Los coletazos en Chile de la ley de retiro de Fondos de Pensiones en Perú

Spread the love

sin_post_1609_0Cuando en Chile aún no hay claridad acerca de los cambios concretos que el Gobierno hará al sistema previsional a partir de las conclusiones de la Comisión Bravo, las AFP locales miran con preocupación la ley publicada el pasado jueves en Perú, que permite a las personas retirar hasta el 95,5% de los fondos de pensiones, una vez que cumplan los 65 años para poder jubilarse.

Según la nueva normativa que cuenta con la oposición del gobierno de Ollanta Humala, esta modalidad de retiro es opcional, y el afiliado «podrá elegir entre percibir la pensión que le corresponda en cualquier modalidad de retiro, o solicitar a la AFP la entrega de hasta el 95,5% del total del fondo disponible en su cuenta de capitalización individual». Agrega que de optar por esta alternativa, la persona no tendrá derecho a ningún beneficio con garantía estatal.

Las administradoras en Perú, si bien aseguran que no pondrán trabas a los afiliados que quieran retirar los fondos, lo negativo de la norma se debe a que es «populista». Según el presidente de la Asociación de AFP de Perú, Rafael Picasso, la nueva ley «atenta contra cualquier sistema de seguridad social o previsional, no sólo en Perú sino en cualquier parte del mundo (…) Se destruye la esencia de lo que es un sistema previsional». Añadió que con esta nueva legislación serán pocos los nuevos jubilados que opten por las otras modalidades como renta vitalicia o retiro programado.

Para Picasso el gran problema vendrá cuando a las personas se les acaben los fondos. «El estado va a tener que entrar a ayudar a los que se quedaron sin dinero y finalmente ese dinero saldrá de los contribuyentes», dice el líder gremial limeño agregando que «esto tendrá una repercusión en el largo plazo, ya que no va a haber suficientes fondos para la finalidad previsional».

Sobre cómo va a operar esta modalidad, aún no hay claridad debido a que este martes la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP de ese país anunciará el procedimiento operativo con que operará y cuáles serán los requisitos para presentar la solicitud de retiro.

Visión en Chile

Las AFP en nuestro país miran con preocupación esta nueva ley en Perú, ya que ven señales negativas apuntando a la administración que las personas le pueden dar a estos fondos una vez retirados. Habitat es la única AFP local con capitales chilenos que opera en Perú, por lo que esta normativa le afecta directamente. Para el gerente general, Cristián Rodríguez cuando a las personas que retiren los fondos se les acabe el dinero, «van a terminar siendo – quiéranlo o no- una carga para el Estado y por tanto creemos que estas medidas hacen gran daño, por eso hemos tenido una postura clara que los ahorros previsionales son eso y por tanto no se les puede dar fines distintos».

Agrega que es difícil que haya un ahorro voluntario de los fondos de pensiones «porque siempre hay otras necesidades, lamentablemente es la realidad y por eso los sistemas provisionales son obligatorios. Cuando uno ahorra durante toda la vida para que en el momento de su retiro tome la plata y haga lo que quiera, si hay una madurez suficiente en los afiliados, es una gran noticia, pero en ese sentido no tendría para qué haber ahorro (…), pero lo lógico es que los ahorros se usen para la pensión».

Otra de las compañías que tiene presencia en Perú debido a su carácter multinacional es Sura, que en Perú opera con la AFP Integra.

Desde la filial chilena del holding colombiano, su CEO, Francisco Murillo tiene una opinión similar ya que considera que la gravedad de esta ley radica en lo que pasará luego que a las personas se les acaben los fondos retirados.

«El sistema acumula fondos para que al final de la vida los clientes puedan tener un flujo de pensiones hacia adelante y lo que está pasando con esto, es que la gente va a poder disponer de ese dinero, la gente probablemente no sabe cómo invertir esa plata y cómo gastársela y por tanto es postergar el problema» indica Murillo.

En ese sentido, agrega que la carga se la llevarán los gobiernos, porque «al final qué van a hacer cuando la gente vuelva y diga que se le acabó la plata. Nos parece que es una mala señal».

Agrega que el sistema no se trata de acumular dinero para luego disponer libremente.

«Estamos en el mundo de las pensiones y ese mundo se obligó a ahorrar y después la idea es que haya una manera ordenada de desahorrar, sino esto no va a funcionar y el gobierno se mete en un problema serio».

Sin embargo, hay otras voces que consideran que esta medida es positiva, y en ningún caso supone un riesgo mayor en cuanto a administración de los fondos por parte de las personas.

Según el fundador de Felices y Forrados, Gino Lorenzini esto es factible en Chile por el derecho de propiedad que establece la Constitución a los bienes que tengan las personas.

«Pueden obligar a ahorrar toda la vida, pero después al jubilarse por qué no se puede disponer de los ahorros si la Constitución actual lo permite, tenemos el derecho constitucional sobre nuestros ahorros» dice Lorenzini, quien agrega que los peruanos «han dado una lección porque se están protegiendo de una eventual crisis y prefieren que los trabajadores recuperen el control de su dinero al jubilar».

Impacto para las AFP

Respecto a los eventuales riesgos que podría tener esta medida en el sistema, Rafael Picasso es drástico en señalar que esto para la industria de las AFP, «es el inicio del fin, porque la intención del congreso actual en Perú es que los ahorros de los trabajadores dependientes sea voluntario y no obligatorio.

Ahí sería el final de la actividad, el sistema previsional privado está muy vulnerable».

Agrega que la posibilidad de que esto se dé en nuestro país, «no lo descarto, pero depende del sistema legislativo, me decían unos abogados de Chile que allá no es factible, tendría que ser una iniciativa de la Presidenta (…) hay que evitar en la región el riesgo de contagio».

No obstante, Lorenzini considera que los únicos riesgos implícitos tendrían relación con una escasa educación financiera de las personas y que no sepan invertir sus fondos tal como sucedió en los casos de las estafas piramidales. Sin embargo estima que para el negocio de las AFP el daño es «muy marginal» porque más del 90% de los afiliados tiene ahorros que no superan los $30 millones al jubilar.

¿Quiénes Son Los Dueños de las AFP Peruanas?

A diferencia de Chile donde hay seis AFP, en Perú la industria es mucho más concentrada, debido a que existen sólo cuatro administradoras, siendo solamente una de propiedad de capitales peruanos.

Habitat: Es controlada por la Cámara Chilena de la Construcción de Chile y es la única AFP local que tiene presencia en Perú tras ingresar a ese mercado en 2012, y que ganó la primera licitación de afiliados en ese país para el periodo 2013-2015.

Integra: Pertenece al grupo Sura desde 2011, aunque opera en Perú desde 1993 y administra un fondo de pensiones que asciende a más de $47.000 millones de nuevos soles (US$ 14.360 millones) con una cartera de más de dos millones de afiliados.

Prima: Fundada en 2005, es la única que mantiene capitales peruanos ya que es controlada por la Familia Romero (que también participa en BCI en Chile), a través del grupo Crédito, uno de los holdings financieros más importantes de ese país.

Profuturo: Fundada en 1993, es controlado por el grupo financiero canadiense Scotiabank y cuenta con 1,87 millones de afiliados.