Ya en 2012 informe de Carabineros advirtió que escopetas antidisturbios provocan lesiones letales y estallido ocular

Spread the love

Un peritaje elaborado hace siete años por el Departamento de Criminalística recomendó disparar a más de 30 metros del blanco y solo apuntando al tercio inferior del cuerpo de los manifestantes. Disparos a menor distancia, advirtió el informe, pueden ser letales –si impactan en el cuello– o provocar estallido ocular, fractura craneal y laceraciones hemorrágicas en el abdomen, entre otros efectos. El documento demuestra que Carabineros conocía los riesgos de usar esta arma y que las advertencias fueron ignoradas en las manifestaciones recientes, en las que ya se han registrado más de 220 lesiones oculares.

Después de la última ronda de disparos, la doctora Vivian Bustos y la capitán Carla Fernández no tuvieron dudas sobre la peligrosidad de los perdigones que utilizan las escopetas antidisturbios de Carabineros. Ambas certificaron que podían provocar lesiones letales (si los tiros impactan en tejidos blandos del cuello), además de estallido ocular, fractura craneal, laceraciones hemorrágicas en el abdomen y contusiones en los genitales, entre otros efectos graves.

Esa prueba balística se efectuó hace exactamente siete años: el 21 de noviembre de 2012. Tras realizarla, la doctora Bustos y la capitán Fernández suscribieron un documento de 22 páginas al que CIPER tuvo acceso (véalo aquí), cuya principal conclusión advirtió sobre las precauciones que el personal policial debía tomar para cumplir con el objetivo de disolver las manifestaciones sin provocar lesiones graves:

Se recomienda el uso de la escopeta antidisturbios en Carabineros de Chile a una distancia superior a los 30 metros y apuntando siempre hacia el tercio medio inferior del cuerpo, ya que corresponde a zonas menos vulnerables o expuestas, al estar protegidas por las vestimentas y el calzado, con la finalidad de evitar la generación de lesiones graves durante su uso y solo se cumpla la función de dispersar a las personas“, señala el último párrafo del documento.

Este peritaje demuestra que Carabineros siempre ha sabido que el uso de su escopeta antidisturbios calibre 12mm, cargada con cartuchos de perdigones de 8mm –los mismos que ahora son cuestionados por contener plomo–, puede ser letal o causar daño ocular grave, si no se adoptan los resguardos correspondientes. Casos como los del joven Gustavo Gatica, quien fue herido en sus dos ojos y se expone a la pérdida total de la visión, o de Rolando Ortega, herido en el cuello en Valparaíso que se mantiene internado en estado grave, demuestran que estas precauciones no han sido observadas por el personal de Fuerzas Especiales durante las manifestaciones que se iniciaron el 18 de octubre pasado.

Todas las advertencias realizadas por el Colegio Médico y el Instituto Nacional de Derechos Humanos –por la gran cantidad de heridos en los ojos– y ahora este documento que publica CIPER, refuerzan los argumentos que apuntan a la responsabilidad penal del mando de Carabineros y de las autoridades civiles, incluyendo la Presidencia de la República, por no haber reaccionado a tiempo para detener actos que dieron pie a violaciones de derechos humanos.

Manifestante herido por perdigones. Crédito: Migrar Photo

El martes 19 de noviembre, el general director de Carabineros, Mario Rozas, anunció que se limitaría el uso de la escopeta antidisturbios solo a situaciones de riesgo vital. Pero, lo hizo 24 días después de la primera advertencia del Colegio Médico (publicada por CIPER) sobre las graves lesiones oculares y cuando las personas con este tipo de heridas ya suman más de 220.

No hay dudas, efectivos de Fuerzas Especiales han impactado con sus municiones antidisturbios en la parte superior del cuerpo de los manifestantes, ignorando el informe evacuado hace siete años por el Departamento de Criminalística de su institución. Ese documento, titulado “Disparos con escopeta antidisturbios, con empleo de cartuchería con perdigón de goma y sus efectos en la superficie del cuerpo humano”, detalló los efectos más graves que los tiros podían causar en el cuerpo humano. Para ello se dispararon rondas a cinco, diez, 15, 20, 25 y 30 metros del blanco.

Luego de analizar los daños generados (…), es posible establecer que entre los 5 y los 25 metros de distancia, existe una clara posibilidad de generar en la superficie corporal lesiones de carácter grave”, señala el informe. El peritaje desaconseja utilizar la escopeta a menos de 30 metros, porque “existe el riesgo de generar una lesión ocular, que podría implicar la pérdida del ojo (…). Y apuntando siempre hacia el tercio medio inferior del cuerpo”.

A CINCO METROS: “FRACTURA CRANEAL”

El peritaje fue encargado por el Departamento de Gestión Educacional de la Dirección de Educación, Doctrina e Historia, para capacitar al personal en el manejo adecuado de las escopetas antidisturbios. Este es el objetivo declarado en la página 2 del informe:

Informar (…) los efectos y lesiones que podrían causar los perdigones de goma, disparados con escopetas antidisturbios en actual uso en Carabineros de Chile, en la superficie corporal de personas, con el fin de ser tomadas en consideración en la elaboración y diseño del curso de capacitación orientado al correcto uso del arma antes mencionada”.

El peritaje comenzó a las 15:00 del 21 de noviembre de 2012, cuando el equipo comandado por la capitán Fernández (experta en criminalística y perito balístico) llegó al polígono de tiro de la Escuela de Carabineros Carlos Ibáñez del Campo, en Providencia. El grupo era integrado por la doctora Bustos (médico legista y asesora del Departamento de Criminalística), el suboficial mayor Luis Peña y el sargento 1° Orlando Candia (fotógrafo).

Los blancos estaban hechos con planchas de madera terciada de 9 milímetros de espesor, las que técnicamente simulan la densidad del cuerpo humano “tanto en hueso como en tejido blando”, según señala el reporte.

Manifestante herido en su ojo por un perdigón. Crédito: Migrar Photo

El suboficial Peña insertó en una escopeta Hatsan, modelo Escort, un cartucho balístico calibre 12mm, con doce perdigones de goma marca TEC. De pie, apoyó el arma en su hombro y disparó al blanco, ubicado a sólo cinco metros (ver imagen con orificios de entrada y salida a cinco metros y tabla de posibles daños en el cuerpo a cinco metros).

El sargento Candia fotografió los impactos en el blanco y las profesionales los analizaron: “Los perdigones traspasaron totalmente la madera en su parte posterior, con pérdida de material”, quedó plasmado en el informe.

El documento consignó que un disparo a cinco metros podía provocar fractura de costillas y de hueso craneal, heridas penetrantes en el rostro, estallidos oculares, lesiones en los brazos, laceraciones hemorrágicas en el abdomen y contusiones en los genitales, además de roturas en los carpios y metacarpios de manos y pies.

En el caso de niños y ancianos, un tiro a cinco metros, además, generaría fracturas en los huesos largos de las piernas.

A 10 METROS: “POSIBILIDAD DE MUERTE”

El suboficial Peña disparó después a una distancia de diez metros. De los doce perdigones contenidos en el cartucho, diez impactaron en el blanco. Nuevamente, traspasaron la madera, aunque en esta ocasión “con menor pérdida de material”.

La tabla que resumió los posibles daños corporales volvió a llenarse de datos que resultan alarmantes: “En cuello, posibilidad de herida en tejido blando y eventual lesión vascular, con posibilidad de muerte”.

También describieron el riesgo de heridas penetrantes en el abdomen y desgarros en los genitales, además de lesiones diversas en manos, piernas, brazos y pies.

Carabineros disparando perdigones en la Alameda. Crédito: Migrar Photo

La escena se repitió con el suboficial mayor Luis Peña apuntando a blancos situados a diez, 15, 20 y 25 metros.  Y la conclusión fue la misma. A esas distancias, hay posibilidad de muerte si el disparo impactaba en una zona del cuello con eventual compromiso vascular. También se mantenía el riesgo de estallidos oculares, además de las lesiones abdominales.

A 30 METROS: PERSISTE RIESGO DE ESTALLIDO OCULAR

Finalmente, el suboficial Peña disparó a un blanco situado a 30 metros. A esa distancia, la pérdida de precisión fue enorme. De los doce perdigones contenidos en el cartucho, sólo dos impactaron en el blanco (ver imagen).

Sin embargo, el riesgo de estallido ocular persistió, como quedó consignado en la tabla elaborada por la doctora Bustos y la capitana Fernández (ver imagen).

De allí que el peritaje indique en sus recomendaciones finales que la escopeta solo se utilice con un blanco ubicado a más de 30 metros y apuntando al “tercio medio inferior del cuerpo”. Si la justicia acoge las denuncias de los afectados por los escopetazos de Carabineros y se investiga por qué Chile ha llegado a ostentar el amargo récord de la mayor cantidad de manifestantes con lesiones oculares, la respuesta está aquí. Y fue escrita hace siete años.

CIPER se comunicó con el Departamento de Comunicaciones de Carabineros para obtener la versión de la institución sobre este informe. Hasta el cierre de este artículo no había respuesta.