidad que agrupa a los evangélicos, el Consejo Nacional, señaló a CIPER que entonces, junto al obispo Durán, decidieron formar un bloque para respaldar a Piñera:

-Tuvimos varias reuniones con Sebastián Piñera. Estuvimos en la parcela de Eduardo Durán, lo invitamos para conversar, y luego nos reunimos en la catedral.

En esas reuniones, indicó Méndez, le pidió a Piñera que integrara a su gobierno al hijo del obispo Durán, Eduardo Durán Salinas, quien había sido derrotado como candidato a diputado por Lota y Coronel en esas elecciones de 2009. Piñera acogió la petición y lo nombró gobernador de Ñuble. Ese gesto selló un vínculo de confianza que se ha robustecido con los años.

Ya instalado en La Moneda, Piñera aceptó como representantes protocolares de las iglesias evangélicas a Méndez y Durán, desplazando al obispo Emiliano Soto, líder de la Mesa Ampliada. Esta nominación generó mucho ruido al interior de la Iglesia Metodista Pentecostal, porque hasta ese momento esa corporación estaba encabezada por el obispo Roberto López y Durán solo era el jefe del templo de Jotabeche. Este choque por los rangos fue uno de los primeros síntomas públicos del quiebre definitivo que en 2011 separaría las aguas entre López y Durán.

Eduardo Durán Salinas (RN), candidato a diputado.

Eduardo Durán Salinas (RN), candidato a diputado.

En este escenario, el sector encabezado por Durán creó una nueva organización para agrupar iglesias: el Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas(Coniev). De esta forma, hasta hoy existen tres grandes conglomerados que representan al mundo evangélico: la Mesa Ampliada (liderada por Emiliano Soto), el Consejo Nacional (Jorge Méndez) y el Coniev (Eduardo Durán).

La alianza entre el Consejo y el Coniev para apoyar al gobierno de Piñera, siguió dando frutos: la plataforma política Por un Chile para Cristo, el paraguas que cobija las 11 candidaturas parlamentarias de este sector de la iglesia evangélica que se presentan a la elección del próximo mes. Esta iniciativa, dirigida por los hermanos Alan yEddy Roldán, además de Eduardo Durán Salinas, es la principal promotora de la bancada evangélica.

El obispo Jorge Méndez contó a CIPER que las primeras conversaciones para organizar candidaturas evangélicas se hicieron con el entonces ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet. Pero la iniciativa cuajó mucho después, en 2015. Ese año, señaló Méndez, los líderes del Consejo y el Coniev se reunieron con Piñera para pedirle que en 2017 se presentara nuevamente en la carrera a La Moneda. Entonces, le manifestaron que había un grupo de “hermanos” dispuestos a postular al Congreso, para respaldar su opción presidencial.

En noviembre de 2015, los obispos Durán, Méndez y Hedito Espinoza, entre otras prominentes figuras del mundo evangélico, se reunieron en un almuerzo privado en el Hotel Fundador, en Santiago. Allí, los hermanos Roldán y Eduardo Durán Salinas, presentaron la iniciativa Por un Chile para Cristo. En esa cita explicaron que el nuevo distritaje que debutaría en las parlamentarias de 2017 abría opciones claras para conseguir escaños en la Cámara. También expusieron que una agresiva oposición a la agenda de proyectos valóricos que impulsaba el gobierno (aborto por tres causales, matrimonio igualitario e identidad de género) sería el eje de campaña ideal para alinear los votos de los feligreses.

Mario Desbordes.

Mario Desbordes, secretario general de RN.

Los obispos presentes no solo aceptaron la propuesta, sino que pidieron ampliar las proyecciones de candidaturas a nivel nacional, ya que hasta ese momento solo se consideraba la Región Metropolitana. Finalmente, se inscribieron 11 candidaturas agrupadas en Por un Chile para Cristo: cinco en cupos de RN, cuatro independientes, una de la UDI y una de Democracia Regional Patagónica (vea la nómina completa de los candidatos y sus distritos).

Los cupos que facilitó RN, señaló el obispo Méndez, fueron solicitados directamente a Sebastián Piñera en reuniones en las que él participó junto al obispo Durán. A comienzos de este año, dijo, el ex mandatario les respondió positivamente. Los detalles para definir los cupos en la plantilla, indicó el obispo, se discutieron con el presidente de RN, Cristián Monckeberg, y su secretario general, Mario Desbordes.

LA VERSIÓN DESPOLITIZADA

El vocero del Coniev, Cristián Nieto, militante de RN y ex candidato a diputado de ese partido por Cerro Navia y Quinta Normal, entregó a CIPER una versión distinta a la del obispo Méndez. Según dijo, la plataforma Por un Chile para Cristo no fue hecha para respaldar a Sebastián Piñera, sino para acoger a todos los evangélicos que tengan aspiración de llegar al parlamento y que sean representativos de sus congregaciones. “Está abierta a todos, de derecha a izquierda”, señaló Nieto.

Aunque entre las 11 candidaturas que impulsa la plataforma no hay postulantes de centroizquierda, Nieto dijo que están apoyando nombres de la Nueva Mayoría que se presentan a las elecciones de consejeros regionales, pero no los identificó.

Sobre la forma en que se consiguieron los cinco cupos de RN para presentar candidatos evangélicos, Nieto dijo que él conversó con representantes de diversos partidos –de derecha a centroizquierda– y que solo los de RN estuvieron dispuestos. La integración, indicó, no fue fruto de una negociación política sino de conversaciones que llevó él, personalmente, con Cristián Monckeberg y Mario Desbordes, debido a que mantiene con ellos una antigua amistad.

Cristián Nieto, vocero de Coniev.

Cristián Nieto, vocero del Coniev.

Una versión similar a la de Nieto es la que entrega el director ejecutivo de Por un Chile para Cristo, Alan Roldán. “Es una coincidencia que la mayoría (de los candidatos) sea de RN, porque nosotros nunca hemos hablado con ese partido”, asegura, y explica que cada candidato debía gestionar su cupo si era militante de alguna colectividad. “La diferencia es que RN le abrió las puertas al mundo evangélico. Podríamos buscar gente que está en la DC, en el PPD, pero jamás les van a dar los cupos”.

Roldán reconoce que la plataforma no integra a todos los candidatos del mundo evangélico, pero explica que esto se debe principalmente a los requisitos de entrada que impusieron: tener asegurado el financiamiento de la campaña y contar con la aprobación del obispo presidente de la iglesia a la cual pertenecen. Así, aclara, se aseguran de que todos los candidatos sean evangélicos “de cuna”.

El sueño cumplido, según el director ejecutivo, sería obtener entre tres y cinco candidatos electos, para continuar el trabajo como bancada evangélica. Luego, prepararse para las elecciones municipales de 2020 y en las próximas parlamentarias ampliar su presencia con candidatos al Senado, hasta alcanzar el objetivo final: presentar un candidato presidencial evangélico con reales posibilidades para el año 2038.

La apuesta no es descabellada. “Nosotros venimos copiando lo de Brasil”, afirma el obispo Jorge Méndez. Allí, el número de evangélicos en cargos políticos ha crecido vertiginosamente durante las últimas décadas: eligieron al alcalde de Río de Janeiro, la segunda ciudad más grande del país, votaron senadores, formaron una poderosa bancada de diputados y pusieron en la presidencia de esa cámara entre 2015 y 2016 a Eduardo Cunha, uno de los principales arquitectos del impeachment contra Dilma Rouseff.

Pero no es solo Brasil el ejemplo. Cristián Nieto dice que ha viajado por Colombia, México, Perú y Ecuador, recogiendo las experiencias de las comunidades evangélicas que se han lanzado al ámbito político.

Actualmente, en Chile hay al menos cuatro partidos evangélicos en formación: Unidad Cristiana Nacional (Temuco), Nuevo Tiempo (Antofagasta), Unidos en la Fe y Partido Cristiano Ciudadano(ambos en Santiago). Hay dos candidatos de la plataforma Por un Chile para Cristo que provienen de estas organizaciones: Freddy Araneda (Nuevo Tiempo) y Edgardo Sepúlveda (Unidad Cristiana Nacional), aunque ambos se inscribieron como independientes ya que sus colectividades aún no se legalizan.

Alan Roldán estima que este no es el momento de formar un partido, ya que primero se debe reeducar cívicamente a la comunidad: “Recién estamos convenciendo a nuestra gente de ir a votar”. Se apura en aclarar que las discusiones políticas deben ir separadas de lo que ocurre dentro de las iglesias. Sin embargo, reconoce que se ha reunido en la Catedral Evangélica con el obispo Durán -entre otros pastores- y los candidatos Eduardo Durán hijo y su propio hermano, Eddy Roldán, para discutir lo que será la “agenda evangélica” durante el próximo gobierno: “Por ejemplo, a nosotros nos encantaría que el Sename se lo pasaran al mundo evangélico”.

KAST METE LA COLA

La campaña electoral basada en una cerrada oposición a la agenda valórica del gobierno tuvo su punto más álgido en el pasado Te Deum. En un hecho sin precedentes, ocupó el púlpito un diácono y no un obispo o pastor, como había ocurrido siempre. No era cualquier diácono, era Eduardo Durán Salinas, el hijo del obispo Durán. Desde la testera del templo de Jotabeche no solo encaró duramente a la Presidenta Bachelet por el aborto en tres causales y el proyecto de matrimonio igualitario, sino que lanzó un discurso con un claro tinte de campaña:

Los chilenos tendrán oportunidad de elegir a quienes nos conducirán durante los próximos cuatro años y hoy, como nunca, el pueblo cristiano se ha puesto de pie para decir basta de esos servidores que visitan nuestros templos y que luego promueven leyes que van en contra de todo lo que profesamos”.

Presidenta saliendo del último Te Deum evangélico

Presidenta Bachelet saliendo del último Te Deum evangélico

La protesta del gobierno por lo que se consideró un trato vejatorio para la Presidenta, fueron seguidas por una conferencia de prensa, presidida por el obispo Durán, en la que el Coniev anunció el enfriamiento de sus relaciones con La Moneda.

El quiebre puede seguir escalando. Para este domingo 29 de octubre está programada una gala en la Catedral Evangélica en conmemoración de los 500 años de la reforma protestante. Según explicó Cristián Nieto, la Presidenta está invitada, pero no ha habido respuesta de La Moneda. También se cursaron invitaciones a los candidatos presidenciales y no estaba claro si asistiría Piñera. De hacerlo, aunque esta vez no habrá homilías ni discursos desde el púlpito, el “aplausómetro” de la feligresía puede ungir definitivamente al ex mandatario como el abanderado de este sector evangélico. Aunque si también se presenta José Antonio Kast, es probable que los aplausos se repartan entre ambos.

La incesante campaña que presenta la agenda valórica del gobierno como una obra del demonio y un paso hacia la degeneración de Chile, ha calado profundo en algunas congregaciones donde se ve a Kast como un candidato más firme que Piñera. Por lo mismo, la reunión que la semana pasado sostuvo Andrés Chadwick, jefe político de la campaña de Piñera, con el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), fue fuertemente criticada en el mundo evangélico que respalda al ex presidente. Los dirigentes del Movilh declararon que en esa cita, y en referencia al proyecto de matrimonio igualitario, Chadwick habría dicho que un eventual gobierno de Piñera no se opondría a los proyectos de ley que ya se estén tramitando.

Al día siguiente, el viernes 20, Chadwick grabó un mensaje de audio dirigido a pastores evangélicos, tratando de bajar los decibeles a la controversia: “Creo necesario poder darles una explicación, porque hemos dado una larga batalla juntos por nuestros valores y principios y no queremos que malas interpretaciones la puedan debilitar”. El delicado equilibrio que debe hacer el comando de Piñera para buscar el voto duro de los evangélicos, sin que se le desordene su polo liberal (Evopoli y Amplitud), presenta fisuras a las que Kast pretende sacar partido:

“El voto del pueblo evangélico es crucial. Si queremos corregir el rumbo del país, reconstruir la integridad moral de nuestras instituciones, luchar con fuerza por el derecho a la vida y la promoción de la familia, es el momento en que el pueblo evangélico unido debe alzar su voz y manifestar su preferencia”, dijo Kast –en una declaración registrada por el diario Pulso–, justo en la víspera de la cita entre Chadwick y el Movilh. De hecho, el presidenciable conservador ya cuenta con el apoyo explícito del grupo evangélico Unidos por la Fe y de dos candidatos de Por un Chile para Cristo: Edgardo Sepúlveda y José Aburto.

Las eventuales manifestaciones que puedan surgir en la gala del domingo 29 en el templo de Jotabeche, son miradas con preocupación por otras congregaciones:

-Es una pena que una fecha tan simbólica para los evangélicos corra el riesgo de terminar instrumentalizada. Históricamente, las iglesias evangélicas han aceptado que los hermanos que tienen vocación política se presenten a elecciones, de izquierda o derecha. Pero esto es distinto, aquí se está nombrando candidatos y haciendo campaña desde dentro de las iglesias y el resultado son este tipo de manifestaciones. Se cruzó una línea -dijo a CIPER un pastor pentecostal que prefirió la reserva de su nombre para evitar roces con el sector de Durán.

Que se está haciendo política desde el interior de los templos, no es un decir. El pasado lunes 23 CIPER constató que en la catedral de Jotabeche se efectuó una reunión de coordinación entre directivos del Coniev y algunos candidatos de Por un Chile para Cristo.

reunion-catedral

Reunión del 23 de octubre en la Catedral Evangélica

LA LARGA MARCHA DE DURÁN

Bajo un aspecto frágil, pero vital, con una voz acogedora y un trato cordial, el obispo Eduardo Durán Castro se abrió paso hasta la cúspide de la Iglesia Metodista Pentecostal y bajo su liderazgo se inició el camino que pretende convertir al mundo evangélico en un factor político determinante. Días antes del polémico Te Deum de septiembre pasado, se dirigía así a sus feligreses, preparando lo que venía:

No estamos en el parlamento donde se hacen las leyes, son los diputados y senadores los que aprueban los proyectos. Por eso, siempre he dicho que la voz de la iglesia en la legislación no se escucha. Vamos, exponemos, queda en las actas del Congreso, pero nada más. En el momento de votar, ahí hacen lo que quieren. Ahora bien, cuando tengamos nuestros hermanos de todo el país que sean diputados y senadores, va a cambiar la cosa, porque ahí se va escuchar la voz de la iglesia con poder de decisión”.

Antes de convertirse en piedra angular de su congregación y próspero propietario de bienes raíces, Eduardo Durán trabajaba en la Sociedad Bíblica. Integró el equipo de Relaciones Públicas de la Catedral Evangélica y a comienzos de los ‘90 asumió la dirección de las comunicaciones de la corporación Iglesia Metodista Pentecostal. En ese cargo conquistó la confianza del obispo Javier Vásquez, convirtiéndose en uno de sus asesores más cercanos. A la muerte de Vásquez oficiaba de hecho como secretario personal del obispo y de su mano había conocido todo el trajín, público y privado, del liderazgo religioso.

El deceso de Vásquez en 2003 dejó dos cargos vacantes: la presidencia de la Iglesia Evangélica Metodista Pentecostal (que agrupaba a todas las iglesias de esa corporación a nivel nacional) y la jefatura local del templo de Jotabeche. A la cabeza de la corporación quedó el obispo Bernardo Carter, secundado por el obispo Roberto López. Durán heredó el cargo que Vásquez tenía en Jotabeche: fue designado pastor gobernante de ese templo, cargo al que también aspiraba Jorge Vásquez, hijo del obispo fallecido.

El equilibrio entre las nuevas autoridades resultó precario. En 2007, tras tres años de disputas, 92 de los 320 pastores de la iglesia se desligaron de Carter, acusando una administración autoritaria, y se reagruparon bajo la dirección del obispo López.

Conocedor del tramado que había tejido Vásquez en su largo gobierno al mando de la iglesia, Durán sabía que en 2001 el histórico obispo había creado una corporación de derecho público que coexistía con otra corporación de derecho privado que era propietaria de todos los inmuebles de la iglesia. Vásquez presidió ambas y, a su muerte, las dos quedaron acéfalas. Durán también sabía que Carter solo había heredado el timón de la corporación pública, por lo que la corporación privada estaba en receso y seguía descabezada. Con ese dato, Roberto López agrupó a los pastores disidentes bajo la corporación privada, organización que contaba con la propiedad de todos los templos, lo que generó una áspera negociación con Carter.

A pesar del rol crucial que jugó para fortalecer a López, Durán no encontró en el nuevo jefe la misma red de confianzas que había tejido con Vásquez. Una nueva disputa por el poder se estaba incubando. El papel clave que desempeñó en la formación del Coniev y el respaldo que brindó a la exitosa campaña de Piñera en 2009, elevó a Durán a representante protocolar del mundo evangélico ante La Moneda. La escalada le dio piso para enfrentar a López en 2011. En enero de ese año, Durán inscribió en el Ministerio de Justicia una nueva iglesia: Catedral Evangélica de Chile Jotabeche 40 Metodista Pentecostal, registrando como domicilio Alameda 3644, el inmueble que alberga la catedral (vea el registro publicado en el Diario Oficial).

Último Te Deum en la Catedral Evangélica

Último Te Deum en la Catedral Evangélica

La nueva entidad se mantuvo en reserva durante meses, hasta que la corporación presidida por el obispo López se enteró de su existencia y se desató la pugna por el control del simbólico templo (vea el comunicado de la corporación sobre ese quiebre). En medio de la disputa, en abril de 2011, la agencia EFE difundió documentos de la Armada que demostraban que López, ex suboficial de la marina, había sido agente de la CNI. La denuncia selló el destino del obispo López y allanó el camino de Durán a la cima de su iglesia.

Con el retorno de Michelle Bachelet en 2014, el obispo Emiliano Soto, jefe de la Mesa Ampliada, volvió a ocupar el rol de representante de las iglesias evangélicas ante las autoridades, desplazando al grupo de Durán. Al año siguiente, en silencio, los obispos Durán y Méndez le pidieron a Piñera que repostulara y lanzaron el plan para generar la bancada evangélica.

El discurso anti agenda valórica que se ha agitado desde 2016 para posicionar a los candidatos a la Cámara le abrió un nuevo frente de conflicto al grupo de Durán: una disputa subterránea con el obispo Soto y la Mesa Ampliada, la que irrumpió tras la controversia desatada por el último Te Deum.

El Coniev se formó, dice Cristián Nieto, porque los representantes evangélicos ante el gobierno –la Mesa Ampliada– eran “complacientes” y no expresaban con suficiente fuerza la necesidad de contar con una instancia de diálogo donde las iglesias evangélicas manifestaran su rechazo a los proyectos valóricos. Con ese discurso, el Coniev ha intentado crecer a costa de organizaciones que están bajo la influencia del obispo Emiliano Soto.

Con todo, el principal aliado de Durán, el obispo Jorge Méndez, reconoce que bajo el gobierno de Bachelet las cosas no han sido en blanco y negro, como lo presenta el Coniev de Durán y Por un Chile para Cristo.

-La Presidenta quería conocer la opinión de la iglesia evangélica y nos presentamos en el Congreso y ante el gobierno para dar esa opinión, algo que nunca se había dado. Ella creó el feriado de la iglesia evangélica, único en el mundo. Debimos haberla despedido como corresponde.

Aunque el vocero del Coniev, Cristián Nieto, ha dicho que el Te Deum no se organizó con un criterio político para atacar a Bachelet, el obispo Jorge Méndez entrega una versión distinta:

-A mí me pidieron que, por favor, cuando yo hiciera la predicación no me pusiera a darle gracias a la Presidenta. Pero yo las di, porque tenemos que reconocer lo bueno.

 

 

Por :  y