¿Quién pierde cuando Chile se desacelera?, según la Fundación Sol

Spread the love

sivsLa entidad sostiene que, pese a las bajas cifras económicas y poca expectación de crecimiento para el resto del año, las cifras muestran que los grandes grupos económicos -bancos, isapres, retail- han aumentado considerablemente sus ganancias durante este año.

El empresariado está en alerta. Las cifras económicas de Chile van a la baja, no se proyecta un mayor crecimiento para el resto del año e incluso se espera que aumente la tasa de desempleo. Hace unos días el Banco Central dio a conocer que la cifra del Imacec de julio fue solo un 0,9%. Todo, cruzado por la “incertidumbres” y “desconfianzas” que genera la Reforma Tributaria del gobierno. Y los empresarios han alzado la voz. Andrés Santa Cruz, quien ayer tuvo una reunión personal con la presidenta Michelle Bachelet, ha señalado que la baja en el ciclo económico se ha “agravado por las incertidumbres políticas” y que las reformas “causan inquietud en el sector privado”.

Y no es todo: El gobierno ha tenido que salir a respaldar a Alberto Arenas ante las críticas del mundo empresarial. Felipe Morandé, ex ministro de Piñera, señaló hace unos días que era necesaria la salida del titular de Hacienda: “Sería bueno nombrar a una persona que recupere la confianza, alguien como José de Gregorio, por ejemplo”.

Ante tanto movimiento, la Fundación Sol ha iniciado una campaña en redes sociales, en la que se pregunta: ¿Quién decrece cuando Chile decrece?

Las cifras y el contraste que muestra la entidad son categóricos: El pasado domingo, los gerentes generales de los principales bancos del país señalaron en El Mercurio su preocupación ante la desaceleración económica y el magro crecimiento proyectado. Sin embargo, según información de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif), las ganancias de la banca aumentaron en un 38,56% en los primeros 7 meses del año, llegando los 2500 millones de dólares. Es decir, la banca registra utilidades diarias de $6.790.000.000, según la Fundación Sol.

Lo mismo con las Isapres, que durante el primer semestre de este año aumentaron su ganancia en un 45,7% en comparación con el 2013. Las cuestionadas AFP, por su parte, no se quedan atrás. También aumentaron sus utilidades en un 45% durante los primeros 6 meses del año.

Y el retail tampoco baja: Cencosud subió en un increíble 115% sus ganancias respecto al primer semestre del 2013.

“Los grupos económicos están blindados para este escenario”

Según el economista de la Fundación Sol, Gonzalo Durán, la situación de incertidumbre económica está lejos de afectar al gran empresariado. “Los grandes grupos económicos están blindados para estos escenarios, de hecho muchos de ellos terminan ganando más producto de ciertas dinámicas en torno al consumo. Vemos que la gente está altamente endeudada, pensemos que un 70% de los trabajadores gana menos de 400 mil pesos líquidos, y finalmente tienen que recurrir a la banca. Y los bancos siguen ganando más en períodos de desaceleración. Eso refleja los espirales de acumulación por desposesión, es decir, hay unos que ganan gracias al bajo valor que tiene el trabajo en esta sociedad. Y es una relación causa efecto: Debido a que hay unos que ganan muy poco, hay otros que ganan mucho. En este caso, la banca”, afirma.

Durán asegura que las cifras sostienen que Chile sigue siendo un lugar propicio para hacer negocios: “El sistema muchas veces mezcla el retail financiero con el retail normal que uno conoce y Cencosud es buen ejemplo de ello. Cómo se mezcla el negocio financiero con el consumo clásico. Los trabajadores finalmente se ven envueltos en espirales en que pueden acceder a bienes de primera necesidad, pero a través de la tarjeta de crédito de esta cadena de supermercados o multitienda. Y con eso, la propia empresa obtiene márgenes de ganancia que son bastante elevados”. 

Para el economista, los grandes afectados de la desaceleración económica son los trabajadores. “Cuando uno ve cifras de empleo en últimos 52 meses, casi el 77% del empleo que se ha creado es de inserción débil: subcontratos, empresas de servicios transitorios, familiar no remunerado, trabajador por cuenta propia no calificado. Ellos van a estar susceptible a fenómenos de cesantía. Y producto de esta situación también se ven afectadas las reformas. Dicen que tal vez no es el momento para hacer la reforma laboral, que es lo que han dicho algunas autoridades y parlamentarios, y al parecer se va a posponer el anuncio de las reformas de octubre. Ahí hay otro efecto directo de este clima que se está viviendo”, señala.