Patocracia – Tiranía en manos de psicópatas

Spread the love
  • ¿Estaba la gente consciente de que algo estaba a punto de cambiar de una manera muy mala justo antes que Lenin y Trotsky aparecieran en la escena en Petrogrado, en la primavera de 1917?
  • ¿Se dio cuenta el pueblo alemán de que al aceptar la «esperanza» de Hitler desembocaría en algo tan horrible y el maligno en el que decenas de millones de personas morirían y una mancha de sangre permanente aparecerían en la historia de Alemania?
  • ¿Qué era la vida meses o años antes de que los armenios sufrieran genocidio a manos de los turcos, que no sabían que el control de armas impuesto del gobierno era realmente el desarme antes del exterminio?
  • ¿Qué hay de los chinos antes de que el tirano Mao, o los norcoreanos antes de la infestación de la familia Jung Kim Il?
  • ¿Sabían estas personas lo que venía, pero no sabían qué podían hacer?

© Desconocido
La mayor parte de la historia escrita está escrita en páginas de sangre. 


Creo que hoy, ahora mismo, es otro de esos momentos justo antes de que algo muy malo suceda. Y, esta vez, tenemos los registros históricos escritos de las malas noticias de donde podemos aprender potencialmente a salvar vidas, información cultural para rescatar vidas antes de que caigamos en otro ejemplo de sangre y locura de carnicería. 

Aunque Sigmund Freud presentó al mundo la palabra psicópata en su libro Psicopatología de la vida cotidiana, publicado en 1901, no sería hasta cuarenta años después que una verdadera definición de la psicopatología se desarrollase para incluir el tipo de personalidad del psicópata: el conocimiento científico que arroja luz sobre los acontecimientos pasados ​​y actuales. 

Uno de los primeros investigadores en estudiar y documentar la naturaleza de los tipos de personalidad llamados psicópatas fue Hervey Cleckley, MD, en su libro La Máscara de la Cordura, publicado en 1941. 

En esta obra clásica, Cleckley pasó un tiempo considerable con los presos en Georgia; prisioneros que,

«poco acuerdo fue encontrado en cuanto a lo que en realidad pasaba con ellos.»

Y, según Cleckley,

«[Los prisioneros] continuaban, sin embargo, constituyendo un gravísimo y constante problema para el hospital y para la comunidad.»

Además de Cleckley, otros en el tiempo, desde 1941, han contribuido significativamente a nuestra comprensión del tipo de personalidad psicopática. 

Uno de estos heroicos investigadores fue Andrew M. Lobaczewski, nacido en 1921 en Polonia. 

Después de sufrir la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación rusa tras la derrota de Alemania, Lobaczewski entró en la universidad para ser entrenado como psicólogo, y poco después inició la investigación de la naturaleza del psicópata. Lobaczewski y sus colegas corrían el riesgo de severas sanciones, incluso la muerte, para documentar su investigación y experimentación. 

Muchas décadas pasarían tratando de conseguir que se publicara su obra (y muchos grupos intentaron destruirlo). 

Pero, finalmente, en 1998, pese a los intentos de elusión de Zbigniew Brzezinski por frenar la publicación, el libro de Lobaczewski,Ponerología Política – Una ciencia de la naturaleza del mal adaptada a propósitos políticos fue publicado. 

Comentario: Aquí el autor comete un pequeño error. El libro de Lobazceswki no fue publicado sino hasta en 2006 por la editorial Red Pill Press. Antes de esa fecha, los intentos por frenar la publicación siempre fueron exitosos. En el prefacio el escritor nos relata lo siguiente:

Ya han pasado veinte años desde que redacté este manuscrito. Hace tiempo ya que quedaron atrás mis años de juventud. Un día, gracias a mi computadora, entré en contacto con los científicos del Grupo del Futuro Cuántico[1], que me convencieron de que ya era hora de que mi libro se convirtiera en una herramienta útil para el futuro de la humanidad. Y se han tomado el trabajo de publicarlo. 

Estos veinte años han estado plagados de acontecimientos políticos. Nuestro mundo ha cambiado de manera significativa debido a las leyes naturales del fenómeno que describo en este libro. El nivel de conocimiento ha aumentado exponencialmente gracias a los esfuerzos realizados por personas de buena voluntad. No obstante, nuestro planeta aún no se ha recuperado, y encontramos remanentes activos y latentes de esta grave enfermedad que ha resurgido, esta vez relacionada con otra ideología. Las leyes de la génesis del mal operan en millones de casos individuales y familiares. Los fenómenos políticos que amenazan la paz mundial son confrontados mediante el poder militar. Las incidencias de menor envergadura son condenadas o limitadas por los dictámenes de la ciencia moral. De todo esto resulta que los esfuerzos del pasado han sido insuficientes y peligrosos, ya que se llevaron a cabo sin el respaldo de un conocimiento naturalista y objetivo acerca de la naturaleza propia del mal. En ninguno de esos esfuerzos se tuvo en cuenta la máxima de la ciencia médica que utilizaremos como lema de esta obra: Ignoti nulla curatio morbid («No intente curar aquello que no comprende»). El fin del dominio comunista ha sido alcanzado a un alto precio, y aquellos países que hoy se consideran libres pronto notarán que aún continúan pagando. 

Cabe preguntarnos lo siguiente: ¿Por qué este trabajo, producido por eminencias de la investigación y por mí mismo, justamente con ese propósito ―el de evitar que se propague la enfermedad del mal macrosocial― no ha logrado cometer su objetivo? 

Esa es una larga historia. 

Un médico «amistoso» que luego resultó ser un agente de los servicios secretos comunistas, me reconoció como el creador de esta ciencia «peligrosa» en Austria. Todas las redes y núcleos comunistas de Nueva York se movilizaron en conjunto para evitar que la información contenida en este libro llegara a manos del público y estuviera a disposición de toda persona interesada en leerlo. Fue terrible para mí enterarme de que el sistema de censura manifiesto del cual hacía poco tiempo había logrado escapar era tan frecuente, aunque más disimulado, en los Estados Unidos. Resultaba desmoralizante ver la forma en que operaba el sistema de peones conscientes e inconscientes; observar a personas que confiaban en sus «amigos» – agentes conscientes cuya afiliación al partido comunista ignoraban― y que, con gran fervor patriótico, promovían medidas que les habían sido insinuadas en contra de mi persona. Como consecuencia de dichas actividades, se me denegó todo tipo de ayuda, y para sobrevivir me vi obligado a continuar realizando arduas tareas manuales, a pesar de que ya me hallaba en edad de jubilarme. Fue así como mi salud fue deteriorándose y perdí dos años de trabajo. 

También supe que no había sido el primer emisario en llevar a Estados Unidos un conocimiento semejante. De hecho, era el tercero, y los dos que me precedieron habían sido silenciados del mismo modo. 

A pesar de todas esas circunstancias, continué perseverando, y finalmente escribí este libro en 1984, tras lo cual fue cuidadosamente traducido al inglés. Aquéllos que lo leyeron en su momento estimaban que se trataba de un texto «altamente informativo», pero nunca lo publicaron. Para los editores especializados en psicología era «demasiado político»; para los editores de temáticas políticas contenía demasiada información sobre psicología y psicopatología. En algunos casos, «ya se había vencido la fecha de sumisión de manuscritos». Poco a poco, se fue haciendo evidente que el libro no pasaba la prueba de la inspección «interna». 

El mayor valor político de este libro aún sigue vigente, y su esencia científica continúa siendo permanentemente valiosa e inspirativa. Puede llegar a ser de gran utilidad en tiempos futuros, una vez adaptado y ampliado como es debido. Más investigaciones en estas áreas también podrían aportar una nueva forma de comprender los problemas que han plagado la humanidad durante siglos. La ponerología podría respaldar las milenarias ciencias morales mediante un enfoque naturalista moderno. Por ende, esta obra podría contribuir al progreso hacia la paz mundial. 

Este es el motivo por el cual, veinte años más tarde, he vuelto a trabajar arduamente para transcribir el amarillento y descolorido manuscrito. No he agregado cambios significativos y lo he presentado de la misma forma en que lo hice en Nueva York hace tantos años. Por lo tanto, permitamos que continúe siendo un documento representativo de la tan peligrosa tarea asumida por científicos eminentes, junto conmigo, emprendida durante épocas sombrías y trágicas en condiciones intolerables, lo cual no le resta calidad científica. 

Es mi deseo que este trabajo pase a manos de personas capaces de asumir la responsabilidad y de continuar con la investigación teórica en ponerología, enriqueciéndola con información detallada para reemplazar aquélla que se extravió, y llevándola a la práctica con diversos objetivos valiosos, al servicio de individuos y de todas las naciones. 

Expreso mi agradecimiento a la señora Laura Knight-Jadczyk, al profesor Arkadiusz Jadczyk y a sus amigos por su sincero incentivo, su comprensión y por el trabajo realizado para que mi antigua investigación pudiera al fin ser publicada.

Andrzej M. Łobaczewski.
Rzeszów – Polonia, diciembre de 2005
 

[1] Quantum Future Group, Inc. – NdT


El libro comienza con un examen de los prisioneros,al igual que las cubiertas de trabajo de Cleckley, pero esta vez los científicos correlacionaron el comportamiento de los psicópatas con la depravación de los regímenes políticos masivamente opresivos, cuyos resultados dieron lugar a una nueva ciencia que llaman Ponerología, el estudio del mal en el hombre. Ponerología Política, entonces, es la naturaleza del mal en la política. 

De acuerdo a Lobaczewski, las organizaciones pueden infestarse con tipos de personalidad psicopática, que, si se les da la cantidad adecuada de tiempo y las condiciones de cultivo, afanosamente llenan todas las posiciones de poder dentro de ella. 

En el caso de los gobiernos, lo que surge es definido como una patocracia: tiranía en manos de los psicópatas. 

Lobaczewski definió el gobierno de una patocracia como una enfermedad macrosocial, algo poco saludable y brutalmente letal si no se la trata. 

El libro La ponerología política ofrece una atemorizante explicación para tiempos periódicos de locura brutal en la historia del mundo. Es una luz para exponer, científicamente, un tipo particular de personalidad dentro de las poblaciones – un tipo que, si se deja solo, va a infestar las posiciones de poder, empujando a las personalidades normales hasta que dominen la estructura de poder. 

Desde una posición de dominio total, los psicópatas agresiva y brutalmente protegen el poder que han adquirido. En el caso del Gobierno, esto significa tomar medidas para erradicar cualquier oposición percibida a su control y autoridad. 

Debido a que los verdaderos psicópatas están emocionalmente muertos, y funcionan libres de empatía (ver el libro del Dr. Robert Hare Sin conciencia, el inquietante mundo de los psicópatas), es nuestra tarea limpiar la casa para evitar que la pérdida de control pueda evolucionar rápidamente hacia los 20 millones o más muertos en el holocausto ruso, los 60 millones o más que murieron en el holocausto chino, o en los campos de exterminio del holocausto judío. 

Aunque no en la misma escala, con los recientes asesinatos en masa, como la masacre de Waco Texas, los atentados de Oklahoma City o los ataques de falsa bandera de terror en los asesinatos, el 11-S, deben sonar las alarmas de advertencia. Los psicópatas están en marcha. 

Esto me lleva a los deplorables acontecimientos históricos en los Estados Unidos, especialmente desde 1913. ¿Están los psicópatas ejecutando el programa? Echemos un vistazo a algunos hechos. 

Para establecer el escenario, en 1912 los banqueros manipularon las elecciones presidenciales y Woodrow Wilson, el presidente de los banqueros, se traslada a la Casa Blanca. Este es un movimiento estratégico para asegurar la pronta caligrafía en las leyes de los banqueros. 

Luego, dos días antes de Navidad, mientras que el Congreso estaba convenientemente bajo de miembros por vacaciones por los feriados, un cartel bancario privado, astutamente, dio el control sobre la Reserva Federal a través de la emisión de monedas de los Estados Unidos. 

Las artimañas se realizaron utilizando el engaño y el soborno, y el truco de llevar las leyes a votación cuando la asistencia del Congreso era muy baja. Y todavía hoy, la «moneda de los banqueros» ha perdido el 98 por ciento de su poder adquisitivo original; poder adquisitivo perdido por los poseedores de dólares que fue transferido como riqueza al Gobierno y a los propietarios de la Reserva Federal. 

Desde 1913, Estados Unidos ha iniciado él mismo o insinuado (a través de eventos de falsa bandera) guerras sin represalias en un promedio de cada 15 años, incluyendo:

  • © RT

    la Primera Guerra Mundial

  • la Segunda Guerra Mundial
  • el conflicto de Corea
  • la guerra de Vietnam
  • la primera Guerra del Golfo
  • la segunda Guerra del Golfo

Todas estas guerras fueron financiadas con dinero prestado por los mismos bancos emisores de la moneda, por lo tanto ensillando a los contribuyentes con intereses y capital, además de las vidas que se ha cobrado. 

Incluso después de las guerras, las compañías estadounidenses han financiado la exportación continua de la guerra y el imperio a través de la ocupación y la construcción de más de 1,000 bases militares en más de 150 países de todo el mundo. 

Además de las guerras en alta mar, los Estados Unidos ha perseguido una incesante guerra a sus ciudadanos, incluyendo,

  • incesantes ataques a las libertades previstas por la Constitución y la Ley de Derechos
  • Efectivo desempoderamiento del congreso a través de un crecimiento geométrico en el Gobierno, por Orden Ejecutiva
  • continuos intentos de desarmar a los ciudadanos, mediante el engaño y el miedo de legislar el derecho a poseer y portar armas

La guerra contra los ciudadanos de Estados Unidos es peleada a toda hora, con ataques en varios frentes, entre ellos,

  • un esfuerzo deliberado por embrutecer el sistema educativo
  • degradar la salud a través de la contaminación de los alimentos (hormonas, pesticidas, transgénicos, agua químicamente adulterada, aditivos cancerígenos como el aspartamo)
  • protección de carteles de los alimentos, que proporcionan un menor número de opciones de alimentos, mientras controlan su derecho a producir alimentos

Las opciones de atención médica están restringidas por la protección legal de los carteles farmacéuticos, comercializando fármacos y procedimientos médicos responsables de cientos de miles de muertes innecesarias cada año. 

El Gobierno ataca directamente el sistema inmunológico del individuo al ordenar y promover las vacunas criminalmente contaminadas – vacunas dañinas para el sistema inmunológico que también pueden causar disfunción cerebral a largo plazo cerebral o daño, o resultar en cáncer retrasado. 

Las finanzas personales son atacadas con,

  • escalada de tasas de impuestos recaudados por medio del crecimiento exponencial del mega-estado
  • impuestos que desangran los recursos económicos vitales para el crecimiento, mientras se encadena a los ciudadanos a aumentar las horas de trabajo
  • depreciación de dólares y caída de salarios

Y no esperes ninguna ayuda del libre mercado, está exento de la ley. 

El gobierno (federal, estatal, local) es ahora el mayor empleador de la nación y la manufactura privada es deliberadamente deslocalizada a países extranjeros. Las fronteras abiertas invitan la afluencia deliberada de millones de inmigrantes ilegales, la cual está abrumando los servicios sociales y los sistemas jurídicos, y presionando a que se otorguen salarios más bajos debido a que los ilegales compiten con injustas ventajas salariales. 

© Desconocido

El desastre financiero es fabricado, debido a que los banqueros privados a cargo de nuestro sistema monetario inventan y comercializan productos financieros fraudulentos, estimulan préstamos ilegítimos, y producen una falsas burbuja en los precios inmobiliarios. Luego, a medida que la burbuja se desinfla, expone el fraude, la propiedad se vuelve incierta cuando nos enteramos que los títulos de propiedad eran criminalmente infundados. 

Finalmente, vamos a tomar nota de los 2 millones de viviendas en ejecución hipotecaria o hipotecadas desde la crisis de la vivienda, y otros 2 millones en la tubería. 

La mayoría de estas propiedades son mantenidas fuera del mercado por los bancos y las agencias gubernamentales (Fannie y Freddie). Eso pone al Gobierno y a la Reserva Federal a cargo de las mayores propiedades de bienes raíces en el país. 

Hecho preocupante: los regímenes socialistas y comunistas no proporcionan ningún derecho de propiedad privada – el estado es dueño de todo. 

Los estadounidenses son deliberadamente aterrorizados debido a que el Gobierno, controlado por los banqueros, crea un falso terror y criminalmente incita miedo para restringir los viajes, destruir la privacidad, controlar el contenido del Internet y las noticias, manipular el proceso de votación y silenciar la libertad de expresión. Los estadounidenses son atacados por las falsas promesas del Gobierno realizadas durante las elecciones y por un creciente cártel prisión policial-industrial encarcelando a un número creciente de ciudadanos, mientras utiliza a prisioneros como esclavos. 

Más personas son encarceladas en los Estados Unidos que en cualquier otra nación en la Tierra, y la tasa de encarcelamiento es cada vez mayor. 

La fabricación de prisiones constituye actualmente el 35% de la fabricación total de los Estados Unidos. El terror autógeno no es menos terrorífico ni menos dañino para la salud que el terror real – un asalto deliberado a la psique estadounidense. 

Para las personas mayores y en edad de jubilación, el asalto acaba de comenzar. Las pensiones y las cuentas de jubilación están siendo vaciadas y robadas por los banqueros y un Gobierno en bancarrota. Justo cuando las personas de la generación del auge de bebés están llegando a la edad de jubilación, las inversiones son robadas, despilfarradas y devaluadas. 

Las promesas hechas mientras sus ingresos son robados nunca serán mantenidas, ya que la sangre de la vida económica es aspirada hasta secarla por los banqueros y los gobiernos criminalmente en quiebra de los muchos estados hasta Washington DC. 

Finalmente, el asalto continúa mientras el Gobierno de Estados Unidos, muriendo lentamente de la quiebra y la desenfrenada corrupción, sin descanso (y en contra del apoyo popular) continúa persiguiendo dos ilegales guerras, no vengativas a seis mil millas de casa. 

Estas guerras apoyan un odio creciente a nivel mundial de actos demenciales, brutales e irracionales de los Estados Unidos, mientras los estadounidenses son explotados a través de la promoción de las drogas ilegales, inyectadas a través del transporte y la distribución del Gobierno. Las drogas son vendidas a precios de monopolio, debido a la deliberada Guerra contra la droga, resultando en la persecución de los consumidores de drogas llenando las cárceles a un ritmo creciente. 

Justo cuando creíamos que ya no podían darnos más en la cara, llega el descarado robo a plena luz del día de miles de millones de dólares a través de los pretendidos esfuerzos para «salvar la economía». 

La mayor parte del dinero ha sido creado a partir de la nada, sólo para reducir el poder adquisitivo del dólar y crear, al mismo tiempo, la necesidad de aumentar los impuestos para cubrir los intereses de la nueva deuda. Los trillones robados son enviados a toda prisa a los bancos compinches, tanto en casa como fuera de las fronteras. Cuando los estadounidenses preguntaron: «¿Dónde está el dinero?» los criminales a cargo, arrogantemente, siguen negándose, rotundamente, a revelar los destinatarios. 

Este crimen contra todos los estadounidenses es deliberado, agresivo y se hace a la luz del día, burlando a cualquiera que trate de detenerlo. 

La crisis financiera ha sido deliberadamente orquestada durante mucho tiempo, ahora que la economía probablemente es sólo una gran crisis económica lejos de varias posibles catástrofes financieras – la más probable siendo un colapso de la deuda relacionada, por ejemplo, con una gran empresa insolvente y en quiebra (GE) ¿o un banco (BAC)? 

El resultado sería una reacción en cadena de derivados financieros, dejando una gran cantidad de empresas por todo el mundo en la ruina, mientras que los acontecimientos provocan una corrida contra el dólar o un movimiento para tirar tesoros y la última burbuja manufacturada apareciendo como un defectuoso remache, estallando como las burbujas del Titanic por última vez, deslizándose terminalmente en el mar. 

Después de eso, la crisis sería asumir una vida propia con comida y precios del petróleo subiendo como la espuma, y la Seguridad Nacional redondeando descontentos tempranos por encarcelación en prisiones pre-programadas y ya listas, estratégicamente ubicadas en todo Estados Unidos. 

Desde 1913 los banqueros y corporaciones compinches han consolidado y ahora controlan todos los medios de comunicación. La televisión, la TV vía satélite, radio, periódicos y revistas – todos controlados por las mismas 5 o 6 empresas de medios corporativos. ¿Podemos esperar noticias veraces y periodismo responsable? 

Tomados individualmente, puede ser posible argumentar que los errores en el pensamiento son el resultado de malas decisiones que dan licencia a malos finales, y un historial de,

  • mentiras deliberadas
  • interminable derramamiento de sangre sin fin en guerras manufacturadas
  • agresión contra las personas utilizando alimentos, salud y finanzas
  • el asalto sin fin de las libertades personales utilizando el terror de falsa bandera,

…es un indicio claro como el día de que los estadounidenses se enfrentarán a una crisis mortal en un futuro próximo. 

Para el registro: Medidas para desarmar a los ciudadanos siempre preceden una escalada de control físico por un estado Siempremaníaco 

Yo sostengo que el Gobierno de Estados Unidos se halla bajo el control de psicópatas, y que la infección se está esparciendo al punto en que nada puede detener la violencia que se aproxima. 

© Desconocido

Pero eso no es todo, porque sobre todo, el Gobierno federal es un cártel dominante de psicópatas fuera del país que secretamente ha estado planeando una tiranía de un solo mundo por más de 100 años. Esto no es una queja, es una súplica: tómese el tiempo para leer el material. 

De acuerdo a Lobaczewski:

En una patocracia, todos los puestos de liderazgo (desde los más elevados hasta el del intendente de un pueblo y los gerentes de cooperativas comunitarias, por no mencionar a los jefes de las centrales de policía, personal policial de brigadas especiales y activistas en el partido patocrático) deben ser ocupados por individuos con trastornos psicológicos que, por lo general, son hereditarios. 

No obstante, estas personas constituyen un porcentaje muy pequeño de la población, lo que las hace aún más valiosas para los patócratas. Su nivel intelectual o sus aptitudes profesionales no conforman un criterio de selección útil, ya que resulta todavía más difícil encontrar personas con habilidades superiores dentro de esa minoría. Para cuando este sistema lleva ya varios años gobernando, el 100% de los individuos que presentan una psicopatía esencial están involucrados en la actividad patocrática; se les considera los más leales, aun si algunos de ellos formaron parte del partido opuesto en el pasado. 

En semejantes condiciones, ningún área de la vida social puede desarrollarse con normalidad, ya sea la economía, la ciencia, la tecnología, la administración, u otras. La patocracia lo paraliza todo progresivamente. Las personas normales se ven obligadas a desarrollar un grado de paciencia superior al de cualquiera que viva en un sistema del hombre normal, simplemente para poder explicar qué se debe hacer o cómo hacerlo a un trastornado psicológico de obtusa mediocridad que ha sido colocado al mando de algún proyecto que no logra comprender, y mucho menos manejar. 

Esta clase especial de pedagogía que consiste en instruir a individuos con trastornos al mismo tiempo que se intenta evitar su ira, demanda mucho tiempo y esfuerzo, pero de lo contrario sería imposible mantener condiciones de vida tolerables y llevar a cabo los logros económicos o intelectuales necesarios para la sociedad. Lamentablemente, aún a pesar de esos esfuerzos, poco a poco la patocracia lo invade y lo debilita todo. 

Por consiguiente, a fin de atenuar la amenaza contra su poder, los patócratas deberán emplear cualquier método que imparta terror y medidas de exterminio en contra de aquellos individuos conocidos por sus sentimientos patrióticos y su entrenamiento militar. También se utilizarán otras actividades específicas de «adoctrinamiento» como aquellas que ya hemos descrito. A la hora de aplicar dichas medidas, quienes carecen del sentimiento natural de pertenecer a la sociedad normal se vuelven irreemplazables. Nuevamente, los psicópatas esenciales ocupan el primer plano en estas actividades, seguidos por individuos con anomalías similares y, por último, por personas que han sido alienadas de la sociedad en cuestión como consecuencia de diferencias raciales y nacionales. 

El fenómeno de la patocracia madura durante este período: se construye un amplio sistema de adoctrinamiento activo con una ideología adecuadamente rediseñada, que constituye el vehículo o el caballo de Troya cuyo propósito consiste en volver patológico el proceso de pensamiento de los individuos y de las sociedades.

El objetivo – obligar a las mentes humanas a incorporar experimentales métodos patológicos y patrones de pensamiento, y por lo tanto aceptarlos como regla – nunca es admitido abiertamente. 

© Desconocido

Este objetivo está condicionado por el egoísmo patológico, y la posibilidad de llevarlo a cabo lo ven los patócratas, no sólo como indispensable, sino que también factible. 

Desde el asesinato de John F. Kennedy a la estela de cadáveres descubiertos durante los gobiernos de Clinton y los regímenes Bush, y ahora Obama – la cordura del Gobierno de Estados Unidos ha dado un giro terrible hacia la Patocracia. 

Los estadounidenses normales tienen que dejar de poner excusas para lo que está a plena vista. 

Es hora de que la humanidad se enfrente a lo que ya se sabe: el sufrimiento histórico a través del tiempo se relaciona con la maldad del psicópata. No debemos consentir ser desarmados. 

Thomas Jefferson dijo:

«Ningún hombre libre nunca será excluido del uso de armas. La razón más fuerte de la gente para conservar el derecho a poseer y portar armas es, como último recurso, protegerse contra la tiranía en el Gobierno.»

Entonces, apelo a profesionales de la psicología y la psiquiatría para que hagan afirmaciones con respecto a la salud mental de los miembros del Gobierno – es responsabilidad de las personas calificadas posicionarse contra un aumento de la sangrienta tiranía. 

Los hechos hablan por sí solos: la salud mental debe ser tomada en consideración, basándonos en las acciones de nuestros líderes en los últimos años. 

Finalmente, hay otras poderosas formas pacíficas de reinar en el poder de los psicópatas. 

En primer lugar, recuerde que es la abrumadora cantidad de personas normales las que capacitan su poder, trabajando y esclavizándose en un sistema diseñado como soporte de vida para una clase de vampiros. Yo sostengo que podemos dejar de pagar sus cuentas. 

Comencemos por cortar el suministro de combustible, es decir, su financiación. Los bancos son las líneas eléctricas conectadas directamente al aquelarre de los vampiros. La moneda es la corriente que fluye a través de las líneas eléctricas. Comience hoy mismo eliminando cualquier ahorro que pueda tener en los bancos y en varios mercados de inversión (acciones, bonos, fondos de inversión, etc.), luego utilice esos dólares para comprar oro físico y plata, y un suministro de alimentos no perecederos. 

Comentario: Si bien esta idea podría dar resultados, lamentablemente no es muy realista. Se necesitaría una acción conjunta y simultánea, ya que unos pocos no tendrían ningún efecto en el gigante bancario. Y para crear esta gran acción conjunta es necesario que una gran mayoría sea consciente de esta enfermedad que invade nuestro planeta. 

La mejor arma que tenemos contra el psicópata es el conocimiento de su patología y como ésta puede llegar a afectarnos a escala macro-social. Comparte la información sobre ponerogía política con tus conocidos. Cuanta más gente tenga acceso a este conocimiento, más pronto conseguiremos esa mayoría suficiente para crear la acción conjunta, simultánea y pacífica que acabe, definitivamente, con el miserable mundo que los psicópatas nos han impuesto. 


Estos productos mantienen su valor frente a la deliberada depreciación de la moneda. 

Siguiente – esta es la parte interesante – no convertir el oro y la plata de nuevo en dólares. En cambio, cuando llegue el momento de gastar su plata y oro, salga y encuentre pequeñas tiendas locales que comercian con el oro y la plata a cambio de suministros. 

Recuerde, si convierte el oro y la plata de nuevo en dinero, los vampiros consiguen el poder – el IRS va a gravar su trueque y los bancos terminarán con el dinero fluyendo por las líneas eléctricas para el aquelarre de los vampiros. 

Salirse de la matriz de la banca hacia el trueque y las transacciones basadas en dinero real para proteger su privacidad y su capacidad de compra, mientras se disminuye la energía disponible para el mal. Una inversión de grado ‘A’ para el estadounidense promedio (aparte de la comida) es la plata. La plata es la moneda del pequeño hombre – es la bala de plata contra el vampiro del psicopático gobierno. 

Este es un momento crítico en la historia de la humanidad, un momento en que hay que educarse a uno mismo y tener el coraje de tomar acción no violenta contra una infestación muy violenta de los peores posibles tipos de personalidad. 

Piense en los rusos, alemanes, chinos y muchos otros que podrían haber sido capaces de evitar un baño de sangre de agonía con sólo un poco de acción responsable antes de la embestida. 

También me gustaría decir que es importante entender que los psicópatas no tienen emociones ni empatía. Piense en qué tipo de persona ordenaría la deliberada agresión de bajarle los pantalones a los agentes de «seguridad». 

Estas personas no lo están protegiendo a usted – ellos los están agrupando y acorralando como animales, animales que no tienen un futuro que no sea comida para los psicópatas. 

Tome medidas hoy…