Retraso en la reforma de Isapres: Nos siguen pegando abajo

Spread the love

ISAPRESEl gobierno anunció un aplazamiento a la reforma de la Ley de Isapres y ha generado reacciones diversas. Mientras algunos parlamentarios de bancadas diversas, aceptaron esta prórroga de buen grado, los sectores que están vinculados a la discusión de la iniciativa se han molestado (y con razón) poniendo en duda la real voluntad política del poder ejecutivo para realizar los cambios necesarios a este sistema instalado en la dictadura y que no cuenta con ninguna legitimidad social.

La salud es una de las preocupaciones más importantes de la sociedad chilena y cómo no si las AFP nos roban nuestro dinero que ahorramos con tanto esfuerzo y nos dan una miseria. FONASA, si bien nos descuenta poco en relación a las isapres, si no estás en letra A o B, cobra una brutalidad en los bonos. Y las Isapres nos traen por las cuerdas, descontando muchísimo más de lo que ocupamos realmente en atención de salud y nos suben los planes arbitrariamente. Ponen cláusulas extrañas, si tienes una enfermedad crónica no te aceptan y a las mujeres nos discriminan brutalmente si estamos en edad fértil ya que nos cobran planes altísimos en relación a las demás personas. Y a pesar de todo esto, históricamente nos dan excusas tras excusas para no modificar un sistema de salud que está del todo mal.

Bachelet en su campaña presidencial, finalmente prometió lo que todos esperábamos. Confiamos nuevamente, porque al fin se demostró una voluntad política conforme a las necesidades de la gente y se ve que las intenciones están pero algo está pasando, que no sabemos de qué se trata, y se están aplazando proyectos de ley que son fundamentales.

Tal es el caso de la ley de isapres ya que el gobierno ha decidido quitarla de la lista de prioridades legislativas.

Esta moción ha sido bien recibida por algunos parlamentarios, quienes afirman que este retraso servirá para recabar más antecedentes y enfrentar mejor el momento de la discusión.

La misma opinión tuvo Helia Molina, ministra de Salud, quien ha señalado que la modificación a la salud privada necesita generar grandes consensos y que, para lograr eso, su cartera seguirá trabajando en los aspectos técnicos pensando en presentarlos el próximo año.

Por su parte, según informa Diario UChile, el presidente de la Asociación de Isapres, Hernán Doren, ha dicho que espera que este tiempo extra que el gobierno le ha otorgado a la discusión, sirva para que se corrija el desbalance que a su parecer tiene la labor regulatoria del Ejecutivo, que no debería centrarse solamente en solucionar los problemas de los afiliados, sino también de generar las condiciones de subsistencia del sistema.

Este tipo de afirmaciones no deja de ser alarmante ya que la reforma que esperamos consiste en que el Estado sea garante de un derecho humano, como lo es la salud, y la permanencia de un sistema privado, lo que hace es perpetuar la existencia de ciudadanos de segunda categoría, que somos todos los que no podemos pagar lo que cobran las isapres, que supuestamente son las que garantizan una mejor salud, mejores equipos, mejores salas de clínicas, etc.

No olvidar que la salud es un derecho fundamental, como lo es tener un nombre. Que cobren por una “mejor salud” es como si nos cobraran por acceder a mejores nombres.

Dentro de la Nueva Mayoría se levantaron críticas en contra de esta prórroga.

Mariano Ruiz-Esquide, ex senador de la Democracia Cristiana ha señalado lo siguiente: “Lo que ha hecho el gobierno contradice lo que en el propio partido hemos propuesto. Creo que es un error. Yo sé que hoy día estamos en una discusión acerca de si tenemos un exceso de reformas, que no se puede hacer todo al mismo tiempo, y que hay que ir manera gradual, pero esto podría haber sido ingresado este año, sin importar que la discusión siguiera el próximo.”

Patricia Morales, presidenta del Partido Progresista (PRO) ha dicho que “el hecho que el Ejecutivo haya echado pie atrás a esta reforma, sólo es comprensible en la medida que, efectivamente el próximo año se trabaje con convicción en cambiar el sistema de isapres. A su juicio, estas prestadoras deben convertirse en seguros complementarios, y crear un fondo universal de salud, porque el tema “no puede seguir esperando”.

Sebastián Rojas, de la empresa de asesorías jurídicas contra las isapres, Ganasalud, expresó -según informa Diario UChile- su pesimismo con respecto de la posibilidad que realmente se legisle y se hagan cambios sustanciales en el sistema privado de salud. El experto señala que ante la falta de voluntad política el gobierno debería tomar cartas en este asunto rápidamente.

Rojas estima que, con suerte, sólo en 4 años más será posible que el mundo político se decida a hacer las transformaciones necesarias, ya que a su juicio, aún las isapres tienen un poder de lobby gigantesco que hace casi imposible que se realicen los cambios requeridos, por lo que se declara pesimista sobre el futuro inmediato de esta reforma.

Es de esperar que Rojas no tenga tanta razón y que la presidenta no defraude en este aspecto ya que la confianza pública en el poder político está cada vez más decepcionada. Los índices macroeconómicos no dejan de pasar por nuestras cabezas, al igual que las decisiones políticas, sin embargo, lo único que vemos es que el costo de la vida no deja de subir y que los políticos sólo nos utilizan para conseguir votos que parecen beneficiarles exclusivamente a ellos. La corrupción aflora por todas partes, las promesas no se cumplen y todos nos estamos cansando.

Quizás ya es hora de terminar con las reformas, que al ser demasiadas, se vuelven negociables. Quizás sea un buen momento para hacer una sola gran reforma y llamar definitivamente a una Asamblea Constituyente para que la población tenga una representatividad real y el sistema político, tanto a nivel ejecutivo y parlamentario, se dejen de dar excusas.

En Twitter: @AngelaBarraza

Angela Barraza Risso
El Ciudadano