Revelan condonación del S.I.I a Penta durante el primer gobierno de Bachelet

Spread the love

ricardo-escobar-938x535-230x230-230x150Iván Álvarez, encausado en la investigación por fraude, aseguró que el ex director del Servicio, Ricardo Escobar, acordó directamente con uno de los dueños del conglomerado un millonario arreglo para amortiguar pérdidas provenientes de algunas compras de empresas.

En el expediente de la investigación por fraude al Fondo de Utilidades Tributables (FUT) que lleva adelante el fiscal Carlos Gajardo en contra del grupo de empresas Penta, y cuyo rótulo de “secreta” fue levantado la semana pasada, Iván Alvarez, quien participó en la maquinaria para abultar de manera fraudulenta las declaraciones de impuestos de algunos contribuyentes, reveló en una de sus declaraciones a la Fiscalía un dato que puede volver aún más compleja la situación de los dueños de Penta, pero sobre todo la posición de Ricardo Escobar, director del SII durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.

“Supe como rumor que el Banco Penta tenía el 2009 aproximadamente una contingencia tributaria por compras de empresas con pérdidas o zombies por alrededor de 8 o 9 mil millones de pesos y hubo una condonación de impuestos acordada por Ricardo Escobar con Carlos Álberto Délano directamente. Hubo una rebaja muy sustancial en esa operación”, dijo Iván Álvarez en su declaración judicial, consignada en parte por Radio Bío Bío.

La gestión de Escobar no estuvo exenta de controversia. Precisamente en 2009, el 29 de enero, cuando Escobar ya terminaba su periodo en el SII, emitió el Oficio 194, que vino a reinterpretar lo que debía hacer el Servicio con las utilidades financieras de las sociedades anónimas, las que antes se imputaban a las pérdidas tributarias, nivelando las cifras y permitiendo que esas pérdidas se redujeran, lo que a la larga derivaba en que fueran menores las devoluciones de impuestos que cobraban las grandes empresas.

Pero, desde esa fecha, todo cambió. De ahí en adelante, se estableció que las utilidades financieras –que corren por un carril distinto de las tributarias– no podían imputarse a las tributarias, lo que vino a aumentar las cifras de pérdidas exhibidas por las empresas, incrementando también las devoluciones de impuestos.

Es un misterio quién fue el contribuyente que solicitó el pronunciamiento del SII, porque se trata de información confidencial. Si bien las cifras no son públicas, abogados expertos en la materia reconocen que, del 2010 en adelante, las empresas han aumentado hasta en un 20% sus devoluciones de impuestos.

via: el mostrador