Moralistas con el marrueco abierto

Spread the love

edwards_agustnEl diario La segunda, perteneciente a la empresa El Mercurio – de Agustín Edwards – se ha querido convertir en nada menos que el “amigo de pueblo”. El diario que editaba el revolucionario Jean Paul Marat, proponía guillotina mañana, tarde y noche para quienes consideraba los enemigos de la revolución –  Marat murió asesinado por Carlota Corday –  este diario chileno,  en su afán moralista “con el marrueco abierto” quiere enviar a la  “guillotina” a todos los enemigos políticos de la derecha, especialmente a Marco Enríquez-Ominami, a quien ha  dedicado gran número de portadas, lo cual contrasta con la ausencia total  de críticas y noticias sobre su dueño, Agustín Edwards,  quien ha sido descubierto con empresas en paraísos fiscales – según los recién descubiertos “papales de Panamá -, además de haber sido uno de los principales conspiradores contra el gobierno legítimamente constituido de Salvador Allende, como tampoco ninguna noticia sobre los robos de la mujer de Pinochet, Lucía Hiriart, que vende y compra propiedades que pertenecen a todos los chilenos, sin que la justicia actúe como corresponde.

Agustín Edwards y    sus Diarios están manchados con sangre y, como somos olvidadizos y le perdonamos los delitos a la canalla dorada, pocos ciudadanos recuerdan, por ejemplo, el titular de La Segunda – en pleno auge de la perpetración de crímenes de lesa humanidad  – “Se mataron como ratas”, para culpar a los luchadores contra la dictadura de haberse masacrado entre ellos -en Chile, jueces, abogados y periodistas aún permanecen impunes por su complicidad con crímenes de lesa humanidad.

Al fin, después de varios años , el Colegio de Periodistas decide querellarse contra Agustín Edwards, pero conociendo el carácter clasista de la justicia chilena, lo más posible es que esta acusación sólo en una rebelión moral, pero ninguna condena penal.

   Nada dice La Segunda sobre el récord que ostentan los personeros de la UDI en los casos Penta, Soquimich y Corpesca, amén de  otras múltiples empresas que, poco a poco, se van descubriendo como cuevas de ladrones. Es posible que a lo largo de nuestras vidas, no logremos ver una etapa en que se exhiban las fotos  de los ex candidatos presidenciales de la derecha que están siendo formalizados por la justicia, pero encubiertos por los dueños del duopolio de la Prensa.

Personalmente, soy partidario de la  verdadera libertad de prensa, por medio de la cual ciudadanos y periodistas tengan el derecho de investigar y conocer todo lo que concierne a la realidad social y política; sin embargo, no hay que ser ingenuo para constatar que el duopolio – la derecha y Concertación – son dueños de casi todos los medios de comunicación, tanto escritos, como radiales y de televisión – incluso, TVN  no sirve a todos los chilenos, en igualdad de condiciones, pues su directorio está cuoteado entre las dos mafias –Nueva Mayoría y derecha, incluso, un miembro de su directorio, Francisco Frei Ruiz-Tagle, aparece mencionado en el caso SQM -.

Es cierto que hay periodistas profesionales y valientes, que se atreven a decir lo que piensan, pero muy difícil contrariando la línea editorial del medio de comunicación en que trabajan, y para el dueño, la solución más simple es que cuando el periodista se convierte en “un personaje incómodo”, se expulsa o bien, se cierra el programa – un ejemplo fue el programa Vigilantes   que dirigía Nicolás Copano: apenas abrió los micrófonos al público, fue  reemplazado por la serie protagonizada por Pablo Escobar y Betty la Fea, muy informativa y motivadora para emprendedores, en especial de la UDI e, incluso, algunos democratacristianos -.

¿Cómo podríamos explicar que, en “tontilandia” el principal repartidor de plata y corruptor de políticos, Julio Ponce Lerou, ni siquiera haya recibido una citación ante la justicia como imputado? En Chile sólo pagan los gerentes y los contadores y,  muchas veces, choferes y secretarias. Hernán Buchi, por ejemplo, quien no se pierde ningún caso relacionado entre la política y los negocios, pasa desapercibido, al menos por la prensa.

   A nadie se le ocurre pensar que el acuerdo Lagos-Insulza-Longueira, después del escándalo de los sobresueldos, declarados no imponibles, necesariamente llevaba a que las empresas compraran a los políticos y, aún más, estos delitos fueron premiados con exenciones tributarias a las empresas que regalaron dinero a los políticos. Era evidente que Julio Ponce Lerou, más inteligente que los demás empresarios, repartiría la “caridad” para todos; otros más ideológicos y comprometidos con la “mística” de Longueira, sólo premiaría a la UDI.

           ¿Quién se puede atrever a lanzar la primera piedra de haber recibido dineros sucios y marcados con sangre, especialmente del yerno de Augusto Pinochet? ¿Acaso la Democracia Cristiana, Eduardo Frei Ruiz-Tagle incluido y muchos otros, aparecen con aportes de la minera no metálica? ¿Acaso pueden hacer los partidos PPD y el Partido Socialista cuando algunos de sus directivos y militantes aparecen implicados?

      Los ciudadanos no recuerdan que Martita Larraechea y su marido Eduardo Frei Ruiz-Tagle, gustosos cedieron sus joyas exclusivas para engrosar la caja de Lucía Hiriart de Pinochet. La Democracia Cristiana no sólo está manchada con el dinero de Ponce Lerou, sino también con  Salvador Allende al haber planificado el golpe de Estado. Patricio  Aylwin No hace mucho tiempo, en una declaración pública, dijo que “el gobierno de Salvador Allende había sido el peor en la historia de Chile y, – además – que se había entendido a la perfección con el entonces general, Augusto Pinochet.

      Todas las Constituciones de Chile dicen que “no hay clases privilegiadas” y que hay igualdad ante la ley; la historia demuestra que es una real mentira: si expresáramos la realidad, debería decirse, “Chile es un país oligárquico y la única casta que tiene derecho a gozar del bienestar y la propiedad son los grandes empresarios, obispos, políticos y los militares, y la cárcel y la coerción sólo se debe aplicar a “rotos” y mapuches.  (El milico gate le echan tierra al fin pagaran lo cabos y sargentos)

         Las prédicas de los moralistas con “el marrueco abierto” nos va a conducir, como lo prueba la historia de innumerables casos, a que termine elegido el más pillín de todos, Sebastián Piñera.(no el mal menor sino el mal peor)

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)