LUKSIC VS EL PUEBLO DE PAINE: EN DISPUTA POR EL AGUA

Spread the love

Por Nicolás Cabargas Madrid

ccu“Morir luchando, sin agua ni cagando”. Una simple frase repetida por movimientos sociales de Paine que ejemplifica el sentir de todo un pueblo contra el nuevo mega proyecto empresarial del multimillonario Andrónico Luksic. Y es que los 17.400 millones de dólares no parecen ser patrimonio suficiente para el dueño de Canal 13 y Banco de Chile, ya que busca la expansión de su riqueza mediante la instalación de la nueva “Planta CCU Paine”, proyecto que genera fuerte resistencia en la comunidad painina.

Si ya durante el año 2003 el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) había determinado la extrema vulnerabilidad del acuífero de Paine, 11 años después la situación se plantea como insostenible de concretarse los planes del empresario descendiente de croatas. Esto debido a que según el estudio de impacto ambiental presentado durante diciembre de 2013, la planta que se ubicara en un terreno de 50 hectáreas a la salida de la pequeña ciudad gastara el equivalente a 24 millones de litros agua al día.

Luchando por lo propio

La identidad y subsistencia del pueblo están en peligro, y sus habitantes lo saben. Por esto mismo es que desde diciembre se están generando cortes en la Ruta 5 Sur todas las semanas, organizadas principalmente por mujeres que ven como el futuro de los suyos está en juego. Acá no hay partidos políticos que busquen aprovechar el movimiento ciudadano. Habiendo militantes de Renovación Nacional, el Partido Comunista y la Democracia Cristiana (entre otros), todos se unieron, dejando atrás las diferencias y buscando el bien común.

Si bien en un comienzo las reuniones donde se planificaban las actividades de la comunidad eran abiertas, la presencia de más personas conllevaba que carabineros siempre estuviera presente en las manifestaciones. En la actualidad, con un sistema de boca en boca entre gente de confianza, los cortes de calles y barricadas son tranquilamente efectuados por ciudadanos que reclaman justamente por sus derechos.

Adiós a las sandias

Para todo el país, Paine es sinónimo de las más exquisitas sandias del territorio nacional desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, si se lleva a cabo el plan de Luksic esto podría cambiar. Un pueblo acostumbrado a subsistir mediante el esforzado trabajo de la agricultura ha visto como su forma de ganarse la vida se ha complicado debido a la obligada racionalización de aguas. Gracias a esto la producción de frutas y verduras ha disminuido considerablemente. Sin embargo, nada de esto se compara con cómo afectaría a la ciudad la instalación de la planta cervecera.

La respuesta de la CCU es irrisoria. “En Chile el consumo de cerveza llega a 40 litros por habitante al año, con un incremento anual de ventas del 3%. Como compañía queremos satisfacer esa demanda, por lo que es necesario aumentar la producción” fue la respuesta oficial de la compañia a las demandas sociales publicada por el medio The Clinic en abril de este año.

Asimismo, la compañía genera gran desconfianza debido a su permanente cambio de discurso. Cada vez que fueron consultados por la cantidad de agua utilizada por la planta, siempre se entregaron cifras distintas, incluso bastante lejos de las establecidas en el informe de impacto medioambiental. Mientras a las agrupaciones sociales les dicen que usarán menos de un 4 por ciento de los acuíferos de Paine y Buin, al medio “The Clinic” declaran que “sólo” utilizarán 127 litros de agua por segundo, 273 menos que los asumidos por la misma empresa en diciembre ante el Servicio de Evaluación Medioambiental.

Más irregularidades

Y esto no es todo. Como si el secar a un pueblo fuera poco, está la polémica del alcalde y sus vueltas de chaquetas Si bien la controversia se inició durante diciembre del 2013, la firma del proyecto por el mismísimo alcalde de Paine, el señor Diego Vergara Rodriguez (RN), se dio durante las fiestas patrias del mismo año. Tiempo después, cuando las personas encargadas del diario comunitario “La Sandia de Paine” consultaron al edil, este dijo no saber de qué se trataba. Actualmente, la página web de la municipalidad lo muestra en una fotografía como un opositor al proyecto.

A su vez, otra arista ensucia los negocios relacionados con la planta y la postura del alcalde. Esto debido a que el dueño del fundo pretendido por CCU donde se instalará la planta, Gerardo Arteaga, es un amigo de Vergara, tanto así que el año 2012 patrocinó la candidatura del actual edil. Vergara se defiende diciendo que la donación fue “Un tema no notorio. Muchos empresarios pusieron un poquito y él fue uno, pero en forma muy somera, dentro de lo normal”. No obstante, contrario a lo que obliga la ley, el servicio electoral no registra ningún aporte de terceros en la campaña del RN. Extraño.

Asimismo, uno de los principales líderes del proyecto de CCU en Paine, Rodrigo Weisner, fue el director de la Direccion General de Aguas (DGA). Fue él como máxima autoridad de esta institución el que firmó el año 2008 el decreto que resolvió el cierre del acuífero de Paine y la imposibilidad de entregar nuevos derechos de aprovechamiento de agua. Todo esto para evitar que la comunidad se viera afectada por instalaciones de empresas, tal como lo hace CCU en la actualidad.

Lo que viene

Pocas cosas se saben con respecto al futuro de las 50 hectáreas pertenecientes al fundo Santa Amalia donde se pretende construir esta verdadera mega planta de cerveza.

Sólo una cosa es clara: así como cuando detuvieron proyectos como basurales y el aeródromo San Gregorio, el pueblo de Paine dará la lucha hasta la victoria.